Avisar de contenido inadecuado

La dama boba, Lope de Vega

{
}

 

La dama boba; Lope de Vega.

La comedia presenta el contraste entre dos hermanas: Nise, discreta, culta y bachillera, y Finea, simple y boba hasta el punto de que, en edad de casarse; no sabe leer, a pesar del esfuerzo de sus maestros. Para compensar esta desigualdad, un tío rico mejora notablemente la herencia de Finea, a fin de que pueda encontrar un pretendiente, aunque sea por dinero. Liseo, joven galán, que ha venido a la corte a casarse con la boda, desiste ante su necedad y decide conquistar el corazón de Nise. Ésta es pretendida por un caballero pobre; Laurencio, quien, a pesar de ser amado por ella, decide enamorar a Finea que logra su cuantiosa dote. Después de múltiples lances graciosos, los matrimonios de las dos hermanas llegan a un finasl feliz. el amor hace discreta a la boba, que se casa con Laurencio, mientras Nise se casa con Liceo.

Este es el primer acto (escena VIX), en el que Laurencio – deseoso de casarse con Finea, a la que pretende por su generosa dote- expresa su amor a la dama.

 

LAURENCIO:   Esas estrellas hermosas,

                        esos nocturnos luceros

                        me tienen fuera de mí.

 FINEA:             Si vos andáis con estrellas,

                         ¿qué mucho que os traigan ellas

                         arromadizado así?

                         Acostaos siempre temprano,

                       y dormid con tocador.

LAURENCIO:  ¡No entendéis que os tengo amor

                         puro, honesto, limpio y llano?

FINEA :             ¿Qué es amor?

LAURENCIO:   ¿Amor? Deseo.

FINEA:             ¿De qué?

LAURENCIO:    No; sino de la hermosura

                         de una mujer como vos,

                          que, como lo ordena Dios,

                        para buen fin se procura;

                         y ésta, que vos la tenéis,

                         engendra deseo en mí.

FINEA:            Y yo, ¿qué he de hacer aquí

                       si sé que vos me queréis?

LAURENCIO:   ¡Quererme. ¿No habéis oído

                         que amor con amor se paga?

FINEA             No sé yo cómo se haga,

                        porque nunca yo he querido,

                        ni en la cartilla lo vi,

                        ni me lo enseño mi madre.

                       Preguntarelo a mi padre.

LAURENCIO:   Esperaos, que no es así.

FINEA:            Pues, ¿cómo?

LAURENCIO:   Son los espíritus nuestros,

                        que juntos se han de encender

                       y causar un dulce fuego

                       con que se pierde el sosiego,

                        hasta que se viene a ver

                      el alma en la posesión,    

                      que es el fin del casamiento;

                     que con este santo intento

                      juntos los amores son,

                     porque el alma que yo tengo

                     a vuestro pecho se pasa.

FINEA: (A Clara) ¿Tanto pasa quien se casa?

PEDRO: (A Clara) Con él, como os digo, vengo

                             tan muerto por vuestro amor,

                           que aquesta ocasión busqué.

CLARA:           ¿Qué es amor que no lo sé?

PEDRO:           ¿Amor? ¡Locura, furor!

CLARA:            Pues, ¿loca tengo de estar?

PEDRO:           Es una dulce locura,

                         por quien la mayor cordura

                         suelen los hombres trocar.

CLARA:            Yo, lo que mi ama hiciere,

                         eso haré.

PEDRO:                    Ciencia es amor,

                        que el más rudo labrador

                         a pocos cursos la adquiere.

                        En comenzado a querer;

                         enferma a la voluntad

                        de una dulce enfermedad.

CLARA:           No me la mandes tener,

                        que no he tenido en mi vida

                        sino sólo sabañones.

FINEA:            ¡Agrádanme las liciones!

LAURENCIO:   Tú verás de mí querida,

                        que no he tenido en mi vida

                       sino sólo sabañones.

FINEA:              Agrádanme las liciones!

LAURENCIO:    Tú verás, de mí querida,

                           cómo has de quererme aquí;

                          que es luz de entendimiento

                          amor.

FINEA:               Lo del casamiento

                           me cuadra.

LAURENCIO:    Y me importa a mí.

FINEA:             Pues, ¿llevarame a su casa

                         y tendrame allá también?

LAURENCIO:    Sí, señora.

FINEA.              Y eso, ¿es bien?

LAURENCIO:  Y muy justo en quien se casa.

                         Vuestro padre y vuestra madre

                         casados fueron ansí

                         deso nacisteis.

FINEA:             ¿Yo?

LAURENCIO:   Sí.

Finea:                Cuando se casó mi padre,

                          ¿no estaba yo allí tampoco?

LAURENCIO: (Aparte) ¡Hay semejante ignorancia!

                                   Sospecho que esta ganancia

                                   amina a volverme loco.

   

{
}
{
}

Deja tu comentario La dama boba, Lope de Vega

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.