Avisar de contenido inadecuado

Comentario de textos. Selectividad. Mi turno. Soledad Puertolas

{
}

Mi turno  Soledad Puértolas.

 

Así comentó el avance y la magia que supuso el descubrimiento de la electricidad un coetáneo: poder enroscar una bombilla y romper la noche.

¡Romper la noche¡ Una pequeña, humilde y frágil bombilla puede hacer eso: romper la noche. Quien hablaba así, lo supiera o no, era un poeta y, desde que leía la frase en un reportaje miro las bombillas como recipientes poéticos, como portadoras de una magia que la humanidad ha sabido descubrir.

¿Quién pone en duda la grandeza de un atardecer violeta sobre el mar? Nos dejamos llevar por la fuerza de las luces naturales, por la belleza de toda la gama de colores con que el sol, al ir descendiendo, impregna las nubes, el cielo, la tierra, la superficie ondulada del agua. La naturaleza nos hace esos regalos y presentimos una mano oculta, divina, en el origen del mundo. Sabemos que no somos sólo barro y que, si es que, como escribió Quevedo, somos polvo, seremos polvo, enamorado. La poesía nos eleva, nos eternos. Si hemos sido testigos de esta belleza, podemos aspirar a más; si se nos ha otorgado este don, la vida debe de ser más de lo que parece cuando recordamos la muerte, cuando padecemos dolor y limitaciones.

A fin de cuentas, nosotros no hemos inventado este atardecer, no somos los artífices de este espectáculo que día a día, se nos ofrece sin que lo pidamos. ¿Hay un creador, un responsable último de toda vida, de toda materia? La pregunta brota de forma natural, la respuesta no es tan clara. Hay quien cree en ese creador con firmeza, hay quien decide creer en él porque se siente mejor, hay quien vive en la duda y quien vive en la negociación. Pero la pregunta está ahí, en el fondo todos tenemos corazones. Es casi inevitable que el ser humano se la formule y, ante el dolor y la belleza, se hace más intensa. Si hay un creador detrás de todo esto, ¿ por qué permite el dolor? , ¿ es él quien, a modo de compensación, trata de consolarnos con estos regalos?

Pero la bombilla...La bombilla es nuestra. Encerrado en una cápsula de finísimo cristal, el delgado hilo metálico, al ser enroscada la bombilla o al presionar el interruptor, es recorrido por una potente descarga eléctrica y se convierte en un foco de luz. Un milagro. ¿Cómo ha podido el ser humano descubrirlo? Horas y horas de investigación, de tenacidad. Aunque, según pienso, debemos de ser muchos los que nos consideramos absolutamente incapacitados, para esa clase de estudios, han sido personas, seres humanos como nosotros, quienes, volcados con entusiasmo en su trabajo, han ideado la forma de conseguir luz cuando el sol se va.

Podemos romper la noche. No sólo somos ingeniosos e inteligentes, no sólo somos tenaces, voluntariosos. Somos poetas. Nos hemos apoderado de parte de la magia de un bello atardecer. Enunciamos las cosas con ese rapto de inspiración. Creemos en la inspiración. Nos apoyamos en las palabras, dejamos nuestra huella en ellas. Somos poetas. Deberíamos tenerlo presente en los momentos de desánimo, cuando el presente nos abruma con sus injusticias, cuando la impotencia arraiga en nuestro espíritu y vemos que no somos nada, una mínima partícula, inquieta y disconforme, que gira con el girar del planeta.

Hemos inventado la luz, nuestra luz. Podemos romper la noche ¿Es la huella divina? Quizá se nos hayan otorgado más dones de los que a primera vista parece que tenemos. Y, si hay un don capaz de darnos consuelo, ése es el don de la poesía. Aspirar a tener esa capacidad, la de romper la noche, nos hace grandiosos, heroicos, seres a la búsqueda de lo imposible, de lo sagrado. Seres a la búsqueda de la luz. Y a veces sucede, a veces encontramos la luz.

Actividades.

1. Elabora un resumen del texto anterior. Antes de realizarlo debes subrayar el texto adecuadamente y extraer las ideas más importantes. Recuerda que el resumen no supone en ningún caso parafrasear lo que dice la autora, sino sintetizar su contenido con tus propias palabras.

2. Elabora un esquema estructurado de las ideas del texto indicando cuáles son las ideas principales y cuáles son secundarias o subsidiarias.

3. ¿Qué tipo de argumentos utiliza la autora para defender su punto de vista?

Haz una selección de los más importantes y explica su finalidad textual.

4. ¿Cuál crees que es la tesis que defiende Soledad Puertolas? Explícala con tus propias palabras.

5. Busca los elementos de modalización textual más significativos y justifica su uso dentro del contexto de enunciación.

6. Selecciona 4 conectores textuales y explica su uso en el contexto.

7.  ¿Para qué sirve la poesía? Busca artículos en páginas webs, blogs y otros manuales -como diccionarios- que hacen referencia o proponen diversos puntos de vista sobre este tema y después elabora un pequeño informe personal en el que incluyas la bibliografía que has empleado en tu búsqueda selectiva de información. Añade tus propias conclusiones.

{
}
{
}

Deja tu comentario Comentario de textos. Selectividad. Mi turno. Soledad Puertolas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.