Avisar de contenido inadecuado

Comentario de Texto: Manuel Vicent

{
}

Comentario de Texto

En las ruinas del templo de Hera, en Olimpia, una vez más los rayos del sol, a través de un espejo cóncavo, han encendido la antorcha olímpica y una cadena de atletas la está llevando alrededor del mundo desde Grecia hasta Pekín. En cada país por donde ha pasado hasta ahora ha iluminado a toda clase de miserias, pero también el poso de idealismo que aún queda en la humanidad. Esa llama tan pura deberá atravesar toda la basura del planeta antes de que arda finalmente en lo alto del pebetero. Este rito se estableció por primera vez en 1936 en los juegos olímpicos de Berlín, que fueron famosos porque Hitler abandonó la tribuna ante el triunfo del atleta negro Jesse Owens y se negó a entregarle las cuatro medallas de oro. Humeaba aún el sebo de esa antorcha olímpica, después de ser apagada, cuando cayeron sobre Europa, cincuenta millones de cadáveres. En China son ejecutadas más de tres mil personas al año con un tiro en la nuca y las familias deben resarcir al Estado el valor de las balas, pero en Pekín, durante los juegos, se van erradicar por decreto la contaminación para que entre aire puro en los pulmones de los atletas. Por su parte los monjes del Tíbet ya han probado la antorcha olímpica en forma de estaca. En la antigua Grecia, los reyes de las ciudades y colonias, siempre en guerra entre ellos, establecían una paz obligada cada cuatro años y mandaban naves a Olimpia cargadas de poetas, artistas y atletas, a competir en la palestra. Allí les esperaba la multitud trufada de ladrones, tahúres, prostitutas y vendedores ambulantes presidida por Zeus, al cual los sacerdotes sacrificaban una hecatombe de bueyes rubios. Las cenizas serán depositadas en crateras de oro en las corrientes de río Alfeo  y los atletas vencedores, coronados con hojas de acebuche, las despedían con cánticos y versos. A continuación los griegos volvían a degollarse entre ellos. Entonces no había llama olímpica. El sol era la única antorcha. Los estetas anglosajones que reiniciaron los juegos a final del siglo XIX, tomaron directamente del sol de Olimpia la famosa llama cuya antorcha ilumina cada cuatro años desde lo alto del pebetero los ideales de belleza, sueños de paz, músculos y marcas antes de convertirse de nuevo en una estaca.

Manuel Vicent ( El País)

Lea detenidamente el texto anterior y responda:

-Resume del texto

-Tema e idea esencial

-Opinión personal razonada

{
}
{
}

Comentarios Comentario de Texto: Manuel Vicent

:-) Buenos días Aghata!!
lerna lerna 11/03/2010 a las 12:48
buenos dias aghata la antorcha el signo de la uníón entre las razas, hitler era un criminal, un racitas que aniquilaba y experimentaba con tantas criaturas,  y asi actuaba tiene que estar en el infierno bueno corazon ya no pude dejar de decir algo sobre ese mostruo, feliz dia besitosss

Hay un dicho que dice " Antes de juzgar a una persona deberías caminar 8 leguas con sus mocasines", pero claro en algunos casos, ni por esas... Vamos que lo que hizo no tiene perdón.
Un beso gigante

Deja tu comentario Comentario de Texto: Manuel Vicent

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.