Avisar de contenido inadecuado

Comentario del Romance de Fontefrida

{
}

Romance de Fontefrida

Fontefrida, Fontefrida,

Fontefrida y con amor,

do todas las avecicas

van tomar consolación,

si no es la tortolica

que está viuda y con dolor.

Por ahí fuera pasar

el traidor del ruiseñor,

las palabras que él decía

llenas son de traición;

-Si tu quisieses, señora,

yo sería tu servidor.

Vete de ahí, enemigo,

malo, falso, engañador,

que ni poso en ramo verde,

ni en prado que tenga flor,

que si hallo el agua clara,

turbia la bebía yo;

que no quiero haber marido,

porque hijos no haya, no,

no quiero placer con ellos,

ni menos consolación.

Déjame, triste enemigo,

malo, falso, mal traidor,

que no quiero ser tu amiga

ni casar contigo, no.

 

Tema

En este romance el tema es la fidelidad en el amor (representada por la tortolica) frente al deseo amoroso (cuyo artífice es el ruiseñor). Las dos actitudes son contrapuestas y aparecen encarnadas en dos animales, siguiendo una antigua tradición de la Antigüedad y de la Edad Media, que se remonta a las fábulas de Esopo y que identifica a determinados animales con ciertas cualidades positivas o negativas.

En cuanto a la estructura aparecen dos partes: los diez primeros versos representan la voz del poeta-narrador, que nos presenta a los personajes y los sitúa en el marco primaveral de la fuente. Los dieciséis últimos versos contienen el diálogo en estilo directo de las dos aves simbólicas. Primero aparece la intervención del ruiseñor que hace su propuesta amorosa con celeridad (apenas dos versos). Seguidamente encontramos la respuesta de la viuda fiel y solitaria, su voluntad inquebrantable de no aceptar ni sus requiebros amorosos ni su propuesta de matrimonio. La tortolica le responde utilizando otros símbolos de su luto por el marido muerto: no posar en ramo verde, ni en prado que tenga flor, o enturbiar el agua que ha de beber.

Personajes y escenario

La tórtola representa a una viuda que mantiene su amor al esposo, incluso después de que éste falleciera. El ruiseñor representa al hombre seductor, al donjuán que aprovecha la llegada de la primavera para tratar de conquistar a la viuda. La fuente (Fontefrida) conserva el simbolismo habitual de los poemas medievales: es el lugar idóneo para el amor, el paraje para fertilizar los sentimientos eróticos.

Finalmente atendemos a la métrica y el lenguaje empleado. Como romance, el texto es presentado mediante versos octosílabos que riman en asonante los pares; en este caso, la sílaba tónica es la vocal o. En cuanto los recursos retóricos más significativos destacan –como suele habitual- las repeticiones (Fontefrida, Fontefrida), las enumeraciones con profusión de adjetivos de tonalidad negativa (triste enemigo,/ malo, falso, mal traidor), y las estructuras paralelísticas (ni poso en ramo verde, / ni en prado que tenga flor). Todos ellos contribuyen a afianzar la determinación del personaje de la tortolica. TAGS:

{
}
{
}

Comentarios Comentario del Romance de Fontefrida

Un lindo poema me gustó.

Besos.

Deja tu comentario Comentario del Romance de Fontefrida

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.