Avisar de contenido inadecuado

Apuntes de literatura: San Manuel Bueno, mártir ( Unamuno)

{
}

 

San Manuel Bueno, mártir.

 

 

Esta novela es un fiel reflejo de la reflexión sobre el sentimiento trágico de la vida, que acució a Unamuno durante toda su vida, un tema que fue explotado hasta la saciedad en esa coyuntura de cambios que supuso el fin de siglo XIX y el principio del siglo pasado.  

Recordemos que durante ese periodo se sucedieron una serie de transformaciones que afectaron a todos los ámbitos de saber: se fundó la física moderna, surgieron los estudios sociológicos que desplazaron a la historia como herramienta del análisis social y la desconfianza se cebo sobre el positivismo. Nuevas filosofías forjaron el caldo de cultivo para las dudas existenciales: por ejemplo, la filosofía irracionalista de Nietzsche o el psicoanálisis. Freud profundiza en el subconsciente humano. Explica que las imposiciones culturales reprimen y frustran desde la infancia la espontaneidad humana, hecho que provoca angustia. A veces esa angustia aparece a través de las imágenes simbólicas de los sueños o, cuando provoca graves trastornos, a través de la neurosis. El Psicoanálisis supuso una auténtica revolución ya que permitió conocer el subconsciente humano, del que el ser humano intenta librarse a través del arte.

A partir de ese momento ni el contenido psíquico de la memoria, ni la percepción subjetiva del tiempo ni la existencia de Dios tuvieron el mismo significado que habían tenido hasta ese momento.

Nietzsche defiende el concepto del superhombre, desbordando la moral tradicional y sus ideas se convierten en preceptos que desbocan una moral maltrecha hasta convertirse en estandarte de periodistas, poetas, pintores, anarquistas, soñadores o radicales que odiaban los regímenes imperantes (la Tercera República francesa, el Risorgimiento italiano, la Restauración española, etc.). Todos  ellos sueñan con la alianza de los miserables y se revuelven predicando una acción directa. Nietzsche contribuye al agnosticismo, no sólo de Unamuno, sino de muchos intelectuales al hablar de la "muerte de Dios".  A estas ideas se unen aquellas que se relacionan intrínsecamente con la angustia existencial, la constatación de que el hombre ha nacido para la muerte, lo que describen tanto Heidegger como Jaspers. Estas ideas sentaran la base para el surgimiento de obras como La náusea de Sartre que reinciden en ese sinsentido. No podemos olvidar tampoco el auge de las filosofías vitalistas ( Henri Bergson) que explican la realidad como un ente dinámico e inaprensible, que captamos a través de la intuición. Es otra muestra más del desprestigio de la razón.

 

La trama de la obra es conducida principalmente por Don Manuel, el cura del pueblo, que desea fervientemente creer en la inmortalidad del alma, a pesar de que su razón se lo impide (recordemos que razón y fe se presentan a lo largo de la trayectoria de Unamuno como polos opuestos). El personaje es un alter ego, un trasunto del propio escritor, que se desnuda a través de su mirada, mostrando su contradictoria personalidad.

Pero no es el único tema de la obra, aparecen otros: la eternidad y la fe, contempladas entre la verdad trágica de que el hombre nace para la muerte y el retrato de un pueblo ingenuo que vive cada día en una felicidad ilusoria, ingenua.

Don Juan Manuel desea que los hombres se sueñen inmortales pues las religiones sirven de consuelo de haber tenido que nacer para morir. La idea de que la religión es el opio del pueblo, proviene del marxismo, donde se critica, al considerarla una mentira piadosa. Podría parecernos contradictorio que precisamente ese hombre sin fe sea el que ejerza la caridad con el prójimo, el que busque su purga, su propio consuelo entregándose a los demás.

Otros temas importantes que surgen a lo largo de la novela son el tema del pecado del hombre, los borrosos límites entre lo vivido y lo soñado, lo real y lo ilusorio, el tema social, centrado en la denuncia de la injusticia y la propuesta de reformas sociales.

Por último es lógico que aparezca el tema de la salvación del alma, tema que se convierte en su broche al cerrar el relato para dejarnos el amargo sabor de la ambigüedad, ya que no se resuelven las dudas.

 

. Para Unamuno queda el interrogante; para Angela, la narradora, don Manuel y Lázaro "se murieron creyendo no creer lo que más les interesa; pero sin creer creyéndolo". Una explicación paradójica muy del gusto unamoniano.

