Avisar de contenido inadecuado

Apuntes de literatura: Bravísimo por La Celestina. Fernando de Rojas

{
}

La Celestina

 TAGS:undefined

Mari Carmen Moreno Mozo. Prof. de Enseñanza Secundaria y bloguera. Mis primeros contactos con la cámara. 

http://www.jfrechina.com/fotografo,Valencia. 

 

 

Es una de las obras más importantes de la literatura española. Tanto es así que existen todavía interrogantes que la crítica se plantea una y otra vez, lo que da todavía más aliciente a su estudio. La obra fue escrita por Fernando de Rojas, escritor que pertenecía a una familia de conversos. El autor nos dice que encontró el primer acto de la obra y que lo acabó en quince días. Todavía hoy siguen las polémicas en torno al género literario de la obra: algunos creen que es una obra difícil de representar y que fue creada como una novela dialogada ya que el diálogo es fundamental, otros la consideran una obra dramática donde se mezcla la tragedia y la comedia. Por eso la llaman tragicomedia. Es tragedia porque tiene un final trágico y comedia porque mezcla personajes nobles con criados y ambos tienen la misma importancia, lo que suponía una novedad.

¿Para qué escribió Rojas la obra? ¿Cuál era su propósito? Según algunos críticos, el autor pretende moralizar sobre las consecuencias del amor incontrolado y mostrar el pesimismo ante la vida. Otros dicen que es obra de su tiempo ya que refleja el ambiente de la España del XV, la crisis de valores medievales :el afán nuevo por gozar de libertad en todos los aspectos, el sentimiento de que no existe ningún compromiso que ligue a los criados con sus señores, de ahí que los criados busquen su propio provecho aunque perjudiquen a los señores et, el carpe diem, el deseo de gozar, ya que el tiempo apremia, etc.

Claves de lectura.

La obra se articula en torno a un triángulo formado por los tres personajes principales: Calisto, Melibea y Celestina, a quien corresponde el papel principal. En torno a ellos el autor teje las relaciones e intereses de los personajes. Todos buscan aparentemente lo mismo, independientemente de su clase social. En este sentido es muy moderna.

Retrata las pasiones, instintos, vicios, debilidades y fracasos de los comportamientos de los personajes. Las circunstancias se van complicando a medida que la acción avanza. El amor pasional y el egoísmo humano son los dos pilares sobre los que se asienta la obra. El argumento de la obra es relativamente muy sencillo:

Calisto pretende a Melibea y ésta supuestamente lo rechaza. En su casa pide ayuda a su criado Sempronio que le propone llamar a Celestina, una vieja casamentera, experta en estas cuestiones.

Calisto admite a la vieja, a pesar de las advertencias de Parmeno, su otro criado, que la conoce, y le advierte sobre su catadura moral.

La alcahueta acepta el encargo. Decide ir ella a casa de la joven, Consigue quedarse a solas con la joven y la persuade para que le entregue un cordón de su vestido, para Calisto, quien padece de mal de muelas (típico mal de enamorados) y con esta prenda conjura a Plutón. Melibea disimula e incluso se encoleriza; pero, al día siguiente, cuando vuelve Celestina, ya se muestra menos arisca. Herida de amor la joven manda llamar a la vieja porque ya no puede ocultar su pasión, incluso se impacienta ante su tardanza pues el joven puede estar amando a otra.

Se concierta una primera reunión de los amantes, donde ambos no pueden verse, pero sí hablarse. Celestina ha triunfado nuevamente y Calisto, agradecido, le entrega cien monedas de oro y una valiosa cadena.

Los criados le piden parte de esas ganancias, pero ella, primero les da larga, y luego, se niega. Ciegos de codicia e ira, la matan.

Cuando llega el amanecer son ajusticiados en la plaza del pueblo. Calisto, totalmente hechizado por la lujuria, no quiere saber nada del asunto, nadie debe estorbarle sus propósitos. Así que concierta una segunda cita, en el huerto de la muchacha.

Una vez juntos, la joven no puede retener la pasión de Calisto y cede a su voluntad. Después se lamentará ante ese acto impropio de una joven de su condición.

