Avisar de contenido inadecuado

Algunos Fernandos

{
}

Algunos Fernandos

 TAGS:undefined

JFrechina.ElRevesdelespejo, fotografodebodas.http://www.jfrechina.com/

 


Fernando I, de Antequera. Rey de Aragón y Sicilia. (Medina del Campo 1380- Igualada , 1416). Se distinguió en su lucha contra el reino musulmán de Granada y consiguió la plaza de Antequera (1410). Muerto sin sucesor el rey de Aragón fue elegido rey los compromisos reunidos en Caspe (1412), tras lo cual se entregó a una activa política mediterránea.


Fernando II, el Católico. Rey de Aragón y V de la corona de Castilla (Sos, 1452- Madrigalejo, 1516). Hijo de Juan II de Aragón y de Juana Enríquez. Fue nombrado rey de Sicilia en 1468, y al año siguiente contrajo matrimonio con Isabel, hermana de Enrique IV, el Impotente. A la muerte de Enrique IV (1474), Isabel fue nombrada reina de Castilla, contra el parecer de Fernando, que aspiraba a la sucesión como pariente más próximo. Por la Concordia de Segovia (1475), ambos cónyuges aceptaron la igualdad en lo referente a moneda, justicia y expedición de privilegios. Las pretensiones a la corona de Castilla de doña Juana, llamada la Beltraneja, apoyada por Portugal, promovieron una breve guerra civil; vencedores los partidarios de Isabel en Toro y Albuera (1476) se puso fin a la lucha con Portugal por el Tratado de Alcaçobas (1479). Este mismo año falleció Juan II de Aragón, sucediéndole Fernando como rey de Aragón. Los primeros años de su reinado estuvieron dedicados a terminar la reconquista de los territorios en poder musulmán. Las campañas iniciadas en 1482, finalizaron el 2 de enero de 1492, en que Granada, último reducto musulmán en la península, capituló. Como consecuencia se instauró la unidad religiosa procediéndose a la expulsión de los judíos y a la creación del tribunal de la Inquisición, para vigilar las falsas conversiones. Durante su reinado tuvo también lugar el descubrimiento de América por Cristóbal Colón (12 de octubre de 1492), la conquista de Canarias (1495) y la toma de Melilla (1497). La lucha secular entre Aragón y Francia por el predominio sobre Italia se reprodujo a partir de 1495 en que Carlos VIII de Francia ocupó Nápoles, aunque tuvo que retroceder ante las tropas de la Liga Santa, formada por Milán, Venecia y los Estados Pontificios, Austria y España. En 1502 se reanudó la guerra, en la que destacó la actuación de Gonzalo Fernández de Córdoba que tras obtener las victorias de Ceriñola y Garellano (1503) se apoderó del reino de Nápoles (1504). Al morir Isabel en 1504 la regencia correspondía a Fernando por disposición testamentaria de la reina. Sin embargo, ante las exigencias de Felipe el Hermoso, que reclamaba el gobierno, Fernando II tuvo que ceder y retirarse a Aragón. Contrajo nuevo matrimonio con Germana de Foix, de quien tuvo un hijo que no sobrevivió. La inesperada muerte de Felipe el Hermoso (1506), obligó a Fernando a encargarse nuevamente de la regencia; en este periodo conviene destacar la conquista de Orán, Bujía y Trípoli. Por último, completó la unidad nacional con la conquista de Navarra (1512), que anexionó Castilla.


Fernando I, el Magno. Rey de Castilla y León (h. 1010- León, 1065). Hijo de Sancho III de Navarra. Casó con doña Sancha, hermana de Bermudo III de León. Heredó el condado de Castilla, con el título de rey, en 1035. Ante las reivindicaciones de Bermudo III hacia las comarcas palentinas, ayudado por su hermano García Sánchez de Navarra lo derrotó en Tamarón (1037). Fernando I se proclamó rey de León (1038). Combatió luego contra su hermano García, que fue derrotado y muerto en la batalla de Atapuerca (1054) y llevó las fronteras de Castilla hasta el Ebro. Emprendió diversas expediciones contra los musulmanes y consiguió que se reconociesen vasallos suyos los reyes de Toledo, Badajoz y Sevilla.


Fernando II. Rey de León (¿?,h. 1137-Benavente, 1188). Su padre, Alfonso VII, repartió sus estados entre sus hijos: Castilla para Sancho y León para Alfonso (1157). Durante muchos años mantuvo pretensiones sobre los territorios castellanos, sin conseguir anexionarlos. Derrotó e hizo prisionero al rey de Portugal, Alfonso Enríquez, al que luego liberó. Impulsó la reconquista en la zona de Extremadura.


