Avisar de contenido inadecuado

Comentario de Textos de selectivo. Fotogramas en tiempos de crisis

{
}

 

Comentario de Texto Selectividad

 

Realiza el un resumen del siguiente texto periodístico.

Haz un esquema de la estructura textual.

Comenta las características del lenguaje periodístico. Fíjate en las expresiones y palabras subrayadas y comenta su significado en el contexto de enunciación.

Busca información sobre la Gran Depresión y escribe un pequeño informe expositivo que explique las características más relevantes de ese periodo.

Elige uno de los autores citados y realiza un esquema de su filmografía explicando sus éxitos o fracasos más significativos.

Finalmente realiza un trabajo de hemeroteca: Busca noticias periodísticas y artículos de opinión que hagan referencia a la crisis económica actual.

Fotogramas en tiempos de crisis

El cine no podía seguir mirando hacia otro lado: la situación financiera actual ya protagoniza películas.  Pero globalización, capitalismo y especulación vienen siendo denunciados desde hace años.

 

Ambición. Pasión. Y la destrucción diaria de 14 mil empleos en EE UU. Sobre estos pilares y su verborragia habitual construirá Michael Moore su próxima película, Capitalism: A love story, donde el que fuera azote de George W. Bush ironizará sobre la actual crisis económica.

Capitalism se estrenará en EE UU el 2 de octubre, un año después de aprobarse el rescate multimillonario de Wall Street. Moore acaparará titulares, pero no habrá descubierto nada: el cine lleva años anunciado y denunciando los desajustes del sistema.

 

La caza del tiburón

 

Era 1987 y transcurría la segunda legislatura de Reegan. El crecimiento económico de EE UU creó a los yuppies, jóvenes profesionales urbanos enriquecidos por operaciones bursátiles tan oscuras como lucrativas. Alabados y envidiados primero, pronto empezaron a recibir críticas. El novelista Tom Wolfe denunciaba sus excesos en La hoguera de las vanidades. Y Oliver Stone los despellejaba en Wall Street, que mostraba cómo un triunfador esconde a un villano.

Animado por la situación actual, Stone prepara una segunda parte, titula El dinero nunca duerme, donde Michael Douglas vuelve a meterse en el pellejo de Gordond Gekko. No será la única crónica de la depresión que llegue en 2010, cuando también serán estrenadas The Company Men ( Ben Affleck encarna a un rico ejecutivo súbitamente arruinado); Minimun Wage ( acerca de un empresario condenado a trabajar un año en condiciones precarias por sus prácticas corruptas) o el documental Madoff: Made Off with America, sobre la madre de todos los fraudes. Proyectada en la última Berlinale, también se espera en España La doctrina del shock, documental de Michael  Winterbottom que adapta el homónimo libro de Naomi Klein que culpa al neocapitalismo del hambre, las guerras y las desgracias naturales que consumen al planeta.

Más serio  que Michael Moore, aunque menos conocido, Robert Greenwald lleva años avisando de lo que ha sucedido: en 2005, su WalMart: The High Cost of Low Price diagnosticaba los síntomas de la enferma economía estadounidense.  Dos años antes llegaba, desde Canadá, La corporación, sobre el origen, evolución y pecados de las grandes empresas.

Y en Europa destaca la obra del austriaco Michael Glawogger: si en Megacities (1998) denunciaba las desigualdades sociales de las grandes urbes, en Workingman´s Death (2005) mostró de forma épica las críticas condiciones laborales de algunos trabajadores en el siglo XXI.  Otros europeos, los de la productora ATMO, combaten el capitalismo con irregulares resultados, como ejemplifica la algo pueril Surplus, consumidores aterrorizados (2003).

 

¿Otro mundo es posible?

Pero es la antiglobalización el movimiento que más ha alimentado al cine la última década. Los disturbios callejeros que, en 1999,  hicieron fracasar la Ronda del Milenio, inspiraron La batalla de Seattle (2008). Mondovino (2004) ironizaba sobre cómo la globalización puede ser sinónimo de monopolio, estandarización y la destrucción de toda una forma de vida.

El camino que recorren los alimentos hasta llegar a nuestras mesas era el punto sobre el que giraba Nosotros alimentamos el mundo (2005), mientras que Nuestro pan de cada día se detenía en la industria alimenticia europea. Pero el grito más terrible venia de La pesadilla de Darwin, donde la introducción de una especie animal en el lago Victoria servía de excusa para denunciar la venta de armas a África, la miseria de Tanzania y la hipocresía del llamado Primer Mundo.

¿Y qué tal algo más relajado para terminar? Sin levantar la voz, el chino Jia Zhang- ke es uno de los mejores testigos de la ansiedad y la zozobra de sus compatriotas, atrapados en una sociedad entregada a un radical proceso de cambio. De su filmografía, destacar aquí dos obras. Naturaleza muerta ( 2006)

y The World ( 2004).