Mientras la pasión de los amantes se acrecienta, las criadas y pupilas de Celestina ( Elicia y Areusa) traman la venganza. Quieren vengarse de la muerte de la vieja y de los criados y contratan a un sicario ( Centauro) para que acabe con Calisto.

Esa noche, mientras gozan de su pasión, Calisto oye el alboroto en la calle, se asoma por la tapia para ver qué le sucede a sus nuevos criados, e incluso, pretende ayudarlos ( en el único acto altruista que tiene); pero se resbala, al intentar bajar por la escalera y se mata. Melibea, desesperada, se suicida en un alto de voluntad intachable. Es consecuente con sus actos, confiesa lo sucedido a su padre ( Pleberio), después se lanza desde lo alto de una torre ante el horror de su progenitor. El llanto de Pleberio es uno de los momentos más emotivos de la obra. Su reflexión moral, su duro sermón contra el loco amor y el poder de la hechicería que provocó la pasión de su hija, cierra la obra de una forma conmovedora.

 La Celestina o alcahueta es un personaje muy inteligente. Es lúcida, perversa, avariciosa, cruel, artera y egoísta; alimenta las pasiones de los demás personajes desencadenando sus bajas pasiones de forma incontrolable, lo que precipita el final, ese cruel desenlace en el que ella misma sucumbe.  Calisto es un ser ridículo, que pierde dignidad, riquezas y su vida ( se cae por la escalinata al querer ayudar a sus criados). Melibea es un personaje con carisma, un personaje redondo, de una gran fuerza. Aunque se deja llevar, es consecuente con su acción y decide lavar su honra suicidándose en un acto de valentía.

No se nos dice en qué tiempo ocurren los hechos. Parece que hay un tiempo oculto que no es narrado pero si supuesto, desde que Melibea conoce a Calisto hasta que se deja arrastrar por su amor. El espacio tampoco aparece demasiado concretado, aunque aparecen diversos espacios interiores como  las casas: la de Celestina donde se ven sus doncellas con los criados de Calisto, el huerto de Melibea....)

El lenguaje de la obra, distingue a los protagonistas por su origen y clase social. Calisto, de linaje noble, usa un lenguaje ridículo que era el que utilizaban los jóvenes ociosos de esa clase social. El autor pretende en todo momento ridiculizar a este personaje. Por su parte los criados - Parmeno y Semproneo, por ejemplo-  utilizan un lenguaje propio de su registro en el que son normales: tacos, juramentos y blasfemias. En definitiva, la obra condena a todos aquellos que intentan rebelarse contra los principios y costumbres de una sociedad jerarquizada, pero al mismo tiempo retrata como nadie esa sociedad: las clases altas y medias, el suburbio, la creencia en la magia y la hechicería, la prostitución etc. 

El personaje de Celestina presenta mayor riqueza de registros, dependiendo del interlocutor. Como buena oradora, adecua perfectamente su dicción a la naturaleza del personaje que tiene delante.

 Fragmentos...

1 Fragmento.  Escribe a partir del texto siguiente tú propia valoración subjetiva sobre lo que es el amor con mayúsculas.

Celestina.- Sin romperte las vestiduras se lanzó en tu pecho el amor, no rasgaré yo tus carnes para curarlo.

 TAGS:undefined

http://www.jfrechina.com/preboda-Isis&Javi-ElRevesdelEspejo.Boda.Valencia

Melibea.-¿Cómo dices que llaman a este dolor, que así se ha adueñado en mi cuerpo?

Celestina.-Amor dulce.

Melibea- Eso me declara qué es, que en sólo oírlo me alegro.

Celestina.-Es un fuego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno, una dulce amargura, una deleitable dolencia, un alegre tormento, una dulce y fiera herida, una blanda muerte.

Melibea.-¡Ay, mezquina de mí¡ que si verdad es tu relación, dudosa será mi salud....

2 Fragmento:

Escribe un pequeño resumen de este fragmento.

Después medita una continuación inédita, que no tiene el porqué seguir lo estipulado en la obra.

Finalmente busca a través de Internet información sobre Fernando de Rojas. Redacta una pequeña biografía teniendo en cuenta los datos que baraja la crítica sobre su vida.

