Avisar de contenido inadecuado

Apuntes de Cultura Clásica: La leyenda de Teseo y el Minotauro

{
}

La leyenda de Teseo y el Minotauro

 

El héroe ateniense por excelencia, hijo del propio rey de Atenas, Egeo, realizó tantas grandes empresas que acabó siendo idolatrado en su ciudad. Pero el hecho por el que sería más conocido en la posteridad es por librar a los atenienses del yugo impuesto por Minos, rey de la entonces poderosa Creta.

Hace miles de años, la isla de Creta era gobernada por un famoso rey llamado Minos.

El poder del soberano se extendía sobre muchas islas del mar Egeo y los demás pueblos sentían un gran respeto por los cretenses. Minos llevaba ya muchos años en el gobierno cuando recibió la terrible noticia de la muerte de su hijo, Androgeo. Había sido asesinado en Atenas, ciudad a la que había acudido para participar en diversos juegos deportivos. Al resultar vencedor fue asesinado por los atenientes, obcecados en los celos que sentían tanto por su fuerza, como por su habilidad. Minos, al enterarse de la trágica noticia, juro vengarse. Reunió un ejército y se dirigió a Atenas, que no estaba preparada para semejante ataque sin previo aviso.  Por eso envió a sus embajadores a convenir la paz con el rey cretense. Minos los recibió y les dijo que aceptaba no destruir Atenas pero que ellos debían cumplir con una condición: enviar a catorce jóvenes, siete varones y siete mujeres, a la isla de Creta, para ser arrojados al Minotauro.

En el palacio de Minos había un inmenso laberinto, con cientos de salas, pasillos y galerías. Era tan grande que si alguien entraba en él jamás encontraba la salida. Dentro del laberinto vivía el Minotauro, monstruo con cabeza de toro y cuerpo de hombre. Este era  hijo de Pasifae, reina de Creta, y de un toro que el dios Poseidón había enviado al marido de Pasifae, el rey Minos. Cuando Minos se negó a sacrificar el animal, Poseidón hizo que Pasifae se enamorara de él y engendrara un ser medio hombre, medio bestia: el Minotauro. Después de dar a luz al Minotauro, Minos ordenó al arquitecto e inventor Dédalo que construyera un laberinto tan intrincado que fuera imposible salir de él sin ayuda. Dédalo lo dispuso de tal manera que incluso a él mismo le resultaba difícil hallar la salida.  Tenía infinitas vueltas, como la serpiente en la llanura, que volviendo por los lugares que ya pasó enlaza los ondulados trazos que parca al deslizarse por el camino. Allí fue encerrado el Minotauro. Durante 27 años, el hijo ilegítimo de la reina permaneció oculto en el inexpugnable laberinto, siendo alimentado con jóvenes víctimas humanas. Cada luna nueva, los cretenses debían internar a un hombre en el laberinto para que el monstruo lo devorara. Si no lo hacían, salía fuera y llenaba la isla de muerte y dolor.

Cuando se enteraron de la condición que ponía Minos, los atenienses se estremecieron. No tenían alternativa. Si se rehusaban, los cretenses destruirían la ciudad y muchos morirían. Mientras todos se lamentaban, el hijo del rey, el valiente Teseo, dio un paso adelante y se ofreció para ser uno de los jóvenes que viajarían a Creta. El barco que llevaba a los jóvenes atenienses tenía velas negras en señal de luto por el destino oscuro que les esperaba a sus tripulantes. Teseo acordó con su padre, el rey Egeo de Atenas, que, si lograba vencer al Minotauro, izaría velas blancas. De este modo el rey sabría qué suerte había corrido su hijo.

En Creta, los jóvenes estaban alojados en una casa a la espera del día en que el primero de ellos fuera arrojado al Minotauro. Durante esos días, Teseo conoció a Ariadna, la hija mayor de Minos. Ariadna se enamoró de él y decidió ayudarlo a Matar al monstruo y salir del laberinto. Por eso le dio una espada mágica o puñal y un ovillo de hilo que debía atar a la entrada y desenrollar por el camino para encontrar luego la salida. Ariadna le pidió a Teseo que le prometiera que, si lograba matar al Minotauro, la llevaría luego con él a Atenas, ya que el rey jamás le perdonaría haberlo ayudado.