 

Unas lecciones de historia

 

Si es verdad que esta crisis tiene mucho que ver con la acaecida en 1929, nos queda el consuelo de que quizá dejó un reguero de grandes películas. Íntimamente relacionadas con la Gran Depresión que siguió al Jueves Negro, obras maestras como Qué bello es vivir o

Las uvas de la ira permanecen en la retina de todo buen aficionado al cine. Pero también en Con faldas y a lo loco, Luna nueva, Esplendor en la hierba, Los viajes de Suvillan o Danzad, danzad, malditos aparecían personajes afectados por un desastre que, hasta hace poco, parecía irrepetible.

 

20 minutos, 17 de Julio de 2009

 

 

OMC: LA RONDA DEL MILENIO

 

Estados Unidos y Europa tienen 20 y 21%, respectivamente, del PBI mundial. Junto con Japón se disputan el resto del mercado. En un año marcado por conflictos comerciales entre los dos grandes polos imperialistas, las contradicciones entre el proteccionismo y las guerras expansionistas amenazan con retrotraer a la humanidad, en este fin del milenio, a un estadio de barbarie.

A casi dos siglos de haber sido publicadas las ideas de Adam Smith sobre la libertad de vender y comprar, podemos preguntar, sin lugar a equivocarnos, cuando nos hablan de

...EL LIBRE COMERCIO

¿EL LIBRE QUé?

 

Lucha interimperialista: varias serpientes, un solo veneno

 

Durante el transcurso del año, Estados Unidos ha obligado a Europa -a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC)- a importar carnes con hormonas, y bananas. En la venta de este último producto se encuentra la ex United Fruit, compañía gestora de innumerables golpes de estado en América Central.

Hace poco, Europa le devolvió la gentileza a Estados Unidos, retirando los productos de Coca-Cola de los supermercados por una supuesta contaminación de sus latitas.

Ahora, intenta poner barreras a los productos genéticamente modificados negándose a comprarlos.

Desde su nacimiento en marzo de 1994, la OMC se fue convirtiendo en una herramienta, cada vez más fuerte, de dominación imperialista. Aunque argumente que su razón de ser es liberar el comercio mundial, la realidad es que impone y deshace barreras a su antojo. La ronda Uruguay del GATT (Acuerdo General sobre Tarifas Aduaneras y Comercio, 1986-1993) "intentó" avanzar en la perspectiva de liberar el comercio y no logró absolutamente nada.

En el terreno jurídico, la OMC es mucho más rígida que su antecesor, el GATT . A través de su Organo de Reglamento de los Diferenciados (ORD) tiene el poder de sancionar, a puertas cerradas, según la relación de fuerzas entre el demandante y el demandado.

La OMC es un verdadero tribunal internacional dedicado a lo que se ha dado en llamar el "juego de las represalias cruzadas". De sus 134 estados miembros (30 observadores) se puede decir que, en el contexto actual, 131 se encuentran "dibujados" o subordinados a intereses "ajenos".

La disputa, en la última ronda de Seattle, abarca tres áreas principales: agricultura, servicios y propiedad intelectual.

Estados Unidos, de la mano de sus principales compañías de informática, busca levantar las barreras arancelarias al comercio electrónico. En el mercado de la salud, busca el patentamiento definitivo de sus productos biotecnológicos y farmacológicos. Estas dos áreas son fuentes de poderosísimas ganancias.

Europa, por su lado, busca estirar como un chicle el temario de discusión, con el fin de evitar que se haga centro en los subsidios agrícolas. En este tema encuentra como aliados conyunturales a Japón y Corea del Sur. Bajo el criterio de "multifuncionalidad" argumenta que los subsidios al campo son la base para desarrollar la cultura, los "paisajes distintos" y el mantenimiento del medio ambiente. Interesante excusa para defender fuertes intereses económicos, al mismo tiempo que contaminan regiones enteras del planeta.

Por su lado, Estados Unidos no tiene ningún reparo en reclamarle a Europa el levantamiento de los subsidios agrícolas, al mismo tiempo que subsidia a sus farmers (granjeros norteamericanos) con US$ 74.000 millones por año. Esta es una de sus principales tácticas para debilitar a su mayor competidor mundial, apoyándose en los reclamos de América latina.

Otro tema áspero en esta Ronda es el reclamo que buena parte del mundo le hace a Estados Unidos, para que revise sus leyes antidumping (venta de un producto a igual o menor precio en el país de origen que en el exterior). Estas leyes dificultan la competencia de productos extranjeros en el mercado norteamericano. La industria del acero se opone terminantemente a reverlas. También lo hace su principal central sindical, la AFL-CIO.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea (UE) buscan alivianar el impacto de la globalización en una tensión de la lucha de clases, puertas adentro. Por eso buscan regular las leyes laborales intentando mantener sus históricas aristocracias obreras, a costa de que continúen los bajos costos laborales en los países semicoloniales. El nivel de vida de un trabajador que vive en los países centrales equivale al de 10 o más trabajadores juntos de los países periféricos.

¿Y los países del sur?:

¡Bien, gracias!