Melibea.- ¡Oh, mi señor, no saltes tan alto, que me moriré en verlo! Baja, baja poco a poco por la escala. ¡No vengas con tanta presura!

Calisto.- ¡ Oh angelical imagen! ¡Oh preciosa perla, ante quien el mundo es feo! ¡Oh mi señora y mi gloria! En mis brazos te tengo y no lo creo. Mora en mi persona tanta turbación de placer, que me hace no sentir todo el gozo que poseo.

Melibea- Señor mío, pues me fié en tus manos, pues quise cumplir tu voluntad, no sea de de peor condición por ser piadosa que si fuera esquiva y sin misericordia. No quieras perderme por tan breve deleite, y en tan poco espacio; que las cosas mal hechas, después de cometidas, más presto se pueden reprender que enmendar. Goza de lo que yo gozo, que es ver y llegar a tu persona. No pidas ni tomes aquello que, tomado, no será en tu mano volver. Guarde, señor, de dañar lo que con todos los tesoros del mundo no se restaura.

Calisto.- Señora, pues por conseguir esta merced toda mi vida he gastado, ¿ qué sería, cuando me la diese, desecharla? Ni tú, señora, me lo mandarás ni yo podría acabarlo conmigo. No me pidas tal cobardía. No es hacer tal cosa de ninguno que hombre sea, mayormente amando como yo. Nadando por este fuego de mi deseo toda mi vida ¿ no quires que me arrime al dulce puerto a descansar de mis pasados trabajos?

 

Artículo aparecido en la revista Luke

www.espacioluke.com

La Celestina

La Celestina ha sido una obra de múltiples lecturas. Desde su publicación hasta hoy la crítica ha intentado dilucidar la filiación de sus ediciones, el género al que pertenece, su estructura, fuentes, la conveniencia o no del estudio de los personajes, las fuentes, temas e interpretación.

Normalmente la crítica literaria cuando aborda una obra como ésta, parte de unos presupuestos establecidos por la tradición literaria a la que pertenece y a partir de ahí valora la calidad literaria de cada obra. Pero en este caso y, pese a que las concomitancias con la comedia humanista y otras fuentes como el teatro de Plauto y Terencio son innegables, nuestra obra se ha entendido como superación de todo lo precedente. De ahí que se haya sido considerada un clásico innegable que todavía sigue representandose y cuyas claves aún no se han desvelado del todo.

Ha sido cuestionada su filiación al género teatral, e incluso, se llegó a entender la obra como la génesis de la narrativa actual, lo que colocaría esta obra por encima del insigne Cervantes, considerado siempre como el verdadero hacedor del género novelístico y por tanto como el primero que consigue crear una atmósfera, dotar de verosimilitud a los personajes y construir una historia caleidoscópica susceptible de convertirse en estandarte novelístico al sentar unas bases que pese a que ya se habían fraguado con otras obras ( como  Lazarillo de Tormes). Todos los precedentes novelísticos  no se consolidaron hasta la publicación de El Quijote, síntesis de todo lo anterior e inicio de un nuevo modo de novelar.

Pero en La Celestina también confluyen múltiples perspectivas en el trazado de los personajes, en la creación de atmósfera, en la generación de conflictos y diversidad de temas; todo ello  dota a la obra  de grandes dosis novelísticas y la acerca a esa frontera que disocia la teatralidad y el género preludiado.

No obstante, hoy en día la crítica, pese a encontrar largos parlamentos, pese a la erudición de la obra, la cuidada recreación de la atmósfera y otras características, no se atreve a negar su teatralidad. Esto es así, entre otras razones, porque su mérito estriba especialmente en los diálogos que nos muestran el fluir de los personajes, sin necesidad de presentaciones rigurosas. Puede decirse que las presentaciones son dosificadas por los actos de cada personaje. Son ellos mismos con su cotidiano vivir quienes se forjan, quienes nos enseñan cómo viven, cuáles son sus obsesiones, el malherido presente que les toca vivir: sus casas, sus trajines por las calles de la ciudad.  En definitiva, ellos son el prisma por el que conocemos el mundo.

