Avisar de contenido inadecuado

Estimula tu creatividad en Halloween: Pesadilla.

{
}

 

 TAGS:undefined

Halloween

Pesadilla
Todo empezó una mañana de Halloween. Estaba muy tranquilo observando desde la ventana del Instituto el paisaje, no sabía el porqué pero esa mañana me sentía muy cansado, así en cuanto terminaron las clases, me fui a casa porque no tenía ánimos para irme con los amigos, como hacía muchos días.

Pasé por delante de un cementerio, pero no me acerqué a ninguna tumba para ofrecer mis respetos a los muertos, porque nunca había sentido ese fervor que por los ancestros mostraban otras personas. Casi había llegado cuando algo extraño me detuvo. Observé desde lejos una Harley Davidson y a la persona que estaba sentada en su sillín. No le di ninguna importancia a su insistente mirada. Cuando la moto pasó cerca de mí me miró y, aunque desapareció en la niebla, su intensa mirada de odio, me inquietó. Supe que lo esa persona sentía en lo más recóndito de su alma y me quedé helado, conmocionado, como si el tiempo se hubiese detenido ante esa mueca tétrica. La figura que desdibujó la niebla llevaba unas vestimentas oscuras y por eso me chocó aquellas manchas de sangre que cualquiera hubiera confundido con una piel desgarrada y en carne viva.

Recobré la cordura y los sentidos y me dirigí a casa. Me extraño no ver a nadie, la oscuridad parecía haberse adueñado de las paredes, la cómoda estilo Luis XVI o los sillones vivos y multicolores. Llamé a mis padres y, al no escuchar respuesta alguna, me dirigí a su habitación sin poder imaginarme el horror que me esperaba. Allí estaban, sin un aliento de vida. Descubrí que mi madre estaba descuartizada de pies a cabeza y que a mi padre le habían desgarrado las extremidades inferiores. Su cuerpo formaba una palabra: “Loco”.

Enseguida salí de casa, desesperado, y me dirigí al negocio de mi hermana que trabajaba de médium; tal vez su bola de cristal adivinatoria pudiera desvelarme lo sucedido. Era muy tarde, pero ella no se habría marchado aún, ya que su consulta se llenaba y mucho más una noche como aquella.

Y allí estaba, imperturbable en apariencia, cubierta con su capucha negra y ese hálito que tanto impresionaba a algunos de los incautos que se dirigían a su tienda. La verdad es que ella se tomaba muy en serio su trabajo, pero yo consideraba patrañas, sus alucinaciones. El olor a incienso que la rodeaba, estuvo a punto de marearme una vez más, pero intenté reponerme ya que necesitaba su ayuda. Sus palabras, lanzadas como dardos, me confirmaron que sabía lo que pasaba.
-Nuestros padres han muerto, lo sé. Lo pude ver en la bola de cristal, pero era demasiado tarde ya y no pude evitarlo, lo siento. Es una terrible desgracia.
Muy triste, la abracé y comencé a llorar desconsoladamente.
Cuando al fin pude tranquilizarme, le pregunté:
-¿Sabes quién es el asesino?

 TAGS:undefinedElla me miró fijamente y dijo:
-Tú ya conoces al asesino y ten cuidado, porque ahora viene a por ti. Es el hombre que viste en la moto, el de esta mañana.
Quedé inmóvil durante unos segundos, pero, antes de que pudiese replicar nada, añadió:
-Viene a por ti. Huye de este lugar- decía, mientras miraba su bola de crista. Está muy cerca de aquí, yo le entretendré lo que pueda, pero tú, hermanito, huye. ¡¡¡HUYE!!!
No acababa de pronunciar las palabras cuando empezaron a aporrear la puerta. Era él. Me escabullí por la puerta trasera y salí de la tienta, con el corazón a mil por hora. Desesperado y sin saber qué hacer o a dónde dirigirme, volví a casa, pero antes de llegar, topé con una pequeña pared, en la que el asesino había vuelto a escribir aquellos extraños círculos de sangre que, una vez más, formaban la palabra “LOCO”.
No me detuve, aceleré mis pasos y por fin llegué a casa. Y cuál no sería mi desaliento cuando vi los rasgos inconfundibles de su letra y la sangre remarcada por toda la pared. Palabras duras, que confirmaban mis peores pesadillas:
HOY ES HALLOWEEN. TUS PADRES FUERON LOS PRIMEROS EN DESATAR LA FURIA DE LOS MUERTOS Y LO HAN PAGADO CON SU VIDA Y AHORA TÚ, POR NO OFRECERLES TRIBUTO Y RESPETO, CORRERÁS SU MISMA SUERTE.

 TAGS:undefined

Cuando acabé de leer la frase, rompí en lágrimas. Entonces sentí la frialdad de algo cortante que atravesaba mi pecho. Dirigí mi mirada hacia mi esternón y pude ver aquella mano empapada de sangre. Antes de caer al suelo y quedar sin aliento, le vi la cara al asesino, era una cara tan horripilante, que creí que había llegado mi hora.
No sé cuando tiempo estuve inconsciente, en ese duermevela que me hacía delirar inconsistentes pensamientos sin ilación alguna; lo cierto es que desperté y allí estaban ellos, mis padres, muy preocupados. Todo había sido una horrible pesadilla.

 TAGS:undefinedDesde ese día, me dirijo al cementerio a diario y ofrezco mis respetos y oraciones a los difuntos. Durante los minutos que estoy rezando, el mundo se paraliza y mi corazón, tan prisionero de las emociones, se detiene. Yo sé que él me observa porque sigue asistiendo mis sueños, porque, cuando llega la mañana, de momento, me libera del peso. Sin embargo, de noche, el rostro horripilante de la noche se acerca a mi cama y susurra con esa voz desproporcionada y helada: “LOCO”.
Arturo 1º A

{
}
{
}

Deja tu comentario Estimula tu creatividad en Halloween: Pesadilla.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.