Avisar de contenido inadecuado

Esquema de comentario de textos narrativos

{
}

 TAGS:undefined

Esquema de comentario de textos narrativos

1. Análisis del título.
2. Análisis del punto de vista:
A. Narrador:.
-Sabiduría:

Omnisciente.
Equisciente.
Deficiente.

-Participación:

Fuera de la historia.
Dentro de la historia: Autobiográfico.
Testigo.

-Reflexividad:

Reflexivo.
Transitivo.

-Intervención:

Objetivo.
Subjetivo.

B: Narratario:
-aludido.
-eludido.

3. Análisis temático- estructural:
-secuenciación.
-temas y subtemas.

4. Análisis de los actantes:
-Importancia en la trama:

protagonista:
-principal.
-secundario.
-fugaz.
-Grado de profundidad psicológica:

redondo.
Plano.

5. Análisis del espacio:
Histórico.
Literario: marco.
decorado.
simbólico.

6. Análisis del tiempo:
Histórico.
Literario: orden: analepsis  
Prolepsis.
Duración: descripción.
resumen.
escena o diálogo.
digresión.
elipsis.
7. Análisis del lenguaje.

1. Análisis del título (si aparece).
Analizar el título de un texto equivale a responder a las preguntas: ¿qué propuesta de sentido nos sugiere a los lectores este título? ¿Por qué el texto tiene ese título y no otro? ¿Sugiere el título el tema del texto (título temático) o se refiere única y exclusivamente a una anécdota (título remático)?
Para responder es necesario que leas detenidamente el texto. Una vez leído, deberás reflexionar sobre él. Si conoces el texto o sabes quién es su autor, a qué época pertenece, de qué obra está extraído… te resultará más fácil determinar el valor del título dentro del contexto secuencial del texto narrativo.

2. Análisis del punto de vista.
Todas las historias se cuentan desde un punto de vista determinado. Una clase –por ejemplo- no parecerá la misma si la cuenta un alumno atento o uno despistado, un alumno que pertenece a la clase u otro cualquiera que está escuchando por la ventana; uno que atiende a las explicaciones del profesor u otro que apenas le escucha, etc. Es necesario pues distinguir en primer lugar los conceptos de narrador y narratario.
El narrador es la voz que cuenta la historia desde un punto de vista elegido. El narratario es la “oreja”, en la que la voz está pensando, es decir, el lector ideal al que se dirige el texto, según el autor. Se trata de conceptos diferentes a los de autor y lector: el autor es una persona, está fuera del texto, igual que el lector.
El narrador. Categorías.
Grado de sabiduría que el narrador muestra al narrar la historia:
-Omnisciente: el narrador sabe más que los personajes de sí mismos.
-Equisciente: el narrador sabe lo mismo que saben los personajes.
-Deficiente: el narrador sabe menos que los personajes de sí mismos.

Grado de participación:
-Narrador fuera de la historia: cuenta la historia en 3ª persona.
-Narrador dentro de la historia: cuenta la historia en 1ª persona, bien como protagonista autobiográfico o como testigo.

Grado de reflexividad:
-Narrador reflexivo: se muestra consciente de que está.
-Narrador transitivo: no se muestra consciente de que está narrando.

Grado de intervención:
-Narrador objetivo: no valora moralmente los hechos que relata.
-Narrador subjetivo: valora moralmente los hechos que relata.

B. Análisis del narratario:
-Narratario aludido: el narrador es reflexivo, y menciona al narratario nombrándolo de alguna manera (“querido lector”, por ejemplo).
-Narratario eludido: el narrador es transitivo, y no alude al narratario.

3. Análisis temático-estructural.

La estructura de un texto se determina a partir de la delimitación de sus partes o secuenciación del texto. Un texto completo tiende a estar articulado en tres secuencias, y si su esencia es la narrativa, dichas secuencias suelen ser:
-Introducción.
-Desarrollo.
Clímax
-Desenlace.

Los clímax de un relato son aquellos momentos donde se acentúa la tensión narrativa. El último clímax, y el más importante para la estructuración de un texto es aquel momento de tensión que provoca el desenlace de la trama, por ejemplo: el momento en el que Cenicienta se prueba el zapatito de cristal, descubriéndose así que es ella la amada del príncipe; el beso de amor verdadero que el príncipe le da a Blancanieves, despertándose ella y originando el final de la historia.
Secuenciar un texto cuando lo estamos comentando es una de las acciones más significativas para hacer un comentario correcto. Debemos secuenciar el texto y explicar por qué tiene esas secuencias concretas y no otras; debemos explicar también qué relación hay entre dichas secuencias para que al sumarlas formen un todo unitario.
También es necesario delimitar cuáles son los temas y subtemas. El tema es la idea generatriz del texto. La literatura presenta habitualmente una serie de motivos temáticos que se reiteran una y otra vez: el amor, la muerte, la inestabilidad de la fortuna, etc.
Los subtemas son las otras ideas del texto, las que lo individualizan, las que remiten a la impronta personal del autor y lo disocian de otros textos que abordan el mismo tema.

