Avisar de contenido inadecuado

Errores comunes de Ortografía: Romance del Conde Olinos

{
}

Romance del conde Olinos. Errores comunes de ortografía

El conde olinos  (Olinos, apellido, mayúscula) estava (estaba, imperfecto de indicativo, b) dormido la noche antes de San Juan y estava (estaba, imperfecto de indicativo, b)  soñando. De rrepente  ( de repente,  al principio de palabra la r fuerte se escribe con una sola r, se escribe con dos rr cuando es intervocálica, barro, carro) se levanto  ( se levantó, pretérito perfecto simple, se acentúa) de la cama rapidamente (rápidamente,  aunque es un adverbio, respeta el acento del adjetivo rápido, que es una palabra esdrújula) havia ( había, con b y con acento porque suena fuerte la í y es hiato, forma parte del pretérito pluscuamperfecto, había soñado)   soñado que iba a morir, se tiro (tiró, pretérito perfecto simple, se acentúa –como en estudió, saltó, habló, conoció, escribió)  todo el dia (día, se acentúa porque es hiatoasta (  hasta, preposición, con h, para diferenciarla del asta de un toro que es sin h, homónimos)  la noche en su cama pensando, se acosto (acostó,, pretérito perfecto simple con acento)  y se durmio (durmió, pretérito perfecto simple, con acento)  y empezo (empezó, pretérito perfecto simple, con acento, empezó a soñar, perífrasis) a soñar.

El conde olinos (apellido, mayúscula) en el mar dandole (dándole, esdrújula, se acentúa)  agua a su caballo, el mismo día de San Juan, desde las torres de el (del, artículo contracto)   palacio la reina le hoyo ( oyó, sin h –del verbo oír- y con acento por ser pretérito perfecto simple)  cantar, la madre le decia  (decía, imperfecto, se acentúa) que no era el elque (el que, separado)  cantava (pretérito imperfecto simple, se acentúa) era la sirenita del mar. La reina decía que no que era el (él, pronombre, se acentúa)  el conde niño que estaba cantando para ella, si eso es verdad lo mandare (mandaré, futuro imperfecto, se acentúa)  matar porque para casarse contigo tiene que tener sangre real.

-No lo mandes matar pofavor (por favor)  madre, porque si lo mandas llo (yo, pronombre, con y griega)  tanbien (también, aguda, se acentúa y antes de b, m y no n)  me mato, pero la madre no le hizo caso y le dijo a los guardianes que le (lo, porque es complemento directo y el complemento directo se sustituye por lo, la, los, las)  buscaran, que lo maten a lanzadas y que lo echen al mar.

El conde murio (murió, pretérito perfecto simple, se acentúa)  a la noche y ella un poco despues(después, aguda, se acentúa) , a ella por ser hija de reyes, la enterraron en altar, y a el por ser de condes un poco mas (más, adverbio, se acentúa)  atrás. Pero de sus tunbas (tumbas, antes de b m)  nacieron una rosa y un tulipan (tulipán, aguda, se acentúa porque acaba en n). Pero la reina los corto, pero nacieron una paloma y un gavilan (gavilán, aguda, se acentúa porque acaba en n) y la madre se dio cuenta de que se querian(querían, imperfecto de indicativo; todos los imperfectos de la segunda y la tercera conjugación se acentúan en todas las formas_ quería, querías, quería, queríamos, queríais, querían; partía, abríamos, escribíamos, etc.)  de verdad.

El conde se levanto (levantó, pretérito perfecto simple, se acentúa). Lla (Ya, adverbio de tiemplo, con y griega)  savia (sabía, con b alta –como todos los imperfectos de la 1ª conjugación y con acento, por ser hiato, se diferencia de savia de las flores, con v) que tenia (tenía, también es imperfecto y se acentúa)  que (qué, sentido interrogativo, se acentúa)  hacer se disfrazo(disfrazó, pretérito perfecto simple, se acentúa)  de gavilan (gavilán, aguda, acabada en n, se acentúa)  y una paloma le regalo a la mañana siguiente la reina los vio y dijo que estavan (estaban, pretérito imperfecto, b)   echos (hechos, de hacer, con h) el uno para el otro, y no querian (querían, imperfecto, con hiato)  esperar mas (más, adverbio, se acentúa)  y al dia (día, hiato, suena más la i que la a)  siguiente la reina los mando casar los caso el cura Faustino y vivieron en palacio la reina murio (murió, pretérito perfecto simple, se acentúa) de vieja y ella paso a reina y el conde Olinos paso a rey y tuvieron cinco hijos que se llamaron Xavier, Amanda, Ian, Etiene y Pepe.