 

En el argumento aparecen  diversos planos tanto a nivel personal como temporal:  

 

´Ángela rememora la historia de don Manuel en el inicio de su beatificación. Él personaje capital en torno al que gira la obra es visto como un santo de carne y hueso que encierra un secreto.

En las primeras secuencias cuenta los detalles más exteriores de don Manuel: las curaciones del lago, el afecto por Basilio. Estas anécdotas sirven para recrear la personalidad del párroco y tienen muchas veces forma de parábola, evangelios -como la cita del "Evangelio de San Lucas": No juzguéis y no seréis juzgados". Nos muestran el quehacer caritativo más que pastoral del protagonista con respecto al pueblo.

A partir de la secuencia octava se introducen otros aspectos más íntimos de su personalidad. En las confesiones de Ángela con el párroco y en las conversaciones empiezan a introducirse temas como la existencia del demonio y el infierno. Don Manuel conversa con Lázaro, al que abre su corazón, vislumbrando su duda agónica. Él no cree en Dios ni en la vida eterna, a pesar de su anhelo, de su deseo de creer. Por eso Lázaro reafirma el papel del párroco ante el pueblo, aunque confiese la verdad a Ángela.  No es gratuita para el sentido de la obra, la muerte de Basilio, el bobo del pueblo, quien fallece el mismo día que Don Manuel. Este personaje representa la fe ingenua, y con su muerte se cierra la parte central del relato.

 

A partir de la secuencia 21 se nos habla de la muerte de Lázaro sin fe. Ángela se niega a la verdad, se engaña pensando que creían, pese a que a ella también alcanza la duda.

Es ahora cuando se entremezclan confusamente vida y sueño, verdad e ilusión como en las obras barrocas. En el epílogo (secuencia 24), Unamuno finge haber encontrado el manuscrito de las memorias de  Ángela y nos da su opinión sobre las mismas.

Estamos pues  ante una novela de ideas y personajes, donde la acción narrativa es mínima. En la obra  el tiempo parece detenerse y sólo importa la caracterización de los personajes y su intrincada personalidad sobre la que gira todos los otros elementos espacio-temporales de la obra.

Los personajes se caracterizan por lo que hacen y dicen. A través de Ángela conocemos cómo actúan. Es obvio que ella es el  personaje catalizador, la narradora.

Don Manuel no es un ejemplo de buen párroco sino que se nos muestra como  un ser atormentado y muy humano. No cree, no ora y si no abandona el sacerdocio es por amor a sus feligreses, por el compromiso con el pueblo. Ella lo ve como un "varón maternal" porque guía al pueblo protegiéndolo de lo que le haría daño. Lázaro, por su parte,  ve en el cura el hombre ateo pero digno de ejemplo.

Ángela  cumple en la obra una doble función como personaje: : por un lado es la narradora no omnisciente y que se sirve de sus recuerdos, de lo vivido, de lo que oyó etc.; por el otro  es un personaje que vive e interviene en la acción. Ella oscila entre su inclinación religiosa y el tormento de la duda que intuye a su alrededor.

Como hija espiritual siente respeto y hasta admiración por su padre espiritual, pero ese sentimiento varía cuando abre los ojos y le es revelado el secreto del párroco. En ese instante se invierte el proceso y pasa a convertirse en madre compasiva que acoge la confesión del párroco.

Lázaro representa a su vez la resurrección de la fe, pero es una resurrección ilusoria, no real, se trata de guardar las apariencias. Para algunos autores representa el Unamuno joven.

Los otros personajes que aparecen tienen menor entidad: Basilio, el bobo, es la fe ingenua, que muere al mismo tiempo que don Manuel. De la misma manera que Basilio no puede vivir sin amor, don Maunel no puede vivir sin fe.

 

La estructura externa está dividida en 24 secuencias breves y sin numeración, tampoco llevan titulo identificador, aunque desarrollan un contenido argumental diferenciado de una anécdota.

La estructura interna puede representarse por los círculos concéntricos de las voces y confesiones que se entrelazan. El Unamuno autor habla de sí mismo indirectamente,  él es quien recoge las memorias de Ángela donde se  narra en primera persona la historia de Don Manuel.

