Avisar de contenido inadecuado

Comentario de Texto. Historia. Comunidad Valenciana Solucción (I)

{
}

Prueba de Selectividad Comunidad Valenciana

Historia

Opción  A

 

Constitución de 1845.

<<Doña Isabel II,

SABED:  Que siendo nuestra voluntad y la de las Cortes del reino […] hemos venido, en unión y de acuerdo con las Cortes actualmente reunidas en decretar y sancionar lo siguiente:

Artículo 11. La religión de la nación española es la católica, apostólica, romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros.

Artículo 12. La potestad de hacer la leyes reside en las Cortes con el rey.[…]

Artículo 13. Las cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los Diputados.

Artículo 14. A los Tribunales y Juzgados pertenece exclusivamente la potestad de aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales […]

 

Constitución de 1869

<<La nación española, y en su nombre las Cortes constituyentes elegidas por sufragio universal, […], decretan y sancionan lo siguiente:

Artículo 21. La nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la religión católica.

Artículo 32. La soberanía reside esencialmente en la nación, de la cual emanan todos los poderes.

Artículo 34. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes.

Artículo 36. Los Tribunales ejercen el poder judicial.

38. Las cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, a saber: Senado y Congreso>>.

 

Preguntas

1. Describe el tipo de fuentes utilizadas (1 punto).

2. Identifica las ideas principales de los textos, situándolo en su contexto histórico y en el núcleo temático correspondiente (2.5)

3. Explica, a grandes rasgos, los conceptos <<soberanía >> y <<división de poderes>> (2 puntos)

4. Describe la constitución del Estado Liberal, incidiendo en la Década Moderada y en el Sexenio Democrático. Utiliza para ello los textos a comentar (2.5) Desarrolla brevemente la historia constitucional española del siglo XIX (2 puntos).

Descripción de las fuentes utilizadas

Ambos textos hacen referencia a artículos de las constituciones más nombradas del liberalismo español. Son documentos públicos y por tanto, fuentes primarias de naturaleza jurídico-política, pues tienen un carácter sancionador y político, pues  sirven para conocer las tendencias del liberalismo español y de la historia de España cuando acontece la revolución liberal.

Como constitución es una ley suprema y como tal nos muestra los principios políticos por los que se rige el Estado; por eso es un documento de vital transcendencia para conocer la situación política del momento: sus principios y valores, su modelo y organización de Estado y cuáles son los derechos y deberes que deben conocer y por los que se rigen los ciudadanos.

El primer documento (Constitución de 1845) nos muestra los principios que rigen el liberalismo moderado y conversador, pues limita las libertades y la participación política de los ciudadanos a una minoría (las clases dominantes), en la época de Isabel II. La segunda (Constitución de 1898), es un modelo más democrático que reconoce la participación popular y los derechos de los ciudadanos, así como los principios del liberalismo avanzado y de la democracia, se adscribe pues a la época del Sexenio Democrático.

Las dos constituciones nos sirven para analizar con profundidad las dos épocas, la del moderantismo y la del Sexenio Democrático.

En el primer documento, observamos que la soberanía es una soberanía compartida, como se muestra en su preámbulo entre la reina y las Cortes; mientras la que la Constitución de 1869 se  basa en la voluntad de la nación, expresada a través del sufragio universal. Se trata pues de una soberanía nacional.

En ambos documentos la forma de gobierno es una monarquía constitucional; sin embargo en la primera se le atribuye al rey  competencias muy amplias –iniciativa legislativa (art. 12) y capacidad para dirigir el ejecutivo (art. 43), lo que implica que la división de poderes está limitada. En el segundo documento, por el contrario, la forma de gobierno es una monarquía democrática, aunque no parlamentaria, pues el rey ejerce el poder ejecutivo personalmente.

El poder legislativo radica en un Parlamento bicameral en ambas constituciones. Pero en la Constitución de 1845, la soberanía compartida atribuye la potestad legislativa conjuntamente al rey  y a las Cortes (art. 13), mientras que en a de 1869 (art. 38) esta potestad está reservada solamente a las Cortes, como representantes del pueblo. Por otra parte, la composición del Parlamento es diferente: en la de 1845, el sufragio es censitario, es decir, sólo pueden ser diputados y tienen derecho a voto los ciudadanos que disponen de rentas altas, mientras en la de 1869, el sufragio es universal, como se declara abiertamente en el preámbulo.

