Avisar de contenido inadecuado

Enseñar literatura. Artículo de opinión

{
}

Como profesora de literatura considero que  hoy en día supone un suicidio profesional enseñar literatura con el método positivista de compendio de obras, autores, géneros, amalgamando todos esos conocimientos, para después abandonar al alumno a su suerte, obligándolo a que se sepa multitud de obras o características sin haber leído ni un ápice de los textos o autores memorizados. Considero que más que hablarles de los movimientos literarios debemos enseñarles que esas obras las escribieron hombres de carne y hueso, que vivieron en una determinada coyuntura espacio-temporal. No obstante, es obvio que se trata de una estrategia que en la medida de lo posible siempre intento subsanar. El que  me centre en los textos literarios  no significa necesariamente que no reconozca de antemano que la literatura debe apreciarse en su contexto, puesto que sus autores comparten una determinada época, condicionada casi siempre  por una  visión conforme o disconforme con la realidad.

 

Estoy convencida que esa aversión hacia la literatura que sienten los alumnos podría mitigarse e incluso volverse  placer si encontramos los mecanismos apropiados para lograr que se interesen por los textos, de manera que poco a poco vuelvan a reencontrar cierto placer en la lectura. 

 

 ¿Qué sucede- por ejemplo- cuando pretendemos que aprecien la calidad de una obra u autor realista?  Que los alumnos acceden a nuestras propuestas con recelo.  Evidentemente es ahora cuando sus protestas iniciales van a poner a prueba nuestra pericia como docentes. Que se trata de obras ingentes, escritas por un autor aparentemente omnisciente que presenta la realidad sin tapujos es indiscutible. Que el escritor no abandona al lector a su suerte, cuando traza un itinerario de pistas que nos acompaña en nuestra lectura, en esa carrera contrarreloj por averiguar cuál es el desenlace de la pericia vital del protagonista, también lo es. Que  los escritores llegaron a la locura de  acobardar al héroe al situarlo en un espacio verosímil pero marcado por las dificultades extremas  de las que son incapaces de salir no debe asustarnos .Es primordial que expliquemos el engranaje de este tipo de obras de forma sencilla. En esa primera toma de contacto con el realismo reside nuestro éxito o fracaso. Si  la introducción que les hagamos convence a la clase, es probable que  consulten los textos, y los lean  con cierta avidez, de forma instintiva, sin reconocer que el texto les gusta, pero asumiendo el reto.

 

 Nuestra obligación entonces es  no abandonarlos a su suerte. Algunos textos extraídos concienzudamente de Ana Karenina, Madame Bovary o La Regenta serán vistos con buenos ojos si obviamos las interminables descripciones para mostrarles aquellos momentos claves en la evolución de las protagonistas. E incluso puede resultar aconsejable acompañar esas lecturas que muestran el lado amargo de la realidad ( como el suicidio de Ana Karenina que  sucumbe a sus pasiones), con otras que representen el lado amable y el final feliz (como es el caso de  Dickens). La lectura de Dickens es un filón incuestionable, dado que sus textos son amenos, su dificultad de comprensión es menor y  como complemento, siempre se puede ver alguno de los muchos filmes basados en sus obras.

 

 Aunque sus novelas  reflejan una filosofía pequeño-burguesa, una especie de filantropía ingenua que dista mucho de proponer una crítica al incipiente sistema capitalista de la época- como ocurre con otras novelas de Balzac, Flaubert o Maupassant- seguimos rememorándolas hoy: la maestría de sus descripciones, la precisión de los contextos o la  fascinación hacia aquellos personajes inolvidables: el carisma de las figuras del hampa en  Oliver Twits, los burgueses extravagantes de

Papeles póstumos del Club Picwick”...etc. sitúan al escritor en el podium de los más leídos, y sobre todo,  en uno de los escritores clásicos más accesibles para nuestros adolescentes,

 

El principio de Grandes esperanzas, es un ejemplo que puede trabajarse como unidad didáctica en clase. Una vez presentado el fragmento invitamos al alumno a que construyan otra continuidad distinta a la seguida por el autor. Recordemos el argumento inicial: El personaje principal se encuentra con un presidiario que acaba de salir de la cárcel, lo que provoca tal pánico en el niño que se ve abandonado a su suerte siguiendo todas las exigencias impuestas. Leído este fragmento, démosle  un cuerpo, una continuidad que difiera a la selección impuesta por el autor. Instemos al alumno a que apele a su imaginación y construya su propia historia. Este ejercicio tan sencillo pone en evidencia hasta qué punto es imprescindible la selección inicial para la construcción de una novela con gancho. Después  leeremos  la selección impuesta por Dickens, hasta comprobar si la nuestra merece su estima, y si somos capaces de seguir desarrollándola o no. Si animamos a la clase a la lectura de la obra podrán descubrir con agrado que no pueden sentirse indiferentes a  la  historia de amor de fondo. Se sentirán de seguro cautivados  porque es  la historia de dos sueños: uno inalcanzable y otro que se hace realidad por un encuentro fortuito, que incluso les asombrará   manteniendo su intriga hasta el final. Es fácil que  uno se sienta identificado con sus protagonistas: ese deseo de alcanzar los sueños más ocultos, ese sentimiento de culpa que los invade cuando descubren que se han equivocado,  la pasión que se vuelve  irrefrenable... convierten la novela en un mosaico de escenas cotidianas que no pueden dejarnos indiferentes.   Muestran una vez más que Dickens es uno de los maestros incuestionable  que sabe asomarse al alma humana y  recrear sus anhelos más íntimos, pese a que sus personajes se muevan casi siempre en la consabida polaridad de buenos o malvados.