La narradora también habla de su hermano Lázaro, de ella misma y de sus relaciones con don Manuel. Conocemos la historia focalizada desde su punto de vista al seleccionar sus recuerdos.

Desde un punto de vista externo se trata de un libro de memorias, sin embargo al final Unamuno simula haber encontrado el manuscrito y comenta su contenido. De esta manera la estructura se divide entre la narración del "manuscrito encontrado" con las memorias de Ángela y el epílogo de Unamuno.

 

Existen diferentes formas de dividir el cuerpo central de la obra, es decir, las memorias.

Pueden dividirse en tres partes:

  1. Presentación y justificación de las memorias ( secuencia 1)
  2. 2. Cuerpo Central ( 2- 21)
  • 2.1 primeros recuerdos Ángela sobre don Manuel
  • 2.2 Recuerdos de Ángela entre los 16 y 24 años
  • 2.3 Relaciones de Lázaro con don Manuel y revelación de su secreto.
  • 2.4 Muertes de don Manuel, Basilio y Lázaro.
  1. Reflexiones finales de Ángela (22-23)

 

  1. Epílogo del autor (24)

 

Podemos también utilizar otros criterios para la división del contenido:

  1. En las secuencias 1 al 7 se nos presenta los aspectos más externos de la personalidad del párroco.
  2. En las secuencias 8 a 10 se profundiza en lo más íntimo y personal del párroco, en su duda existencial.
  3. A partir de la secuencia 10 y hasta la 18 se habla de Lázaro, en primer lugar su oponente y luego su coadyuvante. Se nos revela la falta de fe de ambos y su decisión final de fingir la fe. Lázaro revela a Ángela vivencias y pensamientos del cura; su tendencia al suicidio, sus ideas sobre las supersticiones populares, la religión y la cuestión social, el tema de " el pecado de haber nacido" ( tema calderoniano).
  4. En las secuencia 19-21 se nos relata la muerte de don Manuel, las reflexiones de Lázaro sobre la misma y su propia muerte.
  5.  En las secuencias 22 -23 se nos muestra las reflexiones y dudas de Ángela, el tema de la verdad y la ficción, la vida y el sueño.
  6. 6 Por último, en la secuencia 24, se exponen las conclusiones del autor.

Desde un punto de vista estructural es importante el progresivo desvelar del secreto de don Manuel, que crea el problema, lo descubre, lo discute y por último lo refleja simbólicamente en el paisaje. Típico de sus novelas de ideas consideradas "nívolas".

 

Cabe como última interpretación, la que proponen Lázaro y Tusón en el libro de COU ( Editorial Anaya).

  1. Secuencia 1 al 8 : apuntes sobre don Manuel que  Ángela ha oído o leído en el diario de Lázaro.
  2. Secuencia 9-20; en ellas Ángela se integra en el desarrollo de la acción a partir de su regreso al pueblo y se convierte en narradora testigo. Con la participación de Lázaro, que regresa poco después de América, va intuyendo primero y descubriendo después el secreto del protagonista.  La intriga se mantiene porque el autor sabe introducir los datos
  3. Secuencia 21 a 25: en ellas Ángela hace sus últimas reflexiones y el autor nos entrega su epílogo.  

De esta manera el protagonista va adquiriendo la fuerza a través de las anécdotas engarzadas.  Ya en el inicio se nos sugiere la existencia de un drama personal en el párroco. El lector descubre la duda poco a poco hasta el momento climático en el que es revelada de la mano de Lázaro que confiesa a su hermana el tremendo desgarrón del protagonista. Otro de los rasgos de la estructura lo constituyen las anécdotas o historias intercaladas, como la historia de Perote.

 

En cuanto al espacio y el tiempo señalaremos las marcas temporales no tanto según la continuidad o la acción, sino por las citas de la edad de Ángela.  Abundan los saltos o "elipsis" temporales. El tiempo externo remite a la España rural de principios de siglo -por el lenguaje, tipo de educación y costumbres en el relato-, a pesar del intento de mantener cierta atemporalidad para asegurar la permanente validez y universalidad del tema.

 

El tiempo interno o propio se divide en un presente del editor de las memorias ( presente de  manuscrito encontrado), el presente de la narradora que está escribiendo sus memorias y el pasado, el de los hechos recogidos en esas memorias que progresa linealmente con un tempo lento aunque  hay elipsis temporales a la hora de recoger fragmentariamente los recuerdos.

