Avisar de contenido inadecuado

El arte del Renacimiento

{
}

El arte del Renacimiento

 TAGS:undefined
Una nueva concepción del arte.


Frente al arte medieval, que es un arte expresionista, el arte del Renacimiento va a ser el arte de la realidad, pero de una realidad ideal. El hombre, el cuerpo humano desnudo, en toda su belleza y la potencia, será el centro y medida de todas las cosas. Y así, el arte será expresión de arquetipos, de <<conceptos>>, y no reproducción naturalista, porque, ante todo busca la perfección, la belleza.


A la apasionada espiritualidad religiosa del gótico, le sustituirá un arte de la armonía, del equilibrio. Las excavaciones arqueológicas, que ponen de manifiesto la belleza del arte romano, convertirán a éste en el modelo del arte del Renacimiento, un arte racional y profano.


El arte se basará en las proporciones matemáticas y geométricas. Su valor está en las formas escuetas, en las propias estructuras que no deben ser ocultadas por la decoración, como ocurría en el gótico.


Alberti escribe tratados de arquitectura. Bramante inicia la construcción de cúpulas (como al de Santa María de Fiore en Florencia) y Donatello y Verrochio dan la expresión definitiva a la escultura del Renacimiento.


Las ciudades-estado italianas serán un poco como las griegas. Los propios Papas o los Médicis en Florencia, valorarán al máximo a los artistas, en sus cortes llenas de lujo y esplendor cultural. Nunca hasta entonces, y raramente a partir de entonces, se había valorado tanto el papel creador del artista.


Con el arte del Renacimiento, hay un rechazo de la ascética, un sensualismo, un <<paganismo>> que llega hasta el Vaticano: Miguel Ángel pintará el <<Juicio Final>< de la Capilla Sixtina con todas las figuras desnudas.


A lo largo del siglo XV se va acuñando el estilo y se van resolviendo los fundamentales problemas. Así, Piero de la Francesca estudia la luz, Massacio, la figura humana; Fray Angélico, el color y la sensualidad; Pollaiuolo y Signorelli, la anatomía, Mantegna, la pespectiva y la composición; Paolo Ucello, el dibujo; Perugino, la serenidad y el paisaje, y el gran Boticelli, la nueva temática, la poesía, la belleza… Todos estos pintores del siglo XV son ya renacentistas. Pero no solo aparecen ellos, también hay otros que suponen la síntesis final, considerados los máximos maestros: Leonardo da Vinci (1452- 1519), Rafael ( 1483-1520) y Miguel Ángel (1475-1564).


El Renacimiento supone, ante todo, el triunfo del esplendor del cuerpo humano, de un hombre que es centro y la medida de todas las cosas y poseedor de las más bellas proporciones estéticas, como en la mejor época grecolatina. El estudio de la anatomía (Luca Signorelli) y la perfección en las perspectivas, lo que los italianos llaman el scorzo (Cristo muerto de Mantegna), suponen un extraordinario avance técnico.


El Renacimiento: sus espacios y su tiempo.


El Renacimiento es, fundamentalmente, una concepción nacida en Italia. Y, casi simultáneamente, y sin desprenderse totalmente del gótico, triunfa también en los Países Bajos. A finales del siglo XV y durante el XVI, aparece en España, en Francia y en Alemania, coexistiendo con las últimas manifestaciones góticas.


Desde el punto de vista temporal, tradicionalmente se sufre un error de óptica, por suponerlo el arte específico del siglo XVI. Esto no es exacto, porque el Renacimiento es un estilo acuñado en el siglo XV que en el siglo 1500( como hemos visto) ha resuelto ya todos sus problemas técnicos. Leonardo muere en 1519, es decir, en los primeros años del siglo.


Por otro lado, tampoco es el Renacimiento todo el arte de este siglo. Miguel Ángel, que morirá en 1564m lleva ya en su seno ideas barrocas. Y como un estilo intermedio, aparecerá, a mediados del siglo, lo que llamamos manierismo.


El estilo revela una personalidad. Pero cuando un estilo se convierte en un <<oficio>> conocido pasa a ser una <<manera>>. Así desde mediados de siglo triunfará la manera sobre el estilo. Es la época de artistas como Parmigianini, Bronzino, Pontormo, Primaticio… Y va apareciendo una estética anticlásica, de figuras alargadas, artificiosamente delicadas y suaves, afeminadas y faltas de rotundidez y vigor. Las figuras de la Sixtina se cubren con paños por considerarse obscenas.


Los años 70 son los años del cambio. Se termina el Concilio de Trento. Los jesuitas facilitan las construcciones del arquitecto Vignola. Y éste, junto con Maderna y el veneciano Palladio, rompen los moldes clásicos; en la época del triunfo del papado y el catolicismo sobre la amenaza protestante. Desaparece así el Renacimiento y sus últimas manifestaciones (el manierismo) y se inicia el barroco.


El siglo XVI es, por tanto, la culminación del arte renacentista acuñado en el siglo XV. Y desde su segunda mitad, tras la etapa de transición manierista, marca el inicio del barroco que triunfará en el siglo XVII.


Pero el barroco del XVII había sido ya anticipado en pleno Renacimiento, en una ciudad: Venecia. En Venecia se creará un gran foco artístico, basado en el color y la luz. Los grandes maestros serán: Ticiano, pintor de Carlos V (1490-1576), Tinttoreto (1518-1594) y Veronés (1528-1588). Los dos últimos son un claro anticipo del Barroco.
En España, el Renacimiento tendrá su máxima expresión con un fabuloso manierista educado en Venecia: el Greco. Y en arquitectura, tras las etapas plateresca y purista, triunfará un estilo sobrio, frío y geométrico: el herreriano.

{
}
{
}

Deja tu comentario El arte del Renacimiento

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.