Avisar de contenido inadecuado

Comentario de selectividad. Lengua castellana. Solución (II) Comunidad Valenciana

{
}

Análisis de la siguiente oración:

A menudo, escucho a los padres de ahora que lo importante es reforzar la autoestima del niño.

Oración compuesta formada por una oración principal A menudo, escucho a los padres de ahora y dos subordinadas: una sustantiva y una de infinitivo.

 

A menudo, escucho a los padres de ahora:

Sintagma nominal sujeto elíptico: Yo; núcleo, yo.

Sintagma verbal predicado: A menudo escucho a los padres de ahora.

A menudo: sintagma adverbial, complemento circunstancial de tiempo. A menudo es una locución adverbial), cuyo núcleo es a menudo.

Escucho: núcleo del predicado.

A los padres de ahora: sintagma preposicional, complemento indirecto.

A: preposición, enlace.

Los padres de ahora: sintagma nominal.

Los, determinante; padres, núcleo y de ahora,  sintagma preposicional, complemento del nombre; de: preposición, enlace y ahora, sintagma adverbial: núcleo, ahora.

Es una proposición enunciativa, afirmativa, predicativa, activa y transitiva.

Que lo importante es reforzar la autoestima del niño: proposición subordinada sustantiva.

Nexo: que.

Proposición: lo importante es reforzar la autoestima del niño.

Sintagma nominal, sujeto: lo importante; lo, determinante; importante (núcleo, adjetivo sustantivado).

Sintagma verbal (copulativo): es reforzar la autoestima del niño.

Núcleo del predicado: es.

Proposición enunciativa, afirmativa, atributiva.

Reforzar la autoestima del niño: proposición subordinada de infinitivo.

Sintagma nominal sujeto (omitido): nosotros; núcleo, nosotros.

Sintagma verbal predicado: reforzar la autoestima del niño

Núcleo: reforzar

La autoestima del niño: sintagma nominal, complemento directo

La: determinante; autoestima: núcleo; del niño, sintagma preposicional, complemento del nombre; Del (pre+art) (enlace + determinante el), niño, núcleo.

Proposición enunciativa afirmativa, predicativa, activa, transitiva.

Procedimientos de cohesión léxica:

La cohesión léxica liga las conexiones del texto de un modo eficaz. La autora utiliza el léxico de forma inteligente y consigue mediante las presuposiciones e inferencias del lector, el uso de sinónimos o reiteraciones, los campos semánticos, o la dicotomía entre valle de lágrimas- parque de atracciones, una herramienta eficaz para lograr el objetivo: crear opinión, remover la conciencia del lector y hacerle reflexionar.

-Reiteraciones de las palabras claves en torno a las cuales gira el texto: vida, niño, padres, mundo, autoestima.

-Reiteraciones de palabras con la misma raíz o lexema: por ejemplo, el verbo reforzar.

-El uso de sinónimos con los que se hace referencia a los jóvenes: hijos, criaturas, chavales; términos como felicidad, dicha, alegría, adquieren en el contexto un valor sinonímico.

-Mediante la antonimia que además apela al conocimiento del lector, sus presuposiciones e inferencias: valle de lágrimas/ parque de atracciones.

-Campos semánticos y asociativos acotados por el contexto de enunciación: la educación tradicional se asocia con lo religioso (valle de lágrimas, sufrimiento, castigo); la actual se asocia a un parque de atracciones, felicidad, autoestima, alegría.

 

Características del esperpento y su reflejo en Valle Inclán.

El <<esperpento>> es definido por la Real Academia como un ”hecho grotesco o desatinado”, o “una persona o cosa notable por su fealdad, desaliño o mala traza” y, finalmente, desde un punto de vista literario como el “género literario creado por Valle-Inclán, escritor español que se adscribe por tradición a la Generación del 98, aunque su obra sea inclasificable, dada la renovación formal y temática que acomete sobre todo mediante el esperpento, mediante el cual consigue una deformación radical de la realidad, que acentúa sus rasgos grotescos.

El autor define la nueva concepción del esperpento a través de Max Estrella, personaje de Luces de bohemia. Max le explica a Don Latino que la tragedia española no es una tragedia en sí, sino un esperpento: <<Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española solo puede darse con una estética sistemáticamente deformada>>. Para Max Estrella, <<España es una deformación grotesca de la civilización europea>>. Pero, <<la tragedia deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar como matemática de espejo cóncavo las normas clásicas>>.

Se trata pues de una visión demoledora, ruda y muy pesimista de la realidad en la que se ve acotada la sociedad del momento. No es una visión radicalmente nueva, ya que esa visión grotesca ya había aparecido en otros autores de nuestra tradición (Quevedo, El Bosco, Goya), y también en el contexto europeo de las vanguardias (expresionismo alemán). Con esta nueva concepción el autor muestra el estado de degradación y que asola a todos los sectores sociales (desde los dirigentes hasta los intelectuales, e incluso, el pueblo llano). Tanto en la trilogía Martes de Carnaval, como en Luces de bohemia asistimos a ese dolor profundo y tenaz que es observado con una lente deformada que amplifica:

-los ambientes (animalización, cosificación de espacios): casas llenas de miseria, librerías como cuevas, tabernas, calles envilecidas.  El efecto de los espacios provoca claustrofobia: se deambula por un laberinto de espacios abiertos o cerrados, a cual más estrambótico.: la taberna, la cueva de Zaratustra, el zaguán del Ministerio de la Gobernación, el calabozo, la taberna de Picalagartos.

-los personajes: héroes degradados, animalizados e incluso cosificados retratados en su ignominia, insolencia o vileza e ineptitud. Los personajes aparecen tratados como fantoches, muñecos de guiñol, que el autor mueve a su antojo.

-la cultura y la literatura no escapan de esa degradación pertinaz: Real Academia, revistas literarias, la prensa, etc.

-el vocabulario es un elemento más, un instrumento eficaz para mostrar esa deformación grotesca de los personajes: retoricismos, frases hechas, coloquialismos, vulgarismos.

En el caso de Divinas palabras ( 1920) nos encontramos con lo que se ha conocido como una Tragedia de aldea: Mari Gaila tiene amores adúlteros con Séptimo Miau. Tales amores tienen trágicas consecuencias, como la muerte de su deforme sobrino, hijo de Juana la Reina, al que exponen en las ferias con fines económicos. Cuando las gentes están a punto de apedrear a Mari Gaila, su marido, Pedro Gailo, sacristán del pueblo, al que todos insultan como cornudos, lee en voz alta de la Biblia: "¡Quien sea libre de culpa, tire la primera piedra!" . Sin hacer el menor caso, todos comienzan a apedrear a la mujer, hasta que el sacristán repite las palabras en latín: "Qui sine peccato est vestrum, primus in illam lapidem muttat". Ante tales divinas palabras, cuyo significado desconocen, la gente se retira y dejan en paz al matrimonio.

La tragicomedia de la realidad es vista con una lente deformada, pero no por ello menos certera, un reflejo fehaciente del grado de ineptitud social, una caricatura de la vida española de principios del XX.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Comentario de selectividad. Lengua castellana. Solución (II) Comunidad Valenciana

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.