Avisar de contenido inadecuado

Estimula tu creatividad literaria. Escribe una continuación de esta historia

{
}

 TAGS:undefined

Escribe una continuación al siguiente cuento. 1º ESO


Recuerda que un texto narrativo se caracteriza porque un narrador relata la historia que le sucede a unos personajes en un tiempo y un espacio determinados.
Ahora veamos si eres capaz de continuar este cuento que está incompleto.

Una vez, un príncipe se perdió en un bosque y no encontraba el camino de vuelta. Estuvo perdido varias horas hasta que, al atardecer, le pareció ver una casita entre la espesura y se dirigió a ella. Cuando se acercó, vio que era una modesta cabaña y que en ella vivía un matrimonio que se dedicaba al pastoreo. El príncipe habló con ellos sin darse a conocer, porque vio que eran amables por naturaleza, y generosos también, ya que le ofrecieron compartir su pobre cena: queso, leche de oveja y pan de centeno. Después, le acomodaron una cama de paja y allí se quedó el príncipe tan a gusto.
A eso de la medianoche, el príncipe escuchó ruidos y voces y pronto se dio cuenta de que la pastora se estaba quejando de dolores de parto. Siguió despierto un rato y, en esto, oyó el llanto de una criatura y luego la voz del marido que decía:
-¡Es una niña! ¡Es una niña más guapa que todas las flores de este bosque!
En aquel lugar se tenía por costumbre leer el sino de las criaturas en el momento en que acababan de nacer, de manera que el pastor leyó en voz alta el sino de su hija. El sino decía que, al llegar a la edad de quince años, la niña se casaría con un príncipe que en aquel momento estaba acostado en una cama de paja.
El príncipe oyó la lectura y se dijo: “El sino se refiere a mí, de eso no hay duda; pero yo evitaré mi matrimonio con la hija de unos pastores”.
Los padres estaban tan contentos con el sino, aunque no se lo acababan de creer, pues no sabían que aquel a quién habían dado lecho de paja era un príncipe.

José María Guelbenzu, Cuentos populares españoles.


Continuación del cuento


… Veinte años después, Sara, la pastora, se fue a trabajar al castillo como sirvienta. Como era tan hermosa, el príncipe, al verla, se quedó asombrado, pues ni su prometida, poseía tal belleza.
María, la futura esposa, se puso muy celosa al ver que Carlos, el príncipe, podría enamorarse de aquella sirvienta. Pasaban los días y Carlos cada vez era más cariñoso y amable con Sara. María, por su parte, hubiera hecho todo lo que fuese con tal de que jamás se pudiera casar con ella.
Cuando la sirvienta se enteró de lo que iba a hacer fue corriendo a decírselo al príncipe, pero ya era muy tarde. María le envenenó la comida, pues su intención era casarse con él para heredar su fortuna y no le importaba lo que le pudiese pasar a Carlos.
El príncipe estaba casi en coma. Sara, muy triste, se puso a llorar sobre su pecho. Le dio un beso y, en ese momento, una gota de lágrima cayó sobre la parte del corazón. Carlos empezó a abrir los ojos y la sirvienta, emocionada dijo:
-¡Oh, querido!, pensaba que no volvería a oír tu voz nunca más!
El príncipe, una vez recuperado, empezó a preguntar qué había pasado. Cuando se enteró de que María lo había envenenado, mandó que la encerraran en la mazmorra. Dos meses después, Sara y Carlos se casaron, lo hicieron un veinte del siete de mil novecientos noventa y cuatro. Un año más tarde tuvieron a sus gemelos, Rosa y Fran.
Fin.
Beatriz, 1º F. http://elarlequindehielo.obolog.com/escribe-continuacion-al-cuento-siguiente-1289161

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Estimula tu creatividad literaria. Escribe una continuación de esta historia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.