Llegó el día en que el primer ateniense debía ser entregado al Minotauro. Teseo pidió ser él quien marchara hacia el laberinto. Una vez allí, ató una de las puntas del ovillo a una piedra y comenzó a adentrarse lentamente por los pasillos y las galerías. A cada paso aumentaba la oscuridad. El silencio era total hasta que, de pronto, comenzó a escuchar a lo lejos unos resoplidos como de toro. El ruido era cada vez mayor. Por un momento Teseo sintió deseos de escapar. Pero se sobrepuso al miedo e ingresó a una gran sala. Allí estaba el Minotauro. Era tan terrible y aterrador como jamás lo había imaginado. Sus mugidos llenos de ira eran ensordecedores. Cuando el monstruo se abalanzó sobre Teseo, éste pudo clavarle la espada. El Minotauro se desplomó en el suelo. Teseo lo había vencido.

Antes de que zarparan, Teseo introdujo en secreto a Ariadna en el barco, para cumplir su promesa. A ella se agregó su hermana Fedra, que no quería separarse de su hermana. El viaje de regreso fue complicado. Una tormenta los arrojó a una isla. En ella se extravió Ariadna y, a pesar de todos los esfuerzos, no pudieron encontrarla. Diversas versiones explican este hecho: una de ellas dice que Teseo no estaba enamorado de ella y la abandonó, otra cuenta que Ariadna murió a causa de unas fiebres,... sea como fuere, Teseo llegó muy apenado a las costas de Atenas...   Cuando Ariadna, que estaba desmayada, se repuso, corrió hacia la costa y gritó con todas sus fuerzas, pero el barco ya estaba muy lejos.

Teseo, contrariado y triste por lo ocurrido con Ariadna, olvidó izar las velas blancas, como le había prometido a su padre Al ver aproximarse el barco con su vela negra, el rey Egeo, presa de la desesperación, se clavó su propia espada, muriendo sin conocer la hazaña de su hijo. Desde entonces, al mar que baña las costas  de Grecia se le conoce con el nombre de este rey.
Pasados los funerales por la muerte del querido rey, todos los atenienses pidieron a Teseo que fuera su rey, aceptando éste y dando paso a la época de mayor esplendor de Atenas. Este decidió casarse con la hermana de Ariadna, Fedra. La leyenda cuenta que fue el propio Teseo quien renunciara al trono para dar inicio a la democracia en Atenas.

Interpretación simbólica:

Todos somos Teseos y Minotauros. Todos tenemos una bestia a la que enfrentarnos y derrotar. - No es posible acabar con el Minotauro, el que le da muerte ocupará su puesto en el laberinto. El ser humano está atrapado en un laberinto.

- La búsqueda del Minotauro por Teseo es la búsqueda de uno mismo por uno mismo. Minotauro y Teseo son un mismo ser. - En consecuencia, la lucha del héroe con la bestia híbrida es una lucha interna que sostenemos con nosotros mismos.

- El laberinto representa la vida (”laberinto exterior”). La búsqueda del Minotauro es la búsqueda de la esencia o significado de la vida (”laberinto interior”), el encuentro o desencuentro de uno mismo con uno mismo. - El camino recorrido en el laberinto es el camino recorrido en la vida.

{
}
{
}

Comentarios Apuntes de Cultura Clásica: La leyenda de Teseo y el Minotauro

pero una leyenda dice que se caso con la hermana de ariadna  asiendola la reina de atenas y dicen que su padre se tiro de una montaña cayendo acia el mar y el mar tiene el  nombre de su padre.
VENUS VENUS 17/04/2010 a las 20:08

Deja tu comentario Apuntes de Cultura Clásica: La leyenda de Teseo y el Minotauro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.