El espacio real es el pueblo de -San Martín de Castañeda, ribereño del lago de Sanabria en la provincia de Zamora. Las ruinas de un convento cercano y la leyenda de una ciudad de origen carolingio, Lucerna, sumergida en el lago contribuyen a transformar el espacio real, el paisaje con sus montañas, lago y pueblo en espacio simbólico: el pueblo y la parroquia de Valverde de Lucerna.

 

En cuanto al lenguaje, éste se nos presenta complejo pese a su aparente sencillez. La sintaxis, que respeta el orden lógico-sintáctico, se complica con múltiples subordinadas. El lenguaje es intencionadamente literario y algunas veces lírico.

 

Entre sus características hallamos:

-Tono sentimental, ambiente romántico, descripciones sensoriales, lo que redunda en la intensidad emocional.

-Tono nostálgico por los arcaísmos y la perfecta selección léxica del campo de lo afectivo.

-Figuras literarias: metáforas, comparaciones (incluso con intención o pequeños desarrollos alegóricos), imágenes, símbolos (especialmente del ámbito geográfico) paradojas. Todo al servicio de la densidad de las ideas. .

-Utilización de frases infrecuentes y de palabras inusuales. El orden de palabras se aparta deliberadamente de la norma.

. Vocativos retóricos y preferencia por los pronombres sobre los nombres. Uso del "se" enclítico.

Abundan las citas y referencias bíblicas ("Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?" etc. ).

El estilo es tan ambiguo que impide conclusiones definitivas tanto de la narradora como por parte del autor.

El problema queda abierto, a pesar de que la estructura de la novela es circular  cerrada por el recurso de "memorias encontradas " ) . Al final de la narración el lector que ha ido haciéndose numerosos interrogantes deberá responderse a solas, íntimamente. El autor no tiene ni impone soluciones.

 

Esquema

Temas  Agonía dialéctica (Lucha de contrarios)

Razón / fe

Razón niega la vida eterna. Es una verdad dolorosa que causa angustia y muerte.

Está representada por Don Manuel y Lázaro

La fe cree en la inmortalidad del alma. Es una paz ilusoria que permite la vida. Representada por el pueblo y Basilio. Su enfrentamiento crea la duda sobre el sentido de la fe ye la relación entre lo vivido como verdad que cree Unamuno y la mentira como lo soñado que representa Ángela.

 

Unamuno es pues el hombre contemporáneo, San Manuel es Cristo. Lázaro el amigo , el hermano , el resucitado ( Unamuno joven) , Ángela la mensajera, la narradora ( Unamuno autor).

 

Los símbolos

 

Patronímicos:

Manuel: Emmanuel, Dios con nosotros: Cristo

Ángela: Ángel, mensajero: narradora

Lázaro: la resurrección ( de la muerte a la fe)

Don Miguel (Aproximación fonética a Don Manuel)

Basilio : el bobo ( la fe ingenua)

 

Topónimos

Valverde de Lucerna: Valle verde: esperanza

 Lucerna: Lámpara: luz.

Diócesis de Renada: Re-nada: "más que nada"

 

Símbolos metafóricos:

Montaña: con nieve: fe  (la vida)

Lago con nieve: duda (la muerte)

Cielo (azul) / Ojos (azules como los de don Manuel)

Pueblo (monasterio o convento) / villa sumergida (y abadía cisterciense)

La vida (inmortal); la verdad, lo real, lo permanente

La muerte (mortal) la mentira, lo imaginario (lo transitorio)

 

Relación entre los personajes

Basilio representa la fe ingenua. Hay una relación de afecto y compasión.

Ángela representa la hija espiritual: hay una relación de respeto y afecto maternal). Pasa de penitente a confesora.

Don Manuel es el eje de las relaciones dialécticas y espirituales.

El pueblo, la madre... representan la admiración al santo. Son relaciones pastorales.

Lázaro representa el antagonismo y es el discípulo y amigo resucitado a una fe dudosa.          

 

 

Después de aquel día temblaba yo de encontrarme a solas con don Manuel, a quien seguía asistiendo en sus piadosos menesteres. y él pareció percatarse de mi estado íntimo y adivinar su causa.  Y cuando al fin me acerqué a él en el tribunal de la penitencia -¿quién era el juez y quién el reo?-, los dos, él y yo, doblamos en silencio la cabeza y nos pusimos a llorar. y fue él, don Manuel, quién rompió el tremendo silencio para decirme en voz que parecía salir de una huesa:

-Pero tú, Angelina, tú crees como a los diez años, ¿ no es así? ¿Tú crees?

