Avisar de contenido inadecuado

Comentario de textos. Selectividad. Fernando Savater

{
}

Cuando se me pregunta qué es un intelectual sólo se me ocurre una respuesta: considero intelectual a todo aquel que trata a los demás como si fueran intelectuales o para que lleguen a serlo. Es decir, quien se dirige a la capacidad de razonamiento abstracto que hay en los otros y la reclama frente a las urgencias sociales o políticas del momento. Será así intelectual el que no pretende hipnotizar a su público, ni intimidarlo, ni reconvenirle o exaltarle, ni meramente entretenerle, ni chocarle o desconcertarle, sino que aspira a hacerle pensar. Los que se comportan de este modo son intelectuales, aunque su profesión habitual sea la de payaso de circo, albañil o bombero. Y quienes sólo magnetizan o deslumbran no merecen ese nombre, por muchos títulos académicos que posean.

                Una expresión española me parece convenir bien a este empeño intelectual, este empeño de quienes pueden ser considerados intelectuales: "dar que pensar". Se dice que algo "da que pensar" cuando nos despierta sospecha o inquietud, cuando se convierte en un motivo de atención interesada que acaba con la rutina de lo aceptado sin examen. Pues bien, yo creo que hoy el intelectual debe precisamente señalar todo aquello que da que pensar en nuestro entorno. Tendría que ser capaz de suscitar preocupaciones racionales, zozobras que provienen de desajustes entre ideas y no del mal funcionamiento de aparatos e instituciones. Sobre todo, debe defender la capacidad de abstracción que permite comprender y comparar las ideas entre sí (...).

                El intelectual da que pensar sin pretender pensar por los demás ni pensar sin los demás. Su labor está marcada por la paradoja suicida que conoce muy bien cualquier educador: su éxito no estriba en hacerse insustituible, sino por el contrario en lograr que aquellos a quienes se dirige puedan antes o después prescindir de él y continuar razonando sin su tutela. Es la levadura de un pan que nadie puede amasar solo ni comer sin compañía.

 Fernando Savater

Elabora un resumen del  texto anterior. Debes recordar que el resumen lo tienes que redactar con tus propias palabras y que no puede ser ni muy largo ni excesivamente corto.

Identifica las ideas esenciales y secundarias que aparecen en el texto y justificalo.

Elabora una valoración personal del texto anterior. En este caso te vamos a pedir que investigues sobre el sentido de la palabra "intelectual". Busca esta definición en diversos diccionarios y después escribe tu propia definición.

Investiga en Internet sobre amplitud del término, las cualidades que debe tener el buen intelectual y cita ejemplos de intelectuales.

Una vez realizada la investigación, serás tú mismo el que escribas tu propio artículo de opinión.  No es difícil pero debes respetar las características de este tipo de artículo y sobre todo debes utilizar un lenguaje correcto y rico de matices. Antes de poner a escribir debes pensar cuál es tu punto de vista, desde que óptica vas a abordar el tema, con qué argumentos, etc.  Una vez tengas las ideas claras, y no antes, podrás desarrollar el texto con elocuencia.

{
}
{
}

Deja tu comentario Comentario de textos. Selectividad. Fernando Savater

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.