 

Texto corregido

 El conde Olinos estaba dormido la noche antes de San Juan y estaba soñando. De repente se levantó de la cama, lo hizo rápidamente porque había soñado que iba a morir. Menudo susto se había dado.

-¡Huf!, sólo es un sueño. Se acostó otra vez y se durmió y empezó a soñar…

El conde Olinos estaba junto al mar dándole agua a su caballo. Era la mañana de San Juan. Desde las torres del palacio la reina lo oyó cantar. La reina le decía que no era él, el que cantaba, su voz dulcísima le recordaba a la sirenita del mar. La princesa –totalmente extasiada por esa voz- le dijo a su madre la verdad: era él, su amado, el conde Niño estaba cantando para ella una triste melodía.

-Si eso es verdad –dijo la reina- yo lo mandaré matar, porque para casarse contigo tiene que tener sangre real.

-No lo mandes matar, por favor madre, porque si lo matas, yo también pereceré. Pero la madre no le hizo caso. Mandó llamar a los guardianes y les dio esa terrible orden, que buscasen al conde Niño, lo matasen a lanzadas y después, lo echasen al mar.

El conde murió por la noche; la princesa, poco después. A ella por ser hija de reyes la enterraron en el altar y a él, por ser hijo de condes, un poco atrás. Pero de sus tumbas nacieron una rosa y un tulipán. Cuando la reina las descubrió, llena de envidia, las cortó. Pero era un amor tan fuerte, que ni la ira ni el odio podía derrotarlo. Pronto surgieron la paloma y el gavilán y la madre se dio cuenta de su error: de con cuánto ardor se querían.

El conde se levantó a la mañana siguiente. Ya sabía qué tenía que hacer. Se disfrazó de gavilán, fue a palacio y le regaló una hermosa rosa a la princesa. La reina vio la rosa y creyó comprender, se dio cuenta  que estaban hechos el uno para el otro, comprendió que no querían esperar más y mandó que los casasen.

Los casó el cura Faustino y desde ese día vivieron felices en palacio. Mucho tiempo después falleció la reina. Los príncipes se convirtieron en el rey y la reina. Tenían cinco hijos –Javier, Amanda, Ian, Etiene y Pepe-. Todos los días regaban el amor que había nacido en sus entrañas y lo derramaban sobre sus hijos.

 

{
}
{
}

Comentarios Errores comunes de Ortografía: Romance del Conde Olinos

Lindo texto.
Besos.
Holaaaa
me encanta que coloques estas clases de ortografia, disfruto mucho con ellas.
besosss
Maggie
Con tus clases de ortografía me haces recordar textos que aprendí en la escuela, los engullía como el mejor de los helados ... todo me parecía poco, pero la gramática era harina de otro costal (sonrio)
... aunque no se me daba tan mal
Un beso querida amiga ... rizos de oro.
No se a ti pero a mi me pasa que cuando veo faltas de ortografia dejo de creer un tanto en el texto o la persona, como si bajara de calidad, esto en algo a mano o un libro, cuando es por la computadora creo que es más común, ya sabes, a lo que se le llama error de dedo.

te dejo mis saludos
Gracias Maggie, son algunas de las actividades que estamos realizando en clase y lo que se pretende es que redacten a conciencia y, por supuesto, que corrijan las faltas de ortografía.
Besos
¡Ay, María! La verdad es que tengo muchísimo para corregir y estoy agotada: más de cien redacciones y ahora los correspondientes exámenes. No tengo tiempo de nada, pero en fin... espero que mi trabajo no caiga en saco roto.
Besos
Gracias Brooke: lo que ocurre es que yo lidio con chavales de 1º y 2º ESO y lo importante es que redacten, ahí es donde está su esfuerzo, y las correcciones vienen después, es un efuerzo continuo y espero sus frutos.
Besos.

Deja tu comentario Errores comunes de Ortografía: Romance del Conde Olinos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.