Avisar de contenido inadecuado

Adaptación curricular: Determinantes

{
}

Determinantes:

 TAGS:undefined

http://www.jfrechina.com/-elrevesdelespejo-bodas-valencia-palpamos-los-sentimientos

Artículo determinado (el, la, los, las). Artículo contracto: formado por la preposición a o de mas los artículos:  al (a el), del (de el). Recuerda que con nombres femeninos en singular que empiezan por a o ha tónicas se usa el artículo masculino, para evitar elisiones o cacofonías: El aula, el agua, el hacha, el águila. Pero: La siguiente aula; las aulas, las hachas, las águilas. ¿Para qué usamos el artículo?: a)  Para hablar de una persona u cosa única: La prima de Ana, es médico. Madrid es la capital de España.  b) Para hablar de una persona específica, es decir, cuanto tenemos claro de qué persona estamos hablando: Quiero que venga el director (el director del Instituto).  Enciende el interruptor (uno específico). c) Para hablar de algo en sentido general: Los argentinos hablan español

Demostrativos: Sirven para señalar algo o alguien. Su forma (masculino, femenino, singular, plural), depende del nombre al que se refieren. Cerca de mí: Masculino: singular (este); plural (estos) / Femenino: singular (esta); plural (estas) Cerca de usted o tu: Masculino: singular (ese); plural (esos)/  Femenino singular (esa); plural (esas). Lejos de usted y de mí: Masculino: singular (aquel); plural (aquellos) Femenino: singular (aquella); plural (aquellas). Ejemplos: ¿Cuánto cuesta esta lavadora? ¿Me dejas tu libreta para que me copie el deber? ¿Quiénes son aquellas alumnas? También pueden indicar distancia temporal: Este,  presente o futuro próximo: Este curso ha sido muy divertido. Ese, pasado: Ese año lo pasé mal: suspendí y tuve que presentarme en septiembre.  Aquel: pasado lejano :Aquel  año  conocí a tu madre.

Posesivos: Se usan para expresar posesión o las relaciones de parentesco con las personas u cosas: Mi país, nuestra biblioteca, tu cazadora, vuestros lápices, aquellos vestidos tuyos. Un solo poseedor: Mi, tu, su ( mío, tuyo, suyo/ mía, tuya, suya)// Varios poseedores: Mis, tus, sus ( míos, tuyos, suyos/ mías, tuyas, suyas).  Míos%u2026/ mías: aparecen detrás del sustantivo. Varios poseedores: nuestro, vuestro, suyo/ nuestra, vuestra, suya// nuestros, vuestros, suyos; nuestras vuestras, suyas. Ejemplo: Esta chica es amiga mía.  Una prima nuestra vio el siniestro: vive allí. Por el contrario mi, tu, su no pueden ir detrás del sustantivo: mi moto, tu carpeta, su batidora.

Cardinales: Indican cantidad precisa: Los números cardinales se usan para indicar cantidad exacta (treinta chicas); medidas, pesos y distancias (sesenta kilos); edad (catorce años), fechas (veintidós de junio), hora (las cinco y veinte): Cero, uno/un, una; dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte, veintiuno/ veintiún, veintiuna; veintidós, veintitrés, veinticuatro, veinticinco, veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta, sesenta, ochenta, noventa, cien, ciento uno, ciento una, viento veinte, doscientos, trescientas, cuatrocientos, quinientas, seiscientos, setecientos, ochocientos, novecientos, ciento treinta y siete, dos mil setenta y nueva, ochocientos sesenta y cuatro mil trescientos veinticinco, un millón quinientos treinta y siete mil novecientos, ochenta y dos, diez millones cuatrocientos diez mil doscientos doce%u2026  Ej.: ¿Cuántos años tienes? Treinta y uno/ ¿Cuántas chicas hay en tu clase? Veintiuna. ¡Ojo! Un nombre masculino: En mi oficina hay veintiún hombres/ Un nombre femenino singular que empieza por a o ha tónica: En esa montaña vive un águila.

Números ordinales: Se usan para indicar el orden en una clasificación o secuencia:  1º primