Avisar de contenido inadecuado

Europa y la monarquía feudal entre 1154-1314. Apuntes de historia. Si no estudias, te lo pierdes

{
}

 TAGS:undefined

 

foto: J.Frechina-boda-Rebe-Guillen-http://www.jfrechina.com/


Europa y la monarquía feudal entre 1154-1314

Europa occidental inició su lento recobro y trastorno político y la anarquía feudal durante el siglo XII. Las invasiones vikingas y magiares han debilitado la autoridad real y fortalecido los poderes locales, aunque la realeza había sobrevivido. Por muy débil que fuera el rey en la práctica, su posición gozaba del apoyo de las sanciones religiosas, y en el siglo XII los reyes la utilizaron para hacer valer sus prerrogativas a la cabeza de la jerarquía feudal. Los reyes se vieron ayudados por la reacción contra los ataques papales a la monarquía durante la “disputa de las envestiduras”, cuando los gobernantes acudieron al arsenal de la ley romana en busca de ayudas con que defender su independencia. En manos del emperador Federico Barbarroja, y posteriormente de los Capetos franceses, el derecho romano se convirtió en un poderoso instrumento de autoridad real. Pero las principales armas utilizadas por los reyes de los siglos XII y XIII eran feudales: los derechos del rey como “señor feudal”, el deber de los grandes arrendatarios de prestar servicios, la teoría de que todo el territorio dependía del rey y todos los derechos de la justicia eran delegaciones de la autoridad real, y por consiguiente revertían a la corona en caso de abuso o traición. Paulatinamente, las infracciones graves (crímenes) se fueron reservando a los tribunales reales como apelaciones a la corona. A principios del siglo XIII, al menos en Francia e Inglaterra, la monarquía hereditaria había desplazado a la monarquía electiva, y los electores, laicos y eclesiástico, habían sido despojados de su poder. Gran parte de este proceso fue paulatino, pero a mediados del siglo XIII los grandes juristas (Bracton en Inglaterra, Beaumanoir en Francia) habían creado una teoría sistemática del gobierno real, que reyes como Eduardo I de Inglaterra (1272- 1307) y Felipe IV de Francia (1285-1314) procedieron a aplicar.


El progreso fue muy rápido en los reinos normandos de Inglaterra y Sicilia. Puesto que los dos fueron adquiridos por medio de conquistas, la aristocracia no se hallaba tan firmemente atrincherada como en otros países, y como consecuencia, los reyes pudieron actuar con más libertad. Esto permitió a Guillermo el Conquistador (1066-1087) conservar y fortalecer las prerrogativas fiscales y jurisdiccionales heredadas de sus predecesores anglo-sajones en Inglaterra. También en Sicilia, el gran dirigente normando Roger II, quien unió Sicilia, Apulia y Calabria en 1130, conservó las instituciones de sus antepasados bizantinos y musulmanes, particularmente su eficaz sistema tributario. A finales del siglo XII, Sicilia con su control de las vías marítimas mediterráneas, era el estado más rico, avanzado y mejor organizado de Europa. Por otra parte, en Francia, donde mayor fue la anarquía de los siglos IX y X, el progreso fue más lento. Luis VI (1108- 1137) puso su reinado imponiendo su autoridad sobre los pequeños barones de la “Ile de France”, y no fue sino hasta poco antes del reinado de Felipe Augusto (1180-1223) cuando realmente empezó la expansión de la propiedad real. El momento crucial fue la conquista de Normandía en 1204, que supuso la destrucción del imperio angevino, es decir, de los dominios anglo-normandos al otro lado del canal de la Mancha. Después de 1214, las posesiones continentales inglesas se limitaban a Gascuña, y un tercio de Francia se hallaba directamente bajo el control real. La derrota de los ingleses también permitió a los Capetos plantearse nuevos objetivos. La mayor parte del Languedoc fue sometido en una campaña contra los herejes albigenses (1209-1229) y la autoridad real se extendió entonces al sur del Loira.


