Avisar de contenido inadecuado

Comentario de Textos. Selectividad. Un juguete roto. Texto y anotaciones.

{
}

 Prueba de selectividad País Vasco. 2004

Un juguete roto

Me conmovió la muerte del ciclista Marco Pantani, tan clandestina y discreta, tan apartada del estrépito que había alborotado sus días de gloria y su posterior caída en los abismos de la infamia. Los forenses que le realizaron la autopsia han descartado la hipótesis del suicidio: las investigaciones policiales han confirmado que, en las vísperas de su fallecimiento, Pantani ni siquiera había salido del hotel en el que se hospedaba para aprovisionarse de ansiolíticos y antidepresivos. Según todos los indicios, Pantani no se había refugiado en aquel hotel para quitarse la vida, sino más bien para dejarse morir lánguidamente, abandonado de todos, absorto en su propia soledad. Los recepcionistas y botones del hotel lo habían visto vagar por el vestíbulo, con ese aire de ausencia y abstracto desasosiego que poseen quienes aguardan una cita sin hora ni fecha concretas, quienes esperan a Godot sin saber siquiera si Godot existe.

El cadáver de Pantani, menudo y ceñudo fue hallado sobre la cama; una sábana que le servía de mortaja velaba su desnudez. No había síntomas paroxísticos de su semblante, al parecer, Pantani aceptó su extinción sin resistencias ni aspavientos, con cierta placidez incluso, como seguramente habría aceptado cientos de veces el mensaje de sus preparadores físicos tras una jornada extenuante por las carreteras de los Andes o los Apeninos. La muerte como liberación o descanso, la muerte como bálsamo que restituye la paz.

Eligió un hotel para morir. Quizá esta circunstancia sea la que más me ha sobrecogido. Me horroriza la posibilidad de morir en un hotel, en ese anonimato aséptico que propicia el mobiliario siempre idéntico, la luz halógena que convierte el cuarto de baño en un improvisado quirófano, las toallas y las sábanas impolutas en las que resulta imposible olfatear un atisbo de vida. No se trata meramente de miedo a la soledad, sino de un sentimiento más inabarcable, una especie de angustia metafísica que brota al sentirme, de repente, como un objeto repetido más, como un ser despojado de identidad.

¿Qué secreta desesperación puede conducir a un hombre a elegir un hotel como escenario de su agonía? Seguramente la conciencia de haberse convertido en un juguete roto al que fabricantes sin escrúpulos han arrojado a la trituradora de los residuos.

                                                                    Juan Manuel de Prada

  1. Identifica el tema del texto
  2. Resume  el texto con tus propias palabras
  3. Enumera las ideas esenciales y secundarias Ten para ello en cuenta  las seis interrogantes típicos de la noticia: qué, quién, cómo, cuándo, por qué y dónde.
  4.  ¿Qué dos tipologías textuales se entremezclan en el texto si tenemos en cuenta que parte de una noticia?
  5. ¿Cuáles son las funciones del lenguaje predominantes? Justifícalo con un par de ejemplos..¿Está presente el autor en el texto, lo que sería una marca de deixis personal? Y si lo está busca los ejemplos que lo justifiquen. (1 punto)
  1. Subraya y comenta los sustantivos, adjetivos o adverbios que tengan un valor modalizador  en el texto. Pon un par de ejemplos en cada caso
  1. El autor utiliza un registro estándar. Pese a ello es evidente su interés por elegir un vocabulario adecuado y su preocupación estética, típicos de quienes aúnan una doble faceta de periodista y escritor. Justifica esta afirmación con ejemplos del texto.

Se penalizará las faltas de ortografía y la mala presentación del examen. Se bonificará con hasta un punto la buena presentación, la redacción adecuada, la inexistencia de faltas de ortografía.

 

 Vocabulario del texto.

Clandestino: Secreto, oculto, hecho ilícitamente.

Estrépito: ruido considerable, estruendo, ostentación en

la realización de algo.

Fallido: frustrado, sin efecto, sin crédito.

Abstraerse de algo: enajenarse, turbarse.

Aspavientos: demostración excesiva o afectada de temor, admiración o sentimientos.

Aséptico: libre de gérmenes.

  Solución del texto del Examen.

 

Anotaciones al comentario

Juan Manuel Prada reflexiona en este artículo sobre las causas que pudieron conducir al ídolo de masas, Marco Pantano. Analiza las investigaciones de la policía que ha descartado el suicidio y la toma de barbitúricos y siente que el ídolo aceptó la llegada de la muerte como una liberación que le devolvía la paz. El hecho de que eligiera un hotel para morir no le extraña, en ese espacio anónimo el ciclista se abandonó, quizá después de ser consciente de que había sido un juguete roto, vapuleado por los medios, esos fabricantes sin escrúpulos.

El autor analiza las causas de la muerte en el escenario en el que se produce. En primer lugar se siente conmocionado por la noticia; a continuación, selecciona las hipótesis que se han barajado sobre su muerte  después de la autopsia.  Su conclusión es descorazonadora: el propio ciclista aceptó voluntaria su final.

Finalmente el autor reflexiona sobre el escenario elegido. El descrédito con el que se vio obligado a vivir, el vapuleo sin escrúpulos al que fue sometido parece ser que le condujo a la búsqueda del anonimato y eligió ese hotel para abrazar sin apasionamiento el final; puesto que nada tenía sentido ya.

