Avisar de contenido inadecuado

Bravísima la poesía de Lars Huldén

{
}

Lars Huldén  Lecturas para caminantes

El idioma le ofrece al poeta una vida en los árboles”.

  TAGS:undefined

Mari Carmen MorenoLars HuldénFotografía artística Juan FrechinaConsejos a las personas felices. FotografíaJuanFrechina www.jfrechina.com

 

Te presentamos en este caso una selección de poemas del libro “Lectura para caminantes” del poeta filandés Lard Huldén, uno de esos escritores prolíficos, capaz de responder a los interrogantes de la vida a través de los múltiples registros de la palabra. “El idioma le ofrece al poeta una vida en los árboles”,  es un idioma que Lards  moldea a la perfección, tanto en su faceta como filólogo, como en su obra literaria: teatro, letras de canciones, libros de poesía.  Huldén maneja todos los registros con la misma pericia, incluso, esa constante lúdica, gratuita del escritor que escribe poemas y canciones por encargo, salmos religiosos, poemas para festividades.  

Uno de los valores de su universo poético es  ese instintivo sentido del ritmo, de la musicalidad sencilla, que se acopla a cualquier actividad cotidiana para  extraerle todo el meollo. Podríamos decir que el autor es un maestro a la hora de captar el engranaje de lo cotidiano, él mismo se sitúa como personaje y se pregunta si podría confiarle su vida a ese prójimo que le mira el ombligo.  Su poesía conecta con los sentimientos de los lectores, al recrearse en la realidad y ofrecernos una visión personal de las situaciones que trasciende lo cotidiano.

Una vez más el lenguaje poético consigue auscultar la realidad a través del microscopio de la poesía,  para engrandecerla. Nos hallamos ante un gran poeta, laureado con el Premio Nacional de Poesía en Finlandia, capaz de sentir lo ajeno como propio, capaz de responder a los interrogantes más comunes, con una pirueta hábil y certera.

 

 TAGS:undefined

ABRUPTAMENTE entro

en el solemne salón de la lírica.

 

Allí están los poetas

escuchando música

en torno al muerto.

 

¡Qué manera de comportarme!

Algunos señalan mi gorra,

otros las botas.

Lo único que me queda es disparar

una perdigonada a la araña de cristal.

 

 

HOY recibí

una nueva advertencia

al ver mi abrigo

caído en el suelo sin vida

con la percha rota,

una nueva advertencia

de no meter tanta

basura en los bolsillos.

 

¿LOGRARÉ  aprender alguna vez

que la creación poética es una cosa seria?

Dime, ¿no es la poesía una cosa seria?

Trata de hacerme comprender

esto tan importante: Crear

es escribir poemas

sin reírse

de sí mismo.

 

 

AUNQUE la corneja lleva ya horas

atropellada en la carretera

completamente aplastada

 

porque el automovilista no

se molestó en desviarse

sino que más bien apuntó hacia ella

 

el viento sin embargo no

ha abandonado completamente la esperanza,

acaricia delicadamente el cuello de la corneja

 

o lo que había sido cuello

( las plumitas ondean levemente)

Y dice con voz suave pero sugerente:

 

¡Anda, levántate!

 

Consejos a personas felices

  TAGS:undefined

Si alguna vez tú,

henchido de un sentimiento de felicidad,

te levantas de un salto y gritas al viento,

al mar o al silencioso bosque-

da lo mismo a quién-, gritas” yo soy feliz”,

debes saber que tus palabras te serán reclamadas

a su debido tiempo con intereses;

lo mismo que cuando se escapas un preso antes

de haber cumplido su condena y es detenido

de nuevo y se le impone una pena

más dura que la de antes.

Las autoridades de la vida no toleran

ningún evadido, y la felicidad es esa

sensación de que a uno lo le afectan

las duras condiciones de la vida, de que uno

ha escapado de la cantera misteriosamente.

Por eso, si sientes que tu felicidad es tan grande

que te resplandecen los ojos, inclina

tu rostro hacia la tierra y bájate la capucha sobre

la frente como un leproso, prosigue mudo

tu camino, y que el tono de tu voz no traicione

lo que siente tu corazón.

 

 

 Un gran poeta puede ser un hombre mezquino, gruñón,

fastidioso, sí, hasta un hombre corriente

 

El hombre descendió una vez de los árboles.

Con ello perdió la seguridad que dan los árboles.

No hay seguridad que se sienta como la seguridad en los árboles.

¿Cuál es la meta de nuestra nostalgia? Quizá sean los árboles.

 

El idioma le ofrece al poeta una vida en los árboles.

En el idioma vive como antes se vivía en los árboles.

El idioma es frondoso, flexible, grande como los árboles.

El poeta se cuelga del idioma como de los árboles.

 

En el idioma se siente seguro como en el hogar de los árboles.

Delicioso es vivir y ser uno con los árboles,

alto y derecho y fuerte y dulce y rico como los árboles.

La canción más antigua del mundo es el susurro del viento en los

arboles.

 

No invites nunca a un poeta a bajar de los árboles

¿Qué es él cuando mora en el suelo bajo los árboles?