Podríamos pensar que Rojas se cuidó muy bien de aparecer como dueño y señor de sus criaturas, las dejó vivir como todo el que se forja un sólido eslabón literario. Rojas, irónico descreído, de la sociedad de su época -quién lo puede negar, dada la obra-, construyó seres humanos, no tanto personajes y es por eso que son contradictorios, que no se rigen únicamente por una uniforme moralidad, ni sus pasiones o actos son alambicados, idénticos a lo largo de la obra. Celestina es una puta vieja, una mujer egoísta y sin escrúpulos, pero no una bruja, pese a que ella misma cae en su propias artes y se cree hechicera, capaz de adueñarse del alma de los hombres y mujeres a los que presta servicio. Es difícil entender como, pese a su locuacidad, es incapaz de impedir su propia muerte. Ha sido capaz de atraer a todos a su maraña, pero no entiende que ella misma forma parte de la lucha, que la cuita de los demás debe ser atendida, que las ganancias deben ser compartidas, porque al fallar el trato, falla premio, de ahí el precio que debe asumir: su propia muerte.

Calisto tampoco es un personaje de fácil retrato. La crítica se ha mostrado  unánime al trazarlo como un loco que busca el goce sexual, incapaz de enfrentarse por sí sólo a su amada; es vapuleado por los demás, pero a nadie se le escapa que la sorna con que los propios criados le tratan es consecuencia de su propia lujuria; no ama a su dama por sus cualidades, éstas son trabas aparentemente inaccesibles para lograr su bien, el único que pretende, el goce sexual.

 TAGS:undefined

preboda-isis-Javi-http://www.jfrechina.com/fotografo-de-boda-en-valencia.

En aparencia,  puede parecer un espejo irrisorio del Leriano de Cárcel de amor, puesto que  metaforiza su pasión aduciendo  múltiples clichés extraídos de esa tradición, que basa su metafísica en el concepto feudal del amor, al  considerarlo como un ritual que se consuma cuando se alcanza el galardón. No podemos presentarlo   fiel reflejo de esta religión amorosa porque peca contra el secreto de amor, peca expandiendo su pasión, regocijándose con los detalles; se muestra cruel y destrona a cada paso a su amada. No aprecia sus cualidades,  lo único que busca es la adquisición de su gloría, no le plantea casarse con ella, ya que en ningún momento pretende otra cosa que no sea gozarla. Si no acude a otro tipo de mujerzuelas es porque no se lo permite su propio orgullo, su conciencia de clase superior le impide satisfacer su pasión en otra que no sea la orgullosa Melibea, dechado de cualidades físicas -las morales no le importan tanto-.

La muerte inesperada de Calisto, en el único momento que abandona su egoísmo para volverse más humano, es un castigo a su amoralidad, a su vida perpleja en un pasmo amoroso sin sentido; donde nada le importa, ni su amada, ni sus criados, ni Celestina ni siquiera su propia credibilidad como galán. De ahí que no ponga impedimentos ante los requerimientos de la criada de Melibea. Es un personaje tan subversivo, cruel o egoísta como la propia Celestina y puesto que no le infiere ninguna simpatía a su autor decide cargárselo de la manera más imprevisible, para mofa del lector, para muestra de su incoherencia, de su perpleja vida, una vida embotada por un único dominio: Melibea, pero no la Melibea dulce, dechado de cualidades; sino la sabrosa Melibea, la fruta prohibida, el ave que él atrapa al fin, a la que maltrata violentando con presteza sus deseos, provocando su ira. Calisto se niega en definitiva a aceptar las convenciones establecidas por el amor cortés, se niega a silenciar su gozo, se niega a recorrer todos y cada uno de los pasos que acceden al galardón, y a mantener el recuerdo de su amada limpio; lo ensucia, como se ensucia su vida en el cieno, en la muerte más ridícula de la obra para escarnio de todos aquellos amantes que primen su egoísmo frente al amor, sin atender a sus requerimientos, sin respetar sus leyes.

El caso de las criados no aparece como ese contrapunto lógico frente a los señores, cliché habitual en el teatro del siglo de Oro. En ese teatro es corriente que el autor polarice la relación galán y dama, de ahí que se abandone a los criados detrás del telón, como un contrapunto que es marcado a priori, y que no tiene otro sentido que mostrarnos el reverso de la cara.