-Sí creo, padre.

-Pues sigue creyendo. Y si se te ocurren dudas, cállatelas a ti misma. Hay que vivir...

Me atreví, y toda temblorosa le dije:

-Pero usted, padre, ¿cree usted?

-¡Creo!

-¿ Pero, en qué, padre, en qué? ¿Cree usted en la otra vida?, ¿cree usted que al morir no nos morimos del todo?, ¿cree que volveremos a vernos, a querernos en otro mundo venidero?, ¿cree en la otra vida?

El pobre santo sollozaba.

-Mira hija, dejemos eso!

Y ahora, al escribir esta memoria, me digo: ¿ Por qué no me engañó? , ¿ por qué no me engañó entonces como engañaba a los demás? ¿ Por qué se acongojó? ¿ Por qué no podía engañarse a sí mismo o por qué no podía engañarme? Y quiero creer que se acongojaba porque no podía engañarse para engañarme.

-Y ahora - añadió- reza por mí, por tu hermano, por ti misma, por todos. Hay que vivir. Y hay que dar vida (...)

Y cuando yo iba a levantarme para salir del templo, me dijo.

-Y ahora, Angelina, en nombre del pueblo, ¿ me absuelves?

Me sentí como penetrada de un misterioso sacerdocio y le dije:

-En nombre de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo le absuelvo, padre.

Y salimos de la iglesia, y al salir se me estremecían las entrañas maternales.

San Manuel Bueno, mártir,  Miguel de Unamuno

Cátedra

El ansia de inmortalidad

<<El universo visible, el que es hijo del instinto de conservación, me viene estrecho, esme como una jaula que me resulta chica, y contra cuyos barrotes da en sus revuelos mi alma´: fáltame en él aire que respirar. Más, más y cada vez más. quiero ser yo, y sin dejar de serlo, ser además los otros, adentrarme en la totalidad de las cosas visibles e invisibles, extenderme a lo ilimitado del espacio y prolongarme a lo inacabable del tiempo. De no serlo todo y por siempre, es como si no lo fuera, y por lo menos ser todo yo, y serlo para siempre jamás. y ser yo, es ser todos los demás. ¡ O todo o nada! (...)

El sentimiento de vanidad del mundo pasajero nos mete el amor, único en que se vence lo vano transitorio, únoco que rellena y eterniza la vida. Al parecer al menos, que en realidad... Y el amor, sobre todo cuando la lucha contra el destino súmenos en un sentimiento de la vanidad de este mundo, de apariencias y nos abre la vislumbre de otro en que, vencido el destino, sea la libertad.

¡Todo pasa! Tal es el estribillo de los que han bebido de la fuente de la vida, boca al chorro, de los que han gustado de la fruta del árbol de la ciencia del bien y del mal.

¡Ser, ser siempre, ser sin término, sed de ser, sed de ser más! ¡hombre de Dios!, ¡sed de amor eternizante y eterno!, ¡ser siempre!, ¡ ser Dios!>>

Del sentimiento trágico de la vida Unamuno

Espasa Calpe

{
}
{
}

Comentarios Apuntes de literatura: San Manuel Bueno, mártir ( Unamuno)

hola como  lo llevas un beso enorme y ya tienes la novena y decima parte de la historia espero que te gusten

Este libro que me obligaron a leer,consiguio de dejara de gustarme la lectura durante un largo tiempo.saludos

mcdx mcdx 28/07/2009 a las 16:22

Como siempre, la literatura es algo tan subjetivo y personal. Por supuesto que no es un libro que guste a todo el mundo. Yo también lo leí por obligación, pero a mí, sí que me gustó.
Saludos, amigo

este libro tambien ha sido una lectura obligatoria para mi,


me  gusta leer pero este libro como que es un poco lioso desde mi punto de vista nose, no te aclara del todo muchas cosas.


¿Me podrias decir cuales son los temas principales ?



Un saludo. :-P

chiviri chiviri 14/10/2010 a las 19:03

Deja tu comentario Apuntes de literatura: San Manuel Bueno, mártir ( Unamuno)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.