Avisar de contenido inadecuado

Apuntes de cultura clásica: Seres fabulosos de la Mitología

{
}

Seres fabulosos de la mitología.

Pan, el dios de los bosques que introdujo la música, era un ser mitad cabra mitad hombre. Aparece como hijo de Apolo o de Hermes. Los sátiros poseían esa misma apariencia animal y aunque eran un tanto salvajes, constituían una imagen de la fuerza vital creadora con sus bailes desenfrenados y sus melodías tocadas con la flauta de Pan.

Pegaso, había nacido del cuello de Medusa. En un principio, Pegaso vivió en estado salvaje en el Helicón con las Musas, las nueves ninfas inmortales que encarnaban las diferentes disciplinas artísticas de la Antigüedad Clásica. Fue domesticado por Belerofonte, pero cuando éste se volvió tan arrogante como para creer que él, un simple mortal, era capaz de alcanzar el Olimpo, Zeus hizo encabritar a Pegaso, de manera que el héroe se precipitó sobre la Tierra. El caballo alado pasó al servicio del propio Zeus, a quien llevaba los truenos, trabajo por el cual lo recompensó concediéndole la constelación que lleva su nombre.

El centauro Quirón, hijo de Cronos, un ser mítico con la cabeza y torso humano y el resto del cuerpo en forma de caballo. Aunque la mayoría de los centauros eran seres salvajes y crueles, Quirón fue el maestro más sabio del mundo, y muchos de los héroes y los dioses más jóvenes como Asclepio, hijo de Apolo y célebre por sus conocimientos médicos, estudiaron con él disciplinas como la música, la medicina o las artes.

Fénix. ( Ave de la inmortalidad)  Para los egipcios, era la más importante de las aves sagradas y simbolizaba la esperanza y la continuidad de la vida después de la muerte. Unas veces era representada con una especie de águila, revestidas de plumas doradas y rojas, los colores del sol naciente. Todos los amaneceres este pájaro, garza o águila se creaba a sí mismo, elevándose en ardiente llama. Cuando sentía la proximidad de la muerte, se autoinmolaba en una pira que encendía con canela silvestre, y mientras el fuego se llevaba su espíritu, un nuevo y esplendoroso Fénix surgía de sus cenizas, que recogía con sumo cuidado los restos de su padre.  Se creía que su carne podía conferir la inmortalidad y sus cenizas resucitar a los difuntos.

 

Las dríadas: ninfas de los bosques y selvas, consideradas como el alma de los árboles en los que moraban, unidas a los cuales vivían y morían. Una de estas ninfas Eurídice, casó con Orfeo (extraordinario músico y cantor) y murió de una mordedura de serpiente. Los intentos de su marido por que volviera a la vida constituyen una de las historias de amor más bonitas de la Antigüedad.

 

Monstruos y espíritus aterradores.

Equidna, un monstruo  que tenía la apariencia de una mujer hermosa de cintura para arriba y de una monstruosa serpiente de cintura para abajo. De su unión con Tifón, el monstruo que creara Gea, la tierra, para combatir contra Zeus, nacieron toda una serie de vástagos como el perro Cerbero, de tres cabezas que vigilaba la entrada al reino de las tinieblas (de la saliva que caía de sus fauces brotaban plantas venenosas); la Quimera, un monstruo a medio camino entre un león, una serpiente y una cabra, expulsaba fuego por la boca; la esfinge que tenía la cabeza de una mujer y cuerpo de león, se dedicaba a acosar a los habitantes de Tebas. También el león de Nemea.

 

Arpías: Demonios femeninos de la mitología griega, representados, unas veces, con busto, brazos, cabeza de mujer y cuerpo de ave, otras, con cabeza femenina, cuerpo, alas y garras de ave. Eran hijas de la ninfa marina Electra. Invulnerables y fétidas; todo lo devoran, emitiendo chillidos desagradables. Su nombre en griego puede traducirse como “las que raptan” o “las que arrebatan”.

