Avisar de contenido inadecuado

Corrige todos los errores ortográficos que aparecen en este texto

{
}

Corrige los errores ortográficos que aparecen en este texto:

-¡Tu! ¡El nuebo! ¿Que quieres de la pequeña cantante?

Su boz grabe evoca el eco de una profunda tunva.

-Bueno, beras… un dia la ví cantar y tropezarse. Me gustaria regalarle unas gafas.

Mi boz es devil y tremula. Parezco un anciano de ciento treinta años.

-¡Nadie puede hosar avlar de Miss Acacia en mi prezencia, ni de ella ni de sus gafas! ¡Nadie, ¿me oyes?, y mucho menos un enano como tú! ¡No menziones jamas su nombre! ¿Me as entendido, enano?

No le respondo. Se alza un murmuyo: <<Joe…>>. Cada segundo se ace mas pesado. De repente, me acerca la oreja y me pregunta:

-¿Cómo aces ese estraño ruido de tic-tac?

Tampoco le respondo.

Se acerca despacio, curvando su largo armazon asta apollar la oreja sobre mi corazon. Mi relo palpita. Me pareze que el tiempo se detiene. (…)

La mecánica del corazón, Mathias Malzieu

{
}
{
}

Comentarios Corrige todos los errores ortográficos que aparecen en este texto

Reclama el punto en la palabra
y la coma regala espacio
de un respiro incontenible
dejando que los signos
hagan un país de reglas
sin veredas rotas:

puntos suspensivos del misterio
dejan en un abismo la idea
que permite caer al infinito,
donde entro en vuelo magistral
con dos puntos en los ojos.

Y el punto y coma
cambia o va lentamente
acelerarando términos,
rememorando paisajes
que tal vez no estaban en la mente.

Voy tán orgánica
con esa otográfia entre las manos,
enferma de paciencia
y con sueño de elefante
me mira de reojo
y me piensa con los colores
alterados
de algún diccionario que espera
vagabundeando nuevas letras
en los estantes olvidados.

El signo interrogante,
gran amigo de mis quejas
hace brindis
cuando en algún momento
he echado mano a su virtud

Y entonces..,
qué me queda sino hablar con ellos
y ser un capricho de sus marcas
...mientras yo soy capricho de la vida.


Un placer estar aqui contigo Aghata..... lo disfrute.  Dejo abrazos en un cofre de pandora lleno de emociones crecientes para tu alma.
nora1969 No Ra 13/03/2011 a las 03:39
-Tú! El nuevo! Qué quieres de la pequeña cantante? 
Su voz grave evoca el eco de una profunda tumba.
-Bueno, verás... Un día la vi cantar y tropezarse. Me gustaría regalarle unas gafas.
Mi voz es débil y tremula. Parezco un anciano de ciento treinta años.  
-Nadie puede hosar hablar de la señora Acacia en mi presencia, ni de ella, ni de sus gafas! Nadie!, me oyes?, y mucho menos un enano como tú! No menciones jamás su nombre! Me has entendido, enano? 
No le respondo. Se halza un murmullo: <<Joe…>>. Cada segundo se hace más pesado. De repente, me acerca la oreja y me pregunta:
-¿Cómo haces ese estraño ruido de tic-tac?
Tampoco le respondo.
Se acerca despacio, curvando su largo armazón hasta apollar la oreja sobre mi corazón. Mi reloj palpita. Me parece que el tiempo se detiene. (…)

???
Ahí está,me justifico diciéndo que el computador no tiene el primer signo de interrogación sólo éste !, porque está en inglés.
Saludos
Mariau Illescas 
Es un libro precioso se lo recomiendo a cualquier lector que seoa apreciar un buen libro de amor(ya se que el texto tiene faltas)
María Vizcaino María Vizcaino 18/10/2012 a las 19:51

Deja tu comentario Corrige todos los errores ortográficos que aparecen en este texto

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.