Avisar de contenido inadecuado

El diario de Ana Frank

{
}

El musical sobre la vida de Ana Frank ha reabierto las heridas, unas heridas punzantes que nunca deberían olvidarse. Ana Frank, la adolescente que se vio obligada a permanecer oculta junto a su familia y a otros judíos en “La casa de atrás”, un escondite, perfecto en apariencia, que se situaba en el edificio anejo a la empresa de Otto Frank.  Hasta allí, les llegaban las noticias  de la guerra: el avance de la Gestapo, la existencia de las cámara de gas; noticias que recorrían sus cuerpos ya flagelados por el susurro de sus voces, ocultas en la cueva de Ali- Babá sin que nadie se atreviese a gritar: “Ábrete sésamo”.  La sintonía de la radio que escuchaban también se hacía eco de los avances del ejército aliado, la esperanza, una esperanza raída por el desánimo, por la vergüenza de sentirse prisioneros, sin poder alzar los puños, sin poder pedir justicia por los caídos.

Ana, apenas tiene 12, toda una vida por delante…. Es el estadio de la arcadia feliz, la carrera hacia la madurez todavía no se ha iniciado, pero tampoco es ninguna niña.  Enfrentada con la barbarie de la soledad y el hacinamiento, escribe sus vivencias en un Diario, el diario que sus padres le han regalado, y al que ella bautiza con el nombre de Kitty. De este modo el diario cobra vida, se convierte en un verdadero amigo, alguien que calma su soledad, alguien que moldea sus noches y momentos de desánimo con la cura del desahogo.

 

Una rutina gelatinosa se adueñó de sus corazones, pese a la vehemencia del padre, que no desea que el tiempo se detenga hasta oxidar sus mentes y cuerpos, por eso  les pasa las lecciones todas las noches.  Ana se concentra en mejorar su expresión literaria a través del diario y de los pequeños relatos que escribe. Ya lo ha decidido, cuando salga quiere ser escritora, quiere escribir una novela, una globo aerostático sobre la libertad de todos los sumisos, de los muertos. Un libro que podría  titularse “ La casa de atrás”.  La escritura es, como suele ocurrir  en muchas ocasiones”, una válvula de escape, una terapia para sobreponerse al miedo.  El paisaje del mundo ha encogido, hasta reducirse al árbol que contempla a través de una claraboya. Es este el único alimento para su imaginación, el que señala el avance del tiempo en su interior, el paso de las estaciones.   Ana escribe y cuenta sus vivencias, el increíble despertar de sus emociones más íntimas con un lenguaje extraordinario, consiguiendo confraternizar con todos aquellos que leen y releen su diario hasta que la espina de su dolor se clava sin apenas notarlo y va abriendo una brecha, que provoca que nos estremezcamos. 

Parece que nada perturba su anodina existencia… Pero la Gestapo recibe un soplo y el 4 de agosto de 1944, una patrulla entra en el edificio y obliga a los empleados a mostrarles la biblioteca giratoria que ha escondido a esos ocho judíos durante tanto tiempo, en total dos años y cuatro meses. Dos años y cuatro meses, olvidados del mundo, afilando el cuchillo del desánimo, rompiendo el poliedro de la realidad, hasta olvidar cómo es lo cotidiano, lo que se sitúa detrás del muro que oculta sus rostros.  

Los acontecimientos se precipitan. Los ocupantes de la casa y aquellos que les cuidaron pasan la noche en comisaría. Cuatro días después, Ana y su familia viajan hasta un campo de concentración y allí las separan. Las dos hermanas son separadas de sus progenitores y deportadas a Alemania. Se las envía a un campo de exterminio donde  perecen, víctimas de la barbarie. Sólo el padre, Otto Frank, sobrevivió a la persecución y la guerra.  Con la esperanza del reencuentro volvió a Amsterdam. Pero su corazón se heló definitivamente, cuando supo que sus hijas no volverían a sus brazos.

El diario de Ana, pasó de mano en mano y se convirtió en un estigma, un testimonio estremecedor y a la vez dulce y sincero de lo que nunca debiera haber sucedido.  Aquellos que lo leyeron, sintieron el vuelco del corazón de Ana, la acerada radiografía de su corta vida y su estremecimiento. Su calidad literaria ha dado paso a la leyenda de lo vivido.

En 1999,  “La casa de atrás” fue restaurada junto al edificio anejo de oficinas y se convirtió en un museo. Miles de visitantes se aproximan al corazón de los prisioneros, oyen el dulce lamento de Ana que respira. Miles de ojos observan las cuatro paredes en las que latió su vida y la de los seres que compartieron su encierro. Después surgió la idea del musical. Fueron necesarios diez años de trabajo hasta que se adapto el diario al nuevo lenguaje sin que perdiera ni un ápice de su grandeza y dramatismo.  Gracias una vez más al esfuerzo de unos pocos, la barbarie no podrá ser silenciada, gracias a la música, sentimos nuevamente su voz auténtica, como un escalofrío.

{
}
{
}

Comentarios El diario de Ana Frank

La música sana
Gracias Aghata,,,
lerna Lerna 26/10/2009 a las 20:22
Gracias a ti Lerna, por estar ahí. Sí, la música sana los corazones.
Quien no ha leido este libro? y visto la película?
Una historia deliciosa ... llena de sentimientos y sobresaltos
Una tristeza el final de esos millones de judios
Te quiero ... adorada profe.
Quien no ha leido este libro? y visto la película?
Una historia deliciosa ... llena de sentimientos y sobresaltos
Una tristeza el final de esos millones de judios
Te quiero ... adorada profe.
lo he leido veces , su viografia tambien ,me gusto ,su manera de escribir vivencias quien te dice ,no me ayudara ,a mi forma ese leer sus escritos ,es un valor siempre en alza ,su forma de ser , de comportarse ,de crear ilusiones sin ver etc
Ahí está la clave, tú lo has dicho: crear ilusiones sin ver... forjarse un mundo, desde el otro lado de la empalizada... desde el muro.  Un libro excepcional. Un beso, Lucía.
A mi me parece que esto es  verdad y que los judíos sufrieron mucho.......
todo está profetizado por Dios, JesuCristo, nuestro Señor........
Pero apezar de eso creo que Hitler es una porquería...... lamento desear esto pero afortunadamente ya no vive.....personas como él me dan asco!!!
Pero bueno, los judíos son el pueblo elegido de Dios, contra eso NADA ni NADIE podrá luchar..... Porque el que lo intente, estará enfrentándose con el mismo DIOS.
Denisse
Más vale que ni lo h agan, porque no podrán imaginar la GRANDEZA de la MANO de DIOS....
Denisse Garza Denisse Garza 05/11/2009 a las 04:00
UNA HISTORIA Q TE CONMUEVE EL CORAZON
YOISI YOISI 29/10/2010 a las 02:56
Una historia con un exquisito contenido. Nada que se le compare. Me encanta este libro ya que podemos observar que una adolescente sigue teniendo sus sentimientos a flor de piel aunque estuviera viviendo un momento tan insoportable y peligroso. Si observan relaciona todas las situaciones. Un libro que definitivamente no se pueden perder, ya que así podremos entender a todos los judíos que estuvieron escondidos en esa insoportable época.

Gracias 
Elizabeth Elizabeth 05/12/2010 a las 21:47
A mi las peliculas me resultan muy bonitas , algunas más que otras , les ponen una musica de fondo envolvente , le meten el romanticismo holliwoodiense ,de tal forma, que cuando nieva y entra en el tejado esa pelua que entra , por no llamarla rasca acojonante,frio que te cagas, y más cosas, y ellos ponen la escenita más dulce que recuerdo desde el doctor zhivago con el tema de lara,mirad amigos mios las Ana frank están en Somolia, en Libia, en cualquier Pais del mundo hoy , ante vuestros ojos y diria Anos tambien ,pero quedaria muy feo , entonces dire tambien niños, y asi va este mundo donde lo que tenemos delante no lo vemos ,como en los trucos de magia y las peliculas muy bien echas que nos saltan las lagrimas, y nos recuerdan a alguien en especial, ¡despertemos del gran letargo mental que tiene la humanidad, ¿y Estados Unidos cuantas Anas Frank mató en Irak? esas que són de cartón piedra, pero no digo solo EE.UU  digo cualquier país donde se maten personas indefensas.
gonzalo gonzalo 07/04/2011 a las 02:20

Deja tu comentario El diario de Ana Frank

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.