Avisar de contenido inadecuado

Ejercicios b/ V

{
}

Ejercicios b/ V

 

Completa con b o v según corresponda:

Mo__ilidad, reci__ir, ha___ilidad, ___iología, medita___undo, ___eneficiar, ser___iran, o___jeto, pensa____áis, a___relatas, ____inóculo, ___urlesco,  hir___iente, o___nibular, retri___uir,___iodiversidad, ci___il, ___enéfico, o___ligación, sir___iente, su___marino, ___i__lioteca,  culpa___le,  o___cecado, accesi___ilidad, de____ilidad, descu___rimiento, a___surdo, ad___ersario, deri___ar, ___enefactor, rema____an, ´í___amos.

Escribe b v donde sea preciso:

Este a___relatas me lo ha prestado Pa___lo.

Le encanta___an los li___ros y siempre ha___ía querido ser ___i__liotecario.

Me han apuntado a un curso ___imestral de __uceo.

___raulio esta___a especializado en ___ioquímica.

Estaba o___cecado por descu___rir la verdad.

Sa___ía que este mue___le no i___a a ca___er en el salón.

Esta re___ista es una pu__licación ___imensual.

Es céle___re su gran ___enevolencia en todo el mundo.

Sus comentarios no gozan de ninguna credi___ilidad.

Él es quien ha conce___ido la idea ___ásica del proyecto.

Todas las noches se senta___an a leer en su ___utaca.

No hay  datos o___jetivos so__-re la existencia de los o___nis.

Nos sir___ieron con una desgana a___rumadora.

Ha reci___ido una educación exquisita y es una persona muy ___ienhablada.

Me sa___e mal tener que darte esta noticia.

Corrige los errores ortográficos.

Unos livros reveldes.

Trabajar en una biblioteca resultó más sorprendente de lo que Serigo havía podido concevir jamás. Normalmente se pasa___an el día sentado entre la gente que no soltava ni una sola palavra. Sin embargo, una tarde todo camvió.

Sergio se havía quedado solo colocando unos livros que acavavan de recibir. Eran tantos que no cavían en los estantes. Como su jefe  no era precavido, no havía pensado en encargar muevles para guardarlos. Faltava espacio, así que tubo que apretar unos livros contra otros de mala manera.

De repente, oyó un golpe seco a sus espaldas. Se dio la buelta y descubrió que havía caído uno de los livros del estante superior. Lo colocó en su sitio y, al girarse, el livro se derrumvó nuevamente a sus espaldas. Sergio lo cogió y miró voquiavierto. ¿Cómo era posivle? Lo puso en su sitio por tercera vez y el livro se cayó de nuebo.

El vivliotecario se encogió de homvros y lo observó sin entender nada de lo que estava pasando. Dava la impresión de que el livro se huviera tirado a propósito. Aunque se quedó meditavundo un momento, al final se convenció de que era una casualidad. Pero en esta ocasión, el livro ni siquiera se dejava colocar, oponiéndo tanta fuerza como si estuviese bibo. El joven vivliotecario se asustó y prefirió espera al día siguiente.

Tan pronto como llegó su jefe, le comentó que necesitava más estanterías para que pudieran caver los livros nuevos. Una vez que llegaron los muevles solicitados, pudo colocar los livros de modo que tuvieran suficiente espacio. Esa tarde ninguno de ellos mantubo su obstinada rebeldía. Resultava ovbio que sólo protestavan para conseguir un lugar digno y ahora, en sus estantes nuevos, havían alcanzado la más absoluta felicidad.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ejercicios b/ V

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.