Avisar de contenido inadecuado

Estos son los poemas renacentistas que hay que aprenderse III

{
}

Estos son los poemas renacentistas que hay que aprenderse III

  TAGS:undefined

 

 

Francisco de la Torre

 

¡Cuántas veces te me has engalanado

clara y amiga Noche!¡Cuántas llena

de oscuridad y espanto la serena

mansedumbre del cielo me has turbado!

Estrellas hay que saben mi cuidado,

y que se han regalado con mi pena;

que entre tanta beldad, la más ajena

de amor, tiene su pecho enamorado.

Ellas saben amar, y saben ellas

que he contado su mal llorando el mío,

envuelto en los dobleces de tu manto

Tú, con mil ojos, Noche, mis querellas

oye, y esconde; pues mi amargo llanto

es fruto inútil que al amor envío.

 

 

Francisco de Figueroa

 

Partiendo de la luz, donde solía

venir su luz, mis ojos han cegado;

perdió también el corazón cuitado

el precioso manjar de que vivía.

El alma desechó la compañía

del cuerpo, y fuese tras el rostro amado;

así en mi triste ausencia he siempre estado

ciego y con hambre y sin el alma mía.

Agora que al lugar, que el pensamiento

nunca dejó, mis pasos presurosos

después de mil trabajos me han traído,

cobraron luz mis ojos tenebrosos

y su pastura el corazón hambriento,

pero no tornará el alma a su nido.

 

Fernando de Herrera

.

Cual d´oro era el cabello ensortijado

y en mil varias lazadas dividido,

y cuanto en más figuras esparcido,

tantos de más centellas ilustrado;

tal de lucientes hebras coronado

Febo aparece en llamas encendido,

tal discurre en el cielo esclarecido

un ardiente cometa arrebatado.

Debaxo el puro, propio y sutil velo

Amor, gracia y valor y la belleza

templada en nieve y púrpura se vía

Pensara que s´abrió esta vez el cielo,

y mostró su poder y su riqueza,

si no fuera la Luz del l´alma mía.

  TAGS:undefined

Perdido ando, señora, entre la gente

sin vos, sin mí, sin ser, sin Dios, sin vida;

sin vos, porque no sois de mi servida;

sin mí, porque no estoy con vos presente;

sin ser, porque de vos estando ausente,

no hay cosa que del ser no me despida;

sin Dios, porque mi alma a Dios olvida

por contemplar en vos continuamente;

sin vida porque ya que haya vivido,

cien, mil veces mejor morir me fuera

que no un dolor tan grave y tan extraño.

{
}
{
}

Deja tu comentario Estos son los poemas renacentistas que hay que aprenderse III

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.