Las dos constituciones apoyan la religión católica y se comprometen a sufragar su culto y el sueldo de sus ministros. La de 1845, establece  en el art. 11 una afirmación de confesionalidad del Estado, que no se halla en la de 1869.

Los procesos de elaboración de las dos Constituciones fueron diferentes: La de 1845, fue la consecuencia de un pronunciamiento militar que desplazó al general espartero del Gobierno en 1843 y dio comienzo a una década de gobiernos moderados y conservadores, la <<Década Moderada>>. Su elaboración la llevo a cabo una comisión del Congreso dominada por los moderados, por iniciativa del gobierno del general Narváez.

La Constitución de 1869 fue el resultado de los debates de un Congreso elegido por sufragio universal, después de la Revolución de 1868 –la Gloriosa-.  De esta discusión, en la que se enfrentaron diversas concepciones políticas, surgió la Constitución. Como se trataba de un Parlamento constituyente, una vez aprobada la Constitución y promulgada, tuvieron lugar nuevas elecciones según los principios que se establecieron en ella.

En la segunda hubo mayor representatividad de la opinión social, ya que fue el resultado de un proceso de participación social, mientras que la primera fue la fórmula elegida por una minoría, que no representaba el sentir de la sociedad.

Existen además otros aspectos que muestran las dicotomías existentes entre ambas, y que no aparecen recogidos en los artículos que estamos comentando:

-En cuanto a las relaciones con la Iglesia y la libertad religiosa, mientras en la primera se afirma la confesionalidad del Estado, la de 1869 establece la libertad religiosa (otros párrafos del art. 21), por primera vez en el siglo XIX.

-El Senado  es una oligarquía vitalicia, designada por el rey en la Constitución de 1845, mientras que en la de 1869, los senadores eran elegidos por compromisarios elegidos a su vez por sufragio universal.

-En cuanto a los derechos y libertadas,  ambas  reconoce la libertad de expresión, garantías jurídicas, pero en la de 1969 se recoge la libertad de asociación por primera vez.

-En cuanto al poder judicial, la segunda incorpora el jurado como forma de participación popular en la administración de la justicia.

 

Explicación de los conceptos

Soberanía. Hace referencia este término al derecho de una persona o una institución para ejercer el poder sobre una sociedad o en un Estado. Sobre este concepto existen dos tendencias: la teocrática, que entiende que el poder legítimo se ejerce en nombre de Dios y la democrática, que entiende que el poder debe ejercerse en representación del pueblo o nación. Sí se reconoce el derecho exclusivo de la nación a elegir sus legisladores se habla entonces de soberanía nacional y que son el principio del liberalismo progresista.  Según esto el gobierno y las leyes deben atenerse a la voluntad nacional expresada a través del sufragio de sus ciudadanos. Los liberales moderados, sin embargo, no reconocen la plena soberanía nacional y defienden una soberanía compartida entre el rey y el Parlamento, elegido este por una parte selecta de los ciudadanos, los que tienen rentas y recursos.

División de poderes.  Principio del modelo político liberal que procede de la tradición parlamentaria inglesa y de pensadores como Locke o Montesquieu.  El segundo es el autor de El espíritu de las leyes, donde expone que una sociedad debe evitar la tiranía a través de tres poderes básicos (legislativo, ejecutivo y judicial). Además es necesaria la existencia de instituciones diferentes y separadas de forma equilibrada, siempre bajo la supremacía de la Ley elaborada por los representantes de la sociedad. La independencia de poderes garantiza el Estado de Derecho. Esta postura diferencia claramente a los liberales progresistas y demócratas de los liberales moderados, partidarios de mantener prerrogativas legislativas y judiciales en la persona del rey, cabeza del poder ejecutivo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Comentario de Texto. Historia. Comunidad Valenciana Solucción (I)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.