4. Análisis de los actantes
Los actantes de un texto no sólo son los personajes que en él actúan, sino también aquellas entidades (objetos, sentimientos, etc.) que actúan como personas o que provocan la actuación de otros. Por ejemplo: la manzana de Blancanieves no es en sí misma un personaje del cuento, pero sí un instrumento que favorece la actuación de otros, es decir, es un actante.
Por todo ello, a la hora de hacer un comentario de texto, deberemos tener en cuenta todos los actantes que intervienen y los analizaremos a partir de los siguientes aspectos:
-Por su mayor o menor grado de implicación en la trama: protagonista (antagonista), secundario o fugaz.
-Por su profundidad psicológica: redondos o modelados (si están descritos psicológicamente y evolucionan a lo largo de la historia) y planos o diseñados, si no presentan evolución psicológica.
Debemos también comentar las relaciones que existen entre los diversos actantes. Tendremos en cuenta entonces el esquema de Greimas que disocia el eje de participación y el eje de transferencia y que depende de las motivaciones y deseos de los personajes. En el eje de participación se asocia el sujeto que a su vez tiene tus ayudantes y oponentes. En el eje de transferencia se aglutina el objeto, el destinador y el destinatario.
El sujeto: es el actante del cual partimos para establecer las relaciones, lo mueve el deseo por algo.
El objeto: es el actante deseado por el sujeto. Por ejemplo: la bruja de Blancanieves (sujeto) desea la belleza de su hijastra.
Los ayudantes: son actantes que ayudan al sujeto a cumplir su deseo: el espejo mágico, el cazador, la manzana.
Los oponentes: son los actantes que se enfrentan al sujeto para que no consiga su objetivo: los enanitos, el príncipe, el beso de amor, el cazador al arrepentirse…
El destinador: es el actante que posee el objeto, en este caso Blancanieves.
El destinatario: es el actante a quién va destinado el objeto (pensando siempre en el sujeto), en este caso la propia bruja, que desea esa belleza para sí.

5. Análisis del espacio

A. Espacio histórico: es el espacio, real o imaginario, en el que se desarrolla la acción. Por ejemplo: Camelot en las historias de la Corte del rey Arturo, Madrid en La Colmena.

B. Espacio literario: es la manera en la que el narrador decide presentar el espacio concreto donde se desarrolla la acción. Así, el espacio literario puede ser marco, si se limita a presentarlo, decorado si está descrito, pero sólo tiene el valor de ser escenario donde se producen las acciones; y simbólico, si aporta a la escena otro tipo de valores simbólicos.

6. Análisis del tiempo.

A. Tiempo histórico: es la fecha o época en la que se desarrolla la acción.

B. Tiempo literario: es la relación que se establece entre el tiempo de la historia y el tiempo de la narración.

Así debemos establecer una diferencia entre el tiempo de la historia, o sea, el tiempo que tarda en ocurrir un hecho y el tiempo de la narración, o lo que es lo mismo, el tiempo que emplea el narrador para contar un hecho.

El tiempo literario se analiza a partir de dos tipos de relaciones:
-Relaciones de orden: el tiempo de la historia puede ser lineal, si cuenta los hechos en el mismo orden en el que se han producido, o no lineal, si los cuenta en un orden diferente. Si el tiempo de la historia no es lineal, encontraremos alguno de los siguientes procedimientos.
a) Analepsis: se produce un salto hacia atrás en el tiempo.
b) Prolepsis: se produce un salto hacia adelante en el tiempo.
-Relaciones de duración: Tendremos en cuenta en este caso las descripciones, los resúmenes, las escenas o diálogos, las digresiones, las elipsis. Todos estos elementos constitutivos influyen en la narración.

VII. Análisis del lenguaje: desde el punto de vista fónico, morfosintáctico y léxico semántico. Figuras retóricas.
En el apartado fónico tendremos en cuenta el tono del relato en cuanto a las modalidades oracionales, si es uniforme o no, si se rompe en los momentos de tensión. También debe tenerse en cuenta la presencia de formas lingüísticas que sincronizan los usos emocionales de los personajes: interjecciones, imperativos, oraciones sincopadas, etc.
En el apartado morfosintáctico repasaremos ante todo la progresión temporal que viene señalada por los deícticos temporales, las proposiciones adverbiales de tiempo o los usos del pasado: el valor puntual del perfecto simple, la presencia de los imperfectos descriptivos que sirven para presentar una situación o crear una atmósfera determinada. El mayor o menor cromatismo en las descripciones, etc. También es sintomático el uso del estilo nominal o verbal, la presencia de estructuras predicativas, etc.
En cuanto a los usos lexicales atenderemos al registro empleado, a la presencia de isotopías y sus reiteraciones y, por supuesto, a la mayor o menor preeminencia de las figuras retóricas: metáforas, aliteraciones, ironías, hipérboles, paralelismos, iteraciones, etopeyas, caricaturas, etc.

{
}
{
}

Deja tu comentario Esquema de comentario de textos narrativos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.