Avisar de contenido inadecuado

Esa muñeca a la que diste cuerda

{
}

Y aunque mi deseo es saltar la tapia

 tu alma me retiene.

Se me encoge, como si nunca hubieras existido

hasta que vuelves.

Besos imperceptibles saltan el trampolín

y se despierta Arlequín,

mientras desaparece

lo que añoras.  

{
}
{
}

Deja tu comentario Esa muñeca a la que diste cuerda

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.