En este caso los criados son tan humanos como sus señores, su conciencia les reclama vivir al día, por si mismos. Saben que tienen derechos y utilizan ese reclamo en cada momento, para conspirar contra su señor, para adoptar una postura ante una situación, para concretar con actos su idéntico estatus social. No existen fronteras, todo es franqueable; son los actos  los que dictaminan a los hombres, y no su nombre social. Son los bienes y riquezas son lo que vuelve poderoso al hombre, no su linaje, ni nobleza. En definitiva, lo que importa es su propia individualidad, su capacidad para afrontar las situaciones cotidianas. Por eso ni sienten piedad por sus señores, ni siquiera los ayudan. Al contrario,  se mofan a sus espalda, conspiran contra ellos, se creen dueños de su egoísmo. Al final la codicia que aparece como una de las claves de la obra,  arrastra a los personajes a la perdición : codicia de bienes materiales o  promiscuos, es lo que valida sus actos.

Por su parte la actitud de los padres de Melibea tampoco es certera. En este caso los bienes materiales son incapaces de producir solaz, tras la muerte de ésta. Los bienes son bagatelas que el destino se encarga en poner en su lugar, no sirven para curar el espanto de la vida, pueden aminorar la desdicha, pero no impiden la desgracia. La vida condena a todos, todos perecen y los que se quedan vivirán con la congoja de la perdida para toda la vida.

Es verdad que el personaje de Pleberio no es mostrado como el padre que provee el destino de sus hijos. Invita a su mujer a preguntar a su hija, sobre la conveniencia de buscar un marido. No busca imponer su voluntad, pero tampoco se preocupa; en instancia su egoísmo estriba en el encierro al que la tiene sometida. Ha adquirido bienes para aminorar su vejez, pero es ella su bien más preciado.

 TAGS:undefined

http://www.jfrechina.com/-fotografobodaValencia

Por eso culpa egoístamente al amor que ha vuelto loca a su hija, presionándola para que de fín a sus días. En ningún momento entendemos que Pleberio pretenda consolarla y arrebatarle la idea del suicidio.

Se queda pretificado y si es verdad que se duele de esta muerte, lo más penoso para él es la impotencia de no poder hacer nada, el sinsentido de la vida. No tiene sentido el camino recorrido, lo único válido es la muerte que no atiende a edades, que perpetra el fin de los humanos, la muerte dirige la orquesta. La fortuna es voluptuosa, no atiende a la juventud, pretende arrancar las flores más bella y delata la vida: la vida es un saco vacío, sin polvos mágicos.

Aghata

{
}
{
}

Comentarios Apuntes de literatura: Bravísimo por La Celestina. Fernando de Rojas

No me da tiempo a leerte...me gusta leerlo con calma...volveré,,,solo pasa a desearte un buen finde :-)
Lerna 16/01/2009 a las 12:16
¡Hola Lerna! La verdad es que el tiempo nos puede. Yo también estoy muy ocupada hoy y no voy a poder estar en el blog. De todas formas, también te deseo un excelente finde.
Muchos besos
peazo de texto....

pero esta bien...por lo menos se lee algo interesante.porque ultimamente los textos buenos no abundan...
feliz finde
Muchas gracias amigo. En realidad es uno de mis libros preferidos. Siempre he sentido una fascinación especial por ese libro y no podía faltar en mi blog. ¡Sería imperdonable!
Saludos desde Valencia
Hola Aghata.
Hoy si leí el texto.
uf,, tengo que decirte que nunca pude con la celestina, en el cole ya me pasaba, y no dudo que sea una buena obra,,,cachis,,,tendre que volver a leerla ahora de mayor.
Me viene a la memoria,,,¿recuerdas la pelicula de mucho ruido y pocas nueces? creo que la volveré a ver.
lerna Lerna 19/01/2009 a las 16:36
Puede parecer una obra de lectura complicada, pero te aseguro que merece la pena. Yo siento una gran emoción cada vez que la releo. Nunca me canso de releerla, me parece de una genialidad excepcional.
Besos
jajajaja esta chido
adrian adrian 23/11/2010 a las 20:42

Deja tu comentario Apuntes de literatura: Bravísimo por La Celestina. Fernando de Rojas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.