Es evidente que el texto es un artículo de opinión condicionado por la noticia que le ha servido como base de información. De ahí que aparezcan claramente los interrogantes típicos de este género: el qué que condiciona el artículo ( la muerte de Pantano), el quién ( el ciclista famoso), el cómo  ( la forma discreta que eligió para dejarse morir), el cuando ( el paso de los días), por qué ( las hipótesis) y dónde ( la habitación del hotel). De todos interrogantes, como buen articulista, Juan Manuel Prada selecciona aquellos que le sirven para proponer ese análisis subjetivo: el hecho de que la muerta aparezca como una liberación después del sufrimiento y el vapuleo; y el escenario, esa habitación del hotel, que lo aleja de todo, porque deseaba morir, sólo, sin tener que dar explicaciones, fuera del estrépito del mundo.

Por lo tanto, las funciones del lenguaje que aparecen en el texto son muy claras. En primer lugar, evidentemente, la función representativa, puesto que se parte de una noticia que ha saltado a los medios y se condensa la información sobre ella.

En segunda lugar, la expresiva, ya que percibimos la conmoción que le ha provocado esa muerte. El impacto del lugar elegido para morir y el hecho de que supuestamente se dejase morir, le ha emocionado.

También son evidentes las funciones apelativa y poética. La primera se nos muestra en ese cuidado interés por captar la atención del lector para que sienta su mismo descorazonamiento; la segunda, se hace evidente en el cuidado lenguaje, en la búsqueda del lenguaje poético que enriquece sus aseveraciones y emociona al lector.

El artículo de opinión se constituye por lo tanto en un juego de estrategias lingüísticas. En el aparece la narración de lo sucedido ( la noticia); la exposición de causas y versiones de los hechos y también la interpretación subjetiva del propio autor, que particulariza con su mirada crítica y emotiva.  

La diferencia entre artículo de opinión o columna no es taxativa, por lo tanto nunca debemos hacer aseveraciones de esta índole si no estamos convencidos, aunque sí podemos hacer una propuesta, siempre que justifiquemos nuestro punto de vista.  Lo que es evidente es que se trata de un artículo de interés público, puesto que el ciclista era un ídolo mediático; aunque posteriormente fuera vapuleado por la prensa por ese consumo ilegal de drogas.  Por otra parte no se trata de una actualidad inmediata, sino de una interpretación posterior. Se supone pues, que el lector conoce la noticia de antemano.

Los procedimientos de modalización textual que marcan la subjetividad del texto son evidentes. En primer lugar, el uso del pronombre personal de primera persona muestra la implicación del autor, emocionado por lo sucedido. No obstante, es en la segunda parte donde la subjetividad aparece de un modo más claro puesto que el propio autor se identifica con él, nos relata a cámara lenta el sufrimiento y la angustia que debió sentir como si fueran propios, nos habla de la angustia que debió sentir en la soledad de la habitación, del sentimiento de pérdida de identidad, etc.

 

La selección léxica apoya la modalización:

Prada elige a conciencia los adjetivos y partitivos, e incluye ese sentido ponderativo, hiperbólico ( tan clandestina y discreta, tan apartada del estrépito). El predominio de los complementos adnominales crean ese ritmo lento, que se apoya además por el uso de las proposiciones subordinadas adjetivas ( del estrépito que había alborotado sus días de gloria, los forenses que le realizaron la autopsia...).

En el texto hallamos, como parece lógico, campos semánticos precisos:

Palabras adscritas al deporte: ciclista, preparadores físicos, jornada extenuante); identificados con el éxito o fracaso (estrépito, caída, abandono, soledad); relacionadas con las drogas (ansiolíticos, antidepresivos).

Lógicamente aparecen relacionadas con la muerte: fallecimiento, extinción, suicidio, quitarse la vida, dejarse morir, cadáver).

Y también las relacionadas con el espacio donde suceden los hechos, en este caso, el hotel: cama, sábana, cuarto de baño, mobiliario idéntico).

La voluntad de estilo es clara. Aunque el artículo puede ser comprendido por un lector medio, aparecen referencias cultas y recursos retóricos precisos:

Un ejemplo de ello es la alusión metafórica a la obra Esperando a Godot de Beckett. Prada compara a Pantano con un nuevo Vladimir o Estragón, que espera en un entorno de desasosiego y soledad la muerte, la hacedora de la paz, la que le otorga el fin del sufrimiento.

A su vez aparece la muerte personificada, recurso bastante común, la muerte es "clandestina e indiscreta" y llega como una amiga que se apiada de él. Personifica, a su vez, la sábana que le sirve de mortaja y vela su desnudez.

Reconocemos también comparaciones o símiles: con cierta placidez, incluso como seguramente habría aceptado cientos de veces los mensajes de sus preparadores físicos...

La mezcla de sensaciones está presente en ese olfateo de un atisbo de vida.

Finalmente hallamos metáforas: esa comparación con un juguete roto, que da título al artículo o la comparación de sus representes y patrocinadores con fabricantes sin escrúpulos, que nos deja intuir de qué calaña están forjados muchos de esos buscavidas.

{
}
{
}

Comentarios Comentario de Textos. Selectividad. Un juguete roto. Texto y anotaciones.

joder este fue mi comentario de texto en mi examen de selectividad

forrajee forrajee 18/02/2010 a las 22:24

Deja tu comentario Comentario de Textos. Selectividad. Un juguete roto. Texto y anotaciones.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.