Es un gusano, como todos los que vivimos bajo los árboles.

No hay seguridad que se sienta como la seguridad en los árboles.

  TAGS:undefined

ME PREGUNTAN, no inesperadamente

por qué escribo.

 

Sé lo que debería contestar:

Escribo porque amo

a la humanidad y quiero

que mejore la situación de los hombres

y que puedan vivir juntos

en paz, libertad e igualdad.

Con mis poemas quiero, en la medida

de mi escaso talento, contribuir a alcanzar

esa noble meta.

 

Pero contestar de esa manera

sería pura palabrería.

 

Escribir es hundir la mano

en tinta, en alquitrán o en tinta de imprenta

y estamparla en una pared

por mor de la impresión,

por el solo motivo de la impresión

de su mano.

 

Lo más negro que hay

donde hundir la mano

es la miseria del mundo.

 

  

NO HAY NINGÚN otro placer que el de las palabras.

Sí, lo sé, puedes mencionar muchos placeres.

En ese caso depende de que tú nunca

has experimentado el de las palabras.

 

 

El juego

 

Si no lo has comprendido antes,

ya es hora de que lo entiendas:

Todo es un juego.

 

Nos jugamos la vida mutuamente.

Tú pones tu vida sobre la mesa,

yo la mía, luego vemos

quién pega más fuerte

y gana.

 

Los consorcios juegan unos contra otros.

Los ganadores se tragan a los perdedores,

Y tal vez sean devorados ellos mismo

en la próxima jugada.

 

Los países juegan un juego

que se llama quitar la alfombra.

Justo ahora nuestro país está en el puro suelo,

descalzo, pero espera poder volver a caminar sobre mullido

gracias a su habilidad en el juego.

 

Pero el juego es mucho más grande que eso.

Jugamos juntos contra toda la naturaleza.

Le echamos a la naturaleza humo en los ojos

para que no vea lo que hacemos.

Pero somos nosotros los que no vemos

lo que hacemos.

 

Fuerza

es lo que disputamos en el juego.

Tenemos que tener fuerza.

Para poder crecer

tenemos que tener más fuerza.

No todos se han dado cuenta

de que la fuerza es veneno.

No todos se han dado cuenta

de que no es importante

crecer.

 

Por mi parte estoy harto y paso.

Por mi parte el juego podía haber acabado.

Ya no quiero participar

Estas son mis cartas.

Cójanlas ustedes.

Quiero ser débil.

Quiero ser un perdedor

Quiero desaparecer de la mesa del juego.

Es mi manera de ganar.

 

Lecturas para caminantes, Lars Huldén

Ed. Bassarai

fotografia Juan Frechina www.jfrechina.com 

{
}
{
}

Comentarios Bravísima la poesía de Lars Huldén

Que bueno,me quedo con el del abrigo y la percha.Si no fuera por ti nunca leeria estas cosas.Chica que manera mas generosa de  postear.Un saludo
mcdx mcdx 04/11/2009 a las 15:00
Muchas gracias amigo... Como ves, me encanta la buena poesía. Por cierto, me encantaría que visitases mi nuevo blog "Por el sendero de la creatividad".  Pásate por él, cuando tengas un rato. Un saludo desde Valencia.
La poesía es cotidianidad, calle, aliento, sudor, silencio.
La poesía es arremangarse la camisa y vivir como si nada y vivir como si todo, hasta la poesía, valiera la pena. Es buscarse problemas con la sombra de una gaviota y terminar engarzando adjetivos en cualquier bar del paraíso. La poesía es este trópico de sal y arena, de sol y azul como la madriguera de tus ojos. La poesía, en fin, para pasar la vida haciéndole muecas a tu cuerpo de mar adentro.

Me encantó este poeta. Ahora puedo llegar a casa con los bolsillos llenos. (De un transeúnte en el otoño de su hoja en blanco...)
edgar edgar 06/11/2009 a las 17:53
para mí también, para mí Edgar... la poesía es eso y mucho más.  La poesía me calienta por dentro, me acompaña siempre en el camino y también me llena los bolsillos
Un saludo desde Valencia
me ha encantado me ha enseñado otra manera de poesia  como escribir pensamientos por peregrinos sean  preciosa nunca lo habia visto oo leido  gracias por dar de portadora de ese milagro
Gracias Lucía, emociona el susurro de estos versos, cuajados de sencilles, que esconden verdades como piedras preciosas en los dedos.
Hola Agatha, te estaria muy agradecido pudieras poner el nombre del autor de la pintura con la que ilustras este articulo, mi nombre es ERNEST DESCALS y soy el  Pintor autor del cuadro.Muchas gracias, Saludos
Ernest Descals Ernest Descals 27/05/2010 a las 09:24
Ya lo he subsanado,  amigo. Te felicito por tus cuadros y acuarelas. Son excelentes.
Un abrazo desde Valencia.
Muchas gracias amiga Aghata y muy agradecido por tus palabras.
Ernest Descals Ernest Descals 12/06/2012 a las 22:41

Deja tu comentario Bravísima la poesía de Lars Huldén

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.