Fernando III, el Santo. Rey de Castilla y León (Valparaíso, Zamora, h. 1201 –Sevilla (1252). Hijo de Alfonso IX de León y de Berenguela de Castilla. Heredó el trono de Castilla al fallecer Enrique I, en 1217, y el de León, en 1230, tras la muerte de su padre, uniendo definitiva ambos reinos. La principal preocupación de Fernando III fue la lucha contra los musulmanes. Conquistó Córdoba (1236), Lorca y Mula (1244). Prosiguió su avance, se apoderó de Jaén (1246), tomó Carmona (i247) y puso sitio a Sevilla, a la que cercó por tierra y por río, mediante una escuadra mandada por Ramón Bonifaz. A la caída de Sevilla (1248) siguió la de otras importantes poblaciones como Arcos, Medina-Sidonia, Sanlúcar y Cádiz. Le sorprendió la muerte cuando pensaba continuar sus conquistas por el N. de África. Fiesta, el 30 de mayo.


Fernando IV, el Emplazado. Rey de Castilla (Sevilla 1285- Jaén, 1312) Hijo de Sancho IV y de María Molina. Heredó el trono en 1295, bajo la regencia de su madre y comenzó el reinado en 1301. Los hijos de don Fernando de la Cerna, primogénito de Alfonso X, le disputaron el trono, ayudados por Jaime II de Aragón, y por infante Juan, hermano de Sancho IV. Jaime II invadió Castilla, apoderándose del reino de Murcia. (1296) mientras el infante Juan se proclamaba rey de Castilla (1295). La guerra contra Aragón continuó hasta 1304, año en que tuvo lugar la sentencia arbitral de Tarazona, por la que Fernando reconocía el dominio aragonés sobre Murcia y Alicante y el infante Juan renunciaba a sus pretensiones al trono castellano. Su fallecimiento repentino dio origen a la leyenda de haber sido emplazado ante el tribunal de Dios, por los hermanos Carvajal, injustamente condenados por el rey.


Fernando V. De Castilla. Fernando II, el Católico. VI. Rey de España ( Madrid, 1713- Villaviesa de Odón , 1759). Hijo de Felipe V y de María Luisa de Saboya. Casó en 1729 con la princesa portuguesa Bárbara de Berganza. Sucedió a su padre en 1746. Las notas fundamentales de su reinado fueron la neutralidad frente a las potencias europeas, la programación de reformas económicas y la protección de la cultura. Su adhesión a la paz de Aquisgrán (1748), que puso fin a la guerra de Sucesión austriaca, le permitió dedicarse a la recuperación de España, bajo la dirección de dos hábiles ministros: José de Carvajal y Lancáster y don Zenón de Somodevilla, marqués de la Ensenada. Uno de los hechos más de su política internacional fue la firma del Tratado de Madrid (1750) entre España y Portugal, por el que España entregaba un extenso territorio de Paraguay, donde se encontraban siete reducciones de los jesuitas, a cambio de la colonia de Sacramento. En 1753 firmó un concordato con la Santa Sede mediante el cual el rey podía proveer cerca de 12.000 beneficios eclesiásticos, frente a 57 que se reservaba el Papa. Al morir sin sucesión, el trono pasó a su hermano Carlos III.


Fernando VII. Rey de España (El Escorial, 1784- Madrid, 1833). Hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma. Cuando era príncipe de Asturias conspiró contra Godoy, favorito de su padre y contra el mismo Carlos IV. Como consecuencia del motín de Aranjuez (19 de marzo de 1808), fue destituido Godoy y Carlos IV abdicó en favor de Fernando. La confusa situación favoreció los designios de Napoleón que consiguió atraer a Carlos IV y a Fernando VII a Bayoya. Después de unas tempestuosas entrevistas, Fernando VII renunciaba al trono en favor de su padre, quien a su vez lo abdicaba en Napoleón. Como consecuencia fue designado rey de España, José I, hermano del emperador, mientras Fernando VII permanecía prisionero en Valençay. Vuelto a España en 1814, fue acogido con extraordinario júbilo por toda la nación que le dio el título de Deseado. Su primer actuación fue declarar nulas la Constitución de 1812 y las disposiciones de las Cortes de Cádiz. Desde entonces el reinado de Fernando VII fue una pugna entre los principios constitucionales, que el rey aceptó cuando no tuvo otro remedio (sublevación de Riego en 1820), y la subsiguiente reacción absolutista, lograda con la entrada de tropas francesas al mando del duque de Angulema (1823). Don Carlos, hermano del rey y paladín del absolutismo intransigente, aspiraba a sucederle, pero la boda del rey con su sobrina María Cristina de Napoleón, que consiguió de su marido la derogación de la ley de Sicilia, puesta en vigor por Felipe V y por la que se excluía a las hembras de la sucesión, y el subsiguiente nacimiento de la princesa Isabel (1830), dieron origen a la lucha entre Carlos y la Reina. A la muerte de Fernando VII, quedó como tutora y gobernadora María Cristina, durante la minoría de edad de Isabel, y latente una guerra civil.

{
}
{
}

Deja tu comentario Algunos Fernandos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.