Avisar de contenido inadecuado

Estructuras textuales. Bachillerato.

{
}

Estructuras textuales. Bachillerato.

 

Modelos de estructuras textuales


Hay muchos modelos de estructuras. Los autores más academicistas suelen seguir alguno de los tipos que indicamos, no obstante, no es en modo alguno una lista cerrada. En la literatura, además, hay autores que han creado nuevas estructuras casi como un reto (La colmena de Cela, por ejemplo, utiliza una estructura caleidoscópica).
En ocasiones las diferencias entre una u otra no son objetivas. Por otra parte, un texto puede ajustarse mejor a un esquema estructural. Lo importante es saber justificarlo. Que seamos capaces de explicar de forma convincente la estructura que hemos seleccionado.

Entre los modelos más frecuentes de estructuras textuales están las siguientes:


1. Deductiva o analizante: El texto va de lo general a lo particular. Encabeza el texto una idea general, una ley o una tesis, y en los párrafos sucesivos se trata de confirmar con hechos, datos o casos concretos.


2. Inductiva, sintetizante o de “diseminación-recolección”: Al contrario de la anterior, un texto de estructura inductiva parte de lo particular para llegar a lo general. Se ofrecen al principio datos, ejemplos, casos concretos o ideas secundarias de las que se obtiene al final la idea principal, la tesis o la ley.


3. Deductivo-inductiva, encuadrada o circular: Es una combinación de las dos anteriores. Al comienzo se apunta la idea principal; se confirma con hechos, datos o ejemplos y se reelabora finalmente incorporando algún matiz nuevo.


4. En paralelo o reiterada: Las ideas se suceden sin que exista una subordinación de unas a otras. No hay una idea principal y varias secundarias. No suele haber tampoco recopilación ni conclusión. Muchas veces se presenta un concepto y a continuación se va ampliando por apartados, todos de la misma importancia, de ahí que sean paralelos.


5. Cronológica. Secuencial o progresiva: Se relacionan los hechos o los datos en la secuencia temporal en que ocurren o aparecen. El modelo cronológico puro sigue el proceso de principio a fin, y los acontecimientos aparecen en el texto según ocurren en la realidad. Es muy típica en los textos de carácter histórico o en aquellos que indican un orden de realizan de algo (textos de instrucciones).


Una variante de esta estructura, que se aplica especialmente a las narraciones, en la denominada in media res (“en mitad del asunto”). La narración in media res comienza en un momento avanzado del relato y puede no terminar en su fin natural; es una especie de corte temporal en la secuencia de los acontecimientos. La estructura cronológica puede también complicarse con saltos atrás y saltos adelante en la trascripción de los hechos.


6. Clásica: Es una estructura textual que se superpone a otras: En la antigüedad clásica, los retóricos recomendaban una disposición tripartita de los contenidos del discurso; su influencia llega hasta nuestros días. El texto de estructura clásica se organiza en tres partes: introducción (que presenta el asunto y se ofrecen los primeros elementos para su compresión), desarrollo (donde se añaden datos y los argumentos que sean pertinentes) y conclusión (parte final en la que se reelaboran los datos y se enuncia el mensaje, la moraleja o el desenlace de los acontecimientos). Desde Lope de Vega, esta estructura se ha aplicado a las comedias en tres actos, que venían a coincidir con el planteamiento (introducción), el nudo (desarrollo) y el desenlace (conclusión).


7. Pirámide invertida: Los hechos se presentan en orden decreciente, de mayor a menor relevancia. Todo lo esencial aparece al principio, probablemente en el primer párrafo, donde deben aparecer los agentes, el asunto, los destinatarios, el tiempo, el espacio, y las causas del asunto o acontecimiento del que se trata. En párrafos sucesivos se ofrece información ordenada según un interés decreciente. Cada párrafo debe terminar como si se tratara del último, sin dejar cabos sueltos (Es la típica de una noticia en el lenguaje periodístico).


8. Caótica o de tormenta de ideas: A veces se busca escribir un texto sin estructura, algo aparentemente incoherente, pero que puede tener sentido en ciertos géneros: la novela, por ejemplo. En un texto con estructura de tormenta de ideas (calco semántico del inglés brainstorming) las oraciones se secuencian de forma inconexa; muchas de ellas pueden estar inacabadas; lo que se marca habitualmente con puntos suspensivos; el texto se asemeja a la sucesión de imágenes rápidas que pasan por la mente del autor y que han sido aparentemente trascritas tal cual.


9. Hay estructuras más simples que se limitan a vertebrar ideas poco complejas. Destacamos:
9.1. Estructura enumerativa: lista de propiedades que describen un objeto, idea o hecho.
9.2. Estructura de comparación / contraste: Se indican similitudes o diferencias entre dos o más objetos, seres, ideas…
9.3. Estructura de enunciación de un problema y de su resolución:. Se limita a dos párrafos: problema y solución.
9.4. Estructura de causa/ efecto o inferencia: El Bing- Bang y la expansión del Universo

{
}
{
}

Deja tu comentario Estructuras textuales. Bachillerato.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.