Avisar de contenido inadecuado

Cicerón Disputas Tusculanas V Textos de latín

{
}

Cicerón Disputas Tusculanas V

Nec vero Pythagoras nominis solum inventor, sed rerum etiam ipsarum amplificator fuit: qui cum post hunc Philiasium sermonem in Italiam venisset, exornavit eam Graeciam, quae magna dicta est, et privatim et publice praestantissimis et institutis et artibus: cuius de disciplina  aliud tempus fuerit  fortasse dicendi. Sed ab antiqua philosophia usque ad Socratem, qui Archelaum Anaxagorae discipulum audierat, numeri motusque tractabantur et unde omnia orerentur quove reciderent, studioseque ab iis siderum magnitudines, intervalla, cursus anquirebantur et cuncta caelestia; Socrates autem primus philosophiam devocavit e caelo et in urbibus collocavit et in domus etiam introduxit et coegit de vita et moribus rebusque bonis et malis quaerere.

Cuius multiplex ratio disputandi rerumque varietas et ingenii magnitudo, Platonis memoria et litteris consecrata, plura genera effecit dissentientium philosophorum, e quibus nos id potissimum consecuti sumus, quo _Socratem usum arbitrabamur, ut nostram ipsi sententiam tegeremus, errore alios levaremus et in omni disputatione quid esset simillimum veri quaereremus; quem morem cum Carneades acutissime copiosissimeque tenuisset, fecimus et alias saepe et nuper in Tusculano ut ad eam consuetudinem disputaremus; et quadridui quidem sermonem superioribus ad te perscriptum libris misimus, quinto autem die cum eodem in loco consedissemus, sic est propositum de quo disputaremus.

 

 

 

 

 

Traducción:

Y, por cierto, Pitágoras fue no sólo el inventor del nombre,  sino también el amplificador de las cosas  mismas. El cual, habiendo venido a Italia después de esta conversación en Fliunte, exornó a aquella Grecia, que fue llamada Magna, tanto en la vida privada como en la pública, con prestantísimas instituciones y artes. De cuya enseñanza tal vez haya otra ocasión de hablar.

Pero desde la antigua filosofía hasta Sócrates, quien había oído a Arquéalo, discípulo de Anaxágoras, se trataban los números y los movimientos y de dónde nacían todas las cosas y a dónde volvían,  y con empeño eran investigadas por éstos las magnitudes de las estrellas, sus intervalos, sus cursos y todas las cosas celestes. Sócrates  en cambio, hizo, el primero, descender del cielo a la filosofía y la colocó en  las urbes y la introdujo también en las casas y la obligó a investigar sobre la vida y las costumbres y las cosas buenas y malas.

85476801.jpgSu múltiple método de disputar y la variedad de sus formas y la magnitud de su ingenio, consagrada en la memoria y en las letras de Platón produjeron muchas escuelas de filósofos discrepantes, de las cuales nosotros de preferencia seguimos esto, que juzgábamos que Sócrates había usado: ocultar nosotros mismos nuestra sentencia, liberar a otros de su error y buscar en toda disputa qué sea lo más verosímil. Habiendo observado Carnéades este uso en forma muy aguda y copiosa, nos obligamos muchas veces en otras ocasiones, y hace poco en Túscalo, a disputar de acuerdo con esta costumbre. Y, en verdad, la conservación de los cuatro días te la enviamos escrita en los libros precedentes. Más en el quinto día, habiéndonos sentado en el mismo lugar, así se propuso de qué disputáramos.

{
}
{
}

Comentarios Cicerón Disputas Tusculanas V Textos de latín

¡Qué textos tan hermosos! ¡Qué elocuencia! Los políticos actuales tendrían que aprender un poco del arte de la oratoria de los antiguos maestros, en lugar de ir lanzando exabruptos en cada momento. 

Muchas gracias, Ágatha, por los textos y por sus traducciones. Aunque "soy de ciencias" y el latín quedó aparcado hace mucho en mi memoria, el latín tiene una musicalidad y belleza que siempre sorprende.
Tienes razón, amigo mío: Mucha palabrería actual, mucho bombo y poco platillo. Excelente este libro.
Un beso.
Impresionante la belleza y la elocuencia ojala muchos politiquillos  tuvieran la oportunidad de leerlas y aprender el arte del discurso y la retorica
leon saucedo leon saucedo 12/01/2011 a las 16:41

Deja tu comentario Cicerón Disputas Tusculanas V Textos de latín

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.