Avisar de contenido inadecuado

La boda perfecta

{
}

 

 La boda perfecta

Los vientos han cambiado y ahora las fotos de boda, además de ofrecernos una visión emotiva de los novios el día de su boda, son artísticas. La fotografía siempre ha sido arte, no obstante, antes las fotos de boda no tenían esas cualidades que presentan hoy en día y los fotógrafos hacían una radiografía de los momentos estelares de una boda, pero, la mayoría de las fotos eran posados y les faltaba naturalidad. Ahora la fotografía de bodas se ha revolucionado y los fotógrafos intentan imprimir un estilo, su propio estilo y nos ofrecen fotos mucho más espectaculares; fotos que además capturan el momento inesperado, aquel puede pasar inadvertido a los invitados pero nunca a un buen profesional, ávido por contar esa historia mágica que los novios están viviendo.
Es cierto que la boda tiene sus momentos estelares o emblemáticos (los anillos, el reloj, la emoción de colocarse el traje, el corte de la tarta), son los momentos que todos los invitados desean ver y que esperan con ansiedad. Esos momentos son muy importantes y normalmente siempre aparecen en las fotos; sin embargo, cuántos otros momentos se nos pueden escapar si no estamos atentos, cuántas caricias, cuántos besos volados, cuántas emociones perceptibles para aquél que siempre está ahí y que habitualmente no vemos.
A los novios no les gusta que los agobien, porque ese día ya están lo suficientemente nerviosos para que además el fotógrafo esté ahí, pidiéndoles continuamente que se giren o que se paren para hacerles unas fotos. Por eso, esas fotos la mayoría de las veces carecen de viveza y las sonrisas son forzadas. Hay que tener en cuenta que no es sencillo mostrarse natural cuando sabes que te están fotografiando.
El buen fotógrafo pasa desapercibo. Es como si no estuviese presente, pero eso no significa que no aparezca en el momento más inesperado y cace al vuelo esa foto tan espectacular que luego recordaremos siempre; porque, en realidad, una boda es una pequeña historia, una pequeña selección de mínimos momentos y grandes sentimientos, un mosaico difícilmente descriptible que capta la cámara inteligente, aquella que, el fotógrafo dispara. Un arte solo al alcance de las manos expertas.
Mari Carmen Moreno Mozo
Redactora de contenidos digitales

 TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined


 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

 

 TAGS:undefined TAGS:undefined

 TAGS:undefined TAGS:undefined

{
}
{
}

Deja tu comentario La boda perfecta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.