La otra zona en la que la monarquía hizo grandes progresos fue la península Ibérica. Aquí habían surgido los reinos de Portugal (independiente desde 1139), Navarra, Castilla y Aragón, como fruto de la progresiva reconquista de la península a los musulmanes, cuya decisiva derrota en Las Navas de Tolosa (1212) llevó rápidamente a la pérdida de Córdoba (1236), Valencia (1238), Murcia (1243), Sevilla (1248) y Cádiz (1262). Castilla, originalmente tributaria de la corona de León, con la que se unió permanentemente en 1230, desempeñó un importante papel en la reconquista. A mediados del siglo XIII, Castilla controlaba más de la mitad de la península y Alfonso X (1252- 1284) maduró su organización como Estado monárquico. En la parte oriental de la península, ejercía la autoridad la corona de Aragón, tras su unión con el condado de Cataluña (1137) y la conquista de Valencia (1238). Al topar al oeste con Castilla, Aragón dirigió sus energía expansionistas hacia el Mediterráneo. Entre 1229 y 1235 conquistó las Baleares, y en 1282 arrebató Sicilia a Carlos de Anjou. Aunque la estructura tripartita del reino dejaba una autonomía parcial a los estados componentes, el imperio aragonés fue el resultado de una poderosa monarquía amparada en la riqueza comercial de Cataluña y Valencia.


Las excepciones a este proceso feudal fueron Alemania e Italia. A pesar de los esfuerzos de Federico Barbarroja (1152-1190), la monarquía nunca se recuperó totalmente de los reveses sufridos durante la “disputa de las envestiduras” y el largo interregno tras la muerte del hijo de Federico, Enrique VI, en 1197, aún la debilitó más. Paradójicamente, los procesos feudales que fortalecieron la monarquía en el oeste obraron en su contra en la Europa central, donde el poder pasó a los príncipes feudales o, en Italia, a los magistrados de la ciudad (podestà) o, cada vez más, a los tiranos (signori) que dominaban las ciudades que gobernaban y los campos circundantes.
En el oeste, la supremacía real estaba muy asentada antes de que finalizase el siglo XIII. Los reyes ejercían poderes fiscales, legislaban (a menudo consultando con los parlamentos o “estamentos del reino”) y controlaban la administración de la justicia. También utilizaban una intricada red de derechos y jurisdicciones superpuestos. En ningún lugar el mapa feudal era tan complejo como en Francia, donde, en cierta época, las posesiones inglesas llegaron a extenderse desde Normandía hasta casi la costa mediterránea. La determinación de los reyes franceses de imponer su soberanía en estas tierras y en Flandes dio origen a una serie importantes guerras. Mientras tanto, los reyes ingleses mantenían similares demandas sobre Escocia. Gales e Irlanda. El intento de Enrique II de conquistar Irlanda (1171) no tuvo gran éxito; sin embargo, Eduardo I sometió Gales, hostigado por los barones de las frontera y los condes palatinos de Chester, en 1284. En 1296 intentó repetir el proceso con Escocia, pero encontró fuerte resistencia en Wallace y Bruce, y su hijo Eduardo II sufrió una aplastante derrota en Bannockburn e n 1314.

La derrota de Eduardo I en Escocia fue similar a la de Felipe IV en Flandes. Doblegado por los flamencos en Courtrai (1302), el rey francés, que había tomado Gascuña en 1294, se vio obligado a restituirla a los ingleses en 1303. El gasto de la guerra y la centralización también produjo graves tensiones internas. En Inglaterra, Eduaardo ) se vio obligado en 1297 a confirmar y extender las concesiones arrebatadas a su abuelo, el rey Juan, en 1215. En Francia, los Estados Generales se reunieron por primera vez en 1302.


En resumen, en todas partes las nuevas monarquías se habían extralimitado, el resultado fue una poderosa reacción de la aristocracia. Para la segunda mitad del siglo XV, cuando se inicia la construcción del Estado , los fundamentos ya no eran feudales. El estado soberano había sustituido a la soberanía pactada de la naturaleza feudal, y se había iniciado un nuevo período en la historia de la monarquía occidental.

{
}
{
}

Deja tu comentario Europa y la monarquía feudal entre 1154-1314. Apuntes de historia. Si no estudias, te lo pierdes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.