 

Bueyes de Gerión: Se trata de una de las empresas que tiene que realizar Heracles. Este tuvo que enfrentarse a Gerión que habitaba en la isla Eritia. Tenía tres cuerpos humanos con sus correspondientes tres cabezas y seis brazos. La misión de Heracles consistía en apoderarse de los bueyes. Estos estaban custodiados por el pastor Euritión y su perro bicéfalo Orto. Se libro un gran combate. Heracles primero se enfrentó con flechas y luego cuerpo a cuerpo, y dado que el monstruo renunció a la inmortalidad pudo vencerle y apoderarse de las reses.

Cíclopes. Personajes de la mitología griega de aspecto humano y estatua gigantesca y un ojo en medio de la frente. El más célebre fue Polifemo, pastor e hijo de Poseidón con el que tuvo que luchar Ulises. Una leyenda narra que se enamoró de la ninfa Galatea, pese a que esta lo despreciaba pues amaba al pastor Acis, al cual el despechado cíclope dio muerte.

 

Cierva de Cerinia: Se trata del cuarto de los trabajos a Heracles. Este veloz animal tenía patas de bronce y cuernos de oro como los de un macho y había sido consagrada a Artemisa ( la romana Diana, diosa de la caza). Heracles la persiguió pues debía capturarla viva. Al final la cierva, agotada, se refugió en un monte. Hércules disparó una de sus flechas, alcanzándola en una de sus patas delanteras, sin derramar sangre alguna, puesto que era de metal. Concluida su misión, el héroe emprendió la marcha, saliéndole la diosa Artemisa, que le reprendió por haber capturado a uno de sus animales favoritos.

 

Escila: era una ninfa marina de singular belleza, rival de la maga Circe por el amor del dios Glauco. Viendo ésta que Glauco no podía olvidar a Escila, envenenó las aguas en que la infeliz ninfa se bañaba, quedando convertida en un monstruo marino con cabeza y cuerpo de mujer, terminado en forma de pez del cual salían cabezas caninas muy voraces. Desesperada por la metamorfosis se arrojó al mar.

Esfinge: la esfinge griega tiene cabeza y pechos de mujer, alas de pájaro y cuerpo y pies de león. Se refiere que asolaba el país de Tebas, proponiendo enigmas a los hombres

( pues tenía voz humana) y devorando a quienes no sabían resolverlos.

Hidra: Según la mitología griega, Tifón ( el monstruoso hijo de la Tierra y del Tártaro) y de Equidna ( mitad mujer y mitad sierpe), engendraron a la Hidra, serpiente de gran tamaño, dotada de siete espantosas cabezas, que vivía inmensa en el pantano de Lerna

(cerca de Argos). Era difícil de matar, pues si se conseguía cortarle una de las cabezas, le brotaban otras dos en idéntico de lugar. Su aliento secaba pozos y fuentes y envenenaba ríos y lagos. Incluso cuando la Hidra reposaba, el aire ponzoñoso que la rodeaba podía causar la muerte a hombres y bestias. Heracles y Yalao la sorprendieron, el primero le cortó las cabezas y el segundo, para impedir que se reprodujesen, iba quemando con una antorcha las sangrantes heridas. 

Busca información sobre: Minotauro, Quimera, Talos, Tifón, Yeguas de Glauco.

 

{
}
{
}

Comentarios Apuntes de cultura clásica: Seres fabulosos de la Mitología

me parece fabuloso quisiera comprar    algun libro para estudiar mas profunfo la mitologia griega gracias
luis a merimo alfaro luis a merimo alfaro 25/05/2010 a las 21:49
estan muy bonitas las fotos y sus respectivos comentarios
rossibel rossibel 10/03/2011 a las 09:23

Deja tu comentario Apuntes de cultura clásica: Seres fabulosos de la Mitología

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.