Una vez leída la obra, es recomendable que veamos con la clase la versión cinematográfica de Alfonso Cuarón, interpretada por Ethan Hawke y Gwyneth Paltrow.  Seguramente la historia nos conmoverá. Veremos cómo un joven pintor  ve trastocada  su existencia cuando se cruza  una  deslumbrante joven que llegará a  obsesionarle. Existe otro elemento más -crucial en la trama-: la  averiguación por parte del protagonista de la identidad velada  que  se esconde detrás de la mano benefactora que le catapulta al éxito. Identidad, que una vez hallada, termina por desconcertar al ingenuo Finn, que descubre que su éxito lo ha fraguado aquella persona por la que sintió toda su vida una aversión sin medida.

 

 Como colofón al tema podemos explicarles la importancia de las novelas realistas o naturalistas, cómo modelos vivos de muchos principiantes a escritor que se escabullen en sus páginas en busca de descripciones de ambientes, creaciones de atmósferas o tipos humanos, ya que en esas destrezas los escritores realistas son maestros. Incluso podemos hacerles partícipes de las razones que llevan  a algunos  escritores a citar como lecturas inolvidables a los grandes clásicos realistas, lecturas  a las que retornan una y otra vez lo que corrobora porqué esos textos han pasado a la historia de la literatura como hitos literarios, que multitud de escritores y lectores han apreciado por su calidad.

{
}
{
}

Comentarios Enseñar literatura. Artículo de opinión

hola el artículo es interesante, no comparto en su totalodad con  las cosas que en el se dicen, pero creo que para la literatura sirve para esso, para que una persona cualquiera exprese y experimente la libertad de exponer con un lenguaje particular su pensamieto, dejando en libertad sus palabras.... que al colocarlas en un papel dejan de ser suyas y se convierten de la humanidad.
anónimo anónimo 09/10/2009 a las 13:30
Soy profesor de Literatura, próximo a jubilarme, pero no estoy conforme con lo que aprendí de literatura y también con lo que enseñados en casi treinta años.  Al finalizar mi jornada pienso que la principal falla es sujetarse a los planes y programas oficiales.  Sus recomendaciones son muy importantes, sin embargo creo que a los estudiantes de bemos enseñrles a  leer obras seleccionadas y a escribir literariamente, mediantelas correcciones de sus creaciones en verso  o en prosa.
Anónimo Anónimo 01/03/2010 a las 04:02
a mi me sirvio de mucho sugiero que las personas que conozcan tecnicas de enseñanza compartan sus conocimientos.
Hunter Hunter 26/02/2011 a las 22:42
He enseñado literatura desde hace 24 años a adolescentes de los últimos años de Bachillerato. Mi reto principal, es que no tienen en su mayoría el hábito de la lectura. No la asocian con el esparcimiento personal, sino con aburrimiento personal. Vienen de hogares en donde leer no es una forma de recreación y aprendizaje y en donde, también, la tecnología ha acaparado los momentos de ocio. Cuando les asigno una obra literaria, antes de iniciar su lectura los guío a conocer al autor, su vida y el contexto en el que vivió y escribió, relacionándolo después con su obra. De la obra, buscamos información sobre el ambiente y un breve conocimiento de sus personajes principales. Durante el periodo en el que deben realizar la lectura de la obra, hacemos breves puestas en común del argumento y mensaje. Al finalizar este periodo y luego de llevar a cabo una comprobación escrita en donde reflexionan sobre su contenido, hacemos una puesta en común y/o debate general en el que profundizamos el análisis de la misma. Terminamos relacionando el mensaje o la actuación de los personajes o el ambiente, situaciones sociales, familiares, etc. con su propia realidad actual para que sea significativo para ellos. Ese mismo proceso lo hacemos con diversos fragmentos representativos de autores de cada género y época literaria. Creo que a pesar de los obstáculos antes mencionados, al finalizar cada ciclo escolar logramos entre todos valorizar la literatura como parte importante de la vida humana.
maría isabel toledo maría isabel toledo 21/11/2012 a las 03:45
EL ARTÍCULO ES MUY INTERESANTE, PRINCIPALMENTE CUANDO SUGIERE QUE LOS ESTUDIANTES RECREEN FINALES DISTINTOS A LOS EXPRESADOS POR EL AUTOR. ES UN BUEN COMIENZO PARA INSERTARSE EN EL COMPLEJO MUNDO DE LA CREACIÓN LITERARIA, POSTERIORMENTE SE DEBE INDUCIR A LOS JÓVENES A CREAR TEXTOS LITERARIOS COMPLETOS.
JESUS CASTREJÓN PALOMINO JESUS CASTREJÓN PALOMINO 24/11/2012 a las 23:41

Deja tu comentario Enseñar literatura. Artículo de opinión

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.