 

 

Hace un tiempo le decían a Clinton, en el congreso norteamericano, ¡no! al "fast-track" (negociación rápida). Recientemente, el parlamento europeo votó no modificar la política agrícola hasta el 2006. Las promesas realizadas por los europeos en el último día de la ronda, no son más que los espejitos de colores que vienen mostrando desde la creación del GATT, casi 50 años atrás.

El grupo CAIRNS (Argentina, Canadá, Australia y otras 15 naciones) sólo pudo contentarse con pegar algunos gritos contra la "multifuncionalidad".

La demagogia de Estados Unidos no tiene límites. Dan Glickman (secretario de Agricultura de EE.UU.), en la última reunión del CAIRNS realizada en Buenos Aires un mes atrás, sostuvo el apoyo del estado norteamericano a los países agro-exportadores. La fórmula fue clara: que se abran las puertas del comercio mundial, menos las de la casa del Tío Sam.

El contexto económico mundial en que se da este fracaso rotundo para los capitales de los países semicoloniales es tremendamente dificultoso. Asia, recién está repuntando muy lentamente de la crisis del '97, y tiene una fragilidad muy grande que depende de los movimientos del yuan (la moneda china) y del yen japonés, sobrevaluado con respecto al dólar.

América latina afronta una deuda externa de US$ 736.000 millones, un déficit en la cuenta corriente de 4%, la balanza comercial y de pagos, totalmente en rojo. Algunos países, como la Argentina, basan el 60% de sus exportaciones en productos agrícolas.

Los subsidios no se retiran, las barreras arancelarias no se levantan y los productos genéticamente modificados no se compran más. Por otro lado, Estados Unidos no abre su mercado textil y de vestimentas.

El fracaso de la reunión de la OMC para los países agro-exportadores significa una pérdida de US$ 100.000 millones al año, que harán recaer sobre las espaldas de los trabajadores y los sectores populares.

Las calles de Seattle:

una resistencia policlasista

 

 

Los preparativos comenzaron dos días antes barriendo de las calles de Seattle a todos sus mendigos, que darían sobradas muestras de "los beneficios del libre comercio". El primer día que se reunió la cumbre se movilizaron alrededor de 70.000 personas. Más de 1.000 grupos de todas partes. En las pancartas se podían leer consignas como "La OMC mata gente, matemos a la OMC", o "Free Trade = Dead Sea Turtles" (Libre Comercio = Muerte de las Tortugas de Mar). Desde grupos anarquistas, pro-cubanos, activistas antimilitaristas de los '60, grupos proteccionistas, ecologistas, hasta organismos ligados a la iglesia católica (como Jubileo 2000).

La AFL-CIO movilizó unos 30.000 trabajadores bajo consignas como prohibición del trabajo infantil, derecho de afiliación, y otras. Su política consistió en armar la movilización para presionar a la Ronda en la perspectiva de conseguir una banca en la negociación. Al mismo tiempo, cuidó por todos los flancos que la movilización no se le desbordara. Para esto se apoyó en los sectores proteccionistas, en defensa del "pleno empleo" y en contra de la baja de los salarios en los países del tercer mundo, para que las empresas no se trasladen allí por menores costos.

Por su parte, la política del Vaticano, fue tratar de lograr un banco en la mesa de discusión de la Ronda, con el fin de "institucionalizar" la marcha.

El primer día se logró impedir el funcionamiento de la cumbre en el tiempo prefijado. Luego se desató una feroz represión por parte del aparato estatal armado de Seattle. Esa misma noche se declaró el estado de sitio en la ciudad, y al otro día fueron encarcelados 100 activistas.

Esto es lo que tiene para ofrecer a las masas el "libre comercio".

Proteccionismo vs. Liberalismo: una alternativa suicida

 

Pese a los cantos de sirena de los neoliberales, desde la crisis asiática del '97 se vienen oyendo diversas voces que alientan la posibilidad de una vuelta al proteccionismo. La realidad de esta última ronda de la OMC demostró que la libertad para vender y comprar es una verdadera estafa realizada por los países imperialistas hacia las naciones semicoloniales.

No hay apertura para los capitales menores. En el fondo, lo determinante es que la caída de la tasa de ganancia en los países centrales produce una transferencia de plusvalía desde los países periféricos. Pero este proceso es imposible que se dé a la inversa. En esto consiste el crecimiento desigual y combinado del capitalismo. El concepto de "país en desarrollo" es un verdadero cuento ideológico en el sistema capitalista-imperialista.

El proteccionismo regulacionista de los países centrales sólo preanuncia una feroz guerra comercial que bajo la dominación de la burguesía encontrará su salida en la continuación de la política por otros medios: la guerra.

Sólo mediante una revolución social, que ponga en marcha una planificación consciente entre los verdaderos productores de la naturaleza transformada, es decir los trabajadores, se podrá poner fin a la anarquía reinante en el mercado mundial y conducir a toda la humanidad a un camino de progreso sostenido. Tirando al tacho de la historia tanto al liberalismo depredador como a esa vieja enfermedad llamada proteccionismo.

 www.geocities.com/capitolhill/senate/.../omc.html -

{
}
{
}

Deja tu comentario Comentario de Textos de selectivo. Fotogramas en tiempos de crisis

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.