Avisar de contenido inadecuado

El devorador de hombres, Horacio Quiroga.

{
}

 

El devorador de hombres, Horacio Quiroga.

Escribe una continuación de la historia.

Subraya todas aquellas palabras escritas con b/v.

Identifica las categorías gramaticales subrayadas.  

Hace cinco años después de aquel drama en que naufragó mi libertad, vienen a como en un sueño los primeros días que lo sucedieron. Recuerdo que cuando volví en mí me hallé dentro de una sólida jaula de hierro. Sentía terribles dolores en todo el cuerpo, y, al pretender levantar la cabeza, el sufrimiento me hizo exhalar un gemido.

-¡Ah, ah!- lanzó una voz sarcástica, a mi lado-. ¡Parece que volvemos en nosotros! ¡Parece que no tuvimos tiempo de devorar cadáveres.

Abrí los ojos y vi un hombre que me observaba. Seguramente hacía rato que estaba allí esperando mi resurrección. Tenía el rostro flaco y amarillo y todo su semblante respiraba crueldad. Al oírlo, lo miré con suprema indiferencia y torné a cerrar los ojos.

-¡Bueno, bueno!- exclamó el otro, levantándose-. ¡Ya se nos pasará el sueño, joven dormilón!

-¿Pasó el desmayo?- oí que preguntaba otra voz.

-Sí, ya no hay nada que temer. ¡Qué negocio para el capitán! No tiene más de cuatro meses.

-Si se salva.

-¿Quién, el cachorro? Usted no sabe qué vida tienen estas fieras. Apuesto mi turbante contra una sandalia vieja  a que dentro de diez días se está sacudiendo la cabeza contra la jaula.

-Realmente su… Y ustedes llegaron lo que se dice a tiempo. ¡Es cierto que estaba por devorar a lord Aberdale!

-Desde las manos a los pies.

Al oír aquel nombre yo abrí los ojos.

-¡Hola! ¡Parece que te acuerdas, colmillo de cobra!- me lanzó el hombre de cara cruel-. ¡Ya lo creo que debes sentir no haber clavado de todo los dientes en el gran aristócrata! ¡Pero pronto la vas a pagar, mocito!

-¿Y el lord?- continuó el otro-. Por lo que me has contado ha hecho prodigios de valor.

-Es el corazón más templado que existe. Y con su cara de ángel… Pero no pasará de esta noche… ¡Qué lástima! Es inmensamente rico y par de Inglaterra.

-¡Y una criatura casi!

{
}
{
}

Deja tu comentario El devorador de hombres, Horacio Quiroga.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.