Avisar de contenido inadecuado

Esquema de Lengua Castellana. 1º ESO. TEMA 2.

{
}

Tema 2.

¿Qué es describir? Es decir con palabras como es una persona, un objeto, un lugar, un tiempo. Por ejemplo, la descripción en una novela de un personaje, una puerta, una calle o una época pasada. 


La descripción puede ser objetiva si únicamente explica de forma precisa lo que se describe sin añadir valoraciones. Su finalidad es transmitir conocimientos: la descripción técnica de un cachalote en una enciclopedia. La descripción subjetiva, por su parte, es personal y por lo tanto el que la realice, contará lo que ve según su punto de vista: por ejemplo, la descripción de Harry Potter al principio de “Harry Potter y la piedra filosofal” o la Frodo Bolson, que aparece al principio de “El señor de los anillos”. 


La descripción de una persona consiste en decir cómo es físicamente y cuáles son sus rasgos de carácter. Si únicamente realizamos una descripción física (hacemos una prosopografía), si sólo describimos su carácter (estamos haciendo una etopeya). Lo habitual es que las unamos para realizar un retrato en el que aparezcan tanto los rasgos físicos como de carácter. 


Literatura.


¿Qué son los recursos literarios? Son los procedimientos lingüísticos que utiliza el autor para combinar las palabras de manera que el texto sea más expresivo y llame la atención. Pueden ser fónicos (si se basan en los sonidos de las palabras), morfosintácticos (si se fijan en la distribución de las oraciones y las palabras) y semánticos: si están relacionados con el significado de las palabras.


Recursos fónicos:
a) Paranomasia: Se repiten palabras que tienen sonidos parecidos pero significados distintos: Tres tristes tigres trillaban trigo en un trigal. Es habitual que aparezca en publicidad: Te atendemos en serio, no en serie. 


b) Aliteración: Se repite uno o varios sonidos iguales o parecidos: Sólo soledad sonando. Se repite la s. 


c) Onomatopeya: son palabras que imitan sonidos de la realidad, como el ring del despertador. 


Recursos semánticos:


Comparación o símil: se relacionan con cosas mediante un nexo: Dos lágrimas como dos perlas. Sus labios parecen rubíes. 


Metáfora: Identifica dos cosas que están relacionadas. Para ello utiliza una coma, el verbo ser o una preposición: Labios de rubí; tus manos, seda, el azul de tus ojos.


Personificación: consiste en atribuir cualidades humanas a objetos u animales: La luna sonríe. 


Morfología.


Los sustantivos son palabras variables que sirven para nombrar personas (Ángel), animales (tortuga), objetos (mochila), cualidades (simpatía), etc. 


Clasificación de los nombres.

Nombres comunes/ propios: Los nombres comunes se refieren a objetos o realidades comunes: Si busco en un diccionario chaqueta, me la definirá con sus rasgos objetivos. Propios: se refieren a personas, animales, etc. que son únicos: Por ejemplo, Mari Carmen. Aunque existan muchas personas que se llaman así, si te diriges a alguien, lo haces a una persona determinada, que tiene unos rasgos personales.

Nombres concretos/ abstractos: Los nombres concretos que refieren a realidades que percibimos por los sentidos, por ejemplo, podemos tocarlos: muñeca. Los nombres abstractos se refieren a realidades que no percibimos por los sentidos: simpatía. No se puede contabilizar u oler la simpatía de una persona.

Nombres contables/ no contables: los nombres contables se pueden contar numéricamente. Tres álbumes de fotos. Los nombres no contables no se pueden contar numéricamente: No pido azúcar en un bar, sino un sobre de azúcar.


Nombres individuales/ colectivos. Los nombres individuales se refieren en singular a un solo ser u objeto. Por ej.: árbol. Los nombres colectivos se refieren en singular a varios objetos: arboleda, un conjunto de árboles. 


Morfemas flexivos del sustantivo: género y número.


Género: los sustantivos se clasifican en masculino o femenino. En masculino van acompañados por el artículo (el/ el) o los determinantes (posesivos, demostrativos, numerales, etc.) y los adjetivos en masculino: el coche deportivo, ese coche deportivo, el primer coche deportivo. En femenino, van acompañados de la forma femenina y del artículo o resto de determinantes en femenino: Mi preciosa camisa. 


En general los nombres sólo tienen un género (impresora, sacapuntas), pero también existen otros que pueden ser femeninos o masculinos. Los nombres de algunos animales (gato/a), algunas profesiones (alcalde, alcadesa; actor, actriz).


El género puede diferenciar el tamaño: cesto, cesta; jarro, jarra. El femenino es más grande.
Diferencian el árbol y su fruto: almendro (árbol), almendra (fruto). 


Algunos nombres, que se refieren a personas y animales,sí que diferencian el sexo. La mayoría se distingue por la terminación –o, -a (gato, gata), pero otros utilizan otros procedimientos:


Los nombres que tienen la misma terminación utilizan para diferenciarlos los determinantes y los artículos: el pianista, la pianista, ese perro, esa perra.
Existen otros (llamados heterónimos) que tienen una forma distinta para masculino y femenino: hombre, mujer; caballo, yegua.
Finalmente están los epicenos que añaden la terminación macho/hembra para indicar el sexo: la jirafa macho, la jirafa hembra. 


El número: 


El morfema flexivo de número diferencia los sustantivos en singulares y plurales. 


Los nombres en singular significan normalmente “uno”, excepto los nombres colectivos (ejército, bandada) que hacen referencia a un grupo. Van acompañados por los determinantes y artículos en singular: el, la, aquella: el libro, la bicicleta, aquella profesora. 


Los nombres en plural se asocian con la idea de “más de uno” y van acompañados por las formas de los determinantes y artículos en plural: los libros, las bicicletas, aquellas profesoras. 


En general el plural se forma añadiendo –s al nombre en singular acabado en vocal y es cuando el nombre acaba en consonante: leyendas, canciones.

Existen algunas peculiaridades.
a) Los nombres que acaban en –s tras vocal tónica añaden –es: autobús, autobuses.
b) Los nombres que acaban en –s o –x tras vocal átona no varían: las crisis, los rascacielos.
c) Los nombres que acaban en –i y –ú acentuadas añaden –es, aunque actualmente se admite también la s en algunas palabras: bambú, bambúes, bambús.
Tengamos en cuenta además que algunos nombres carecen de plural (sed, caos, zodíaco, tez), y algunos otros no tienen singular (nupcias, comestibles). Hay sustantivos que van plural pero se refieren a un solo objeto: tijeras, gafas.


Las reglas de acentuación.


El acento es la mayor fuerza o intensidad con que pronunciamos una sílaba dentro de una palabra. La tilde es el signo gráfico que se escribe sobre la sílaba tónica de algunas palabras.
Las palabras agudas llevan tilde cuando acaban en vocal, n o s: compás, avión, bisturí.
Las palabras llanas llevan tilde cuando no terminan ni en vocal, ni en n, ni en s: dátil, hábil.
Las palabras esdrújulas y sobreesdrújulas siempre se acentúan: música, míratelo.

{
}
{
}

Comentarios Esquema de Lengua Castellana. 1º ESO. TEMA 2.

esta bien como siempre aghata

Deja tu comentario Esquema de Lengua Castellana. 1º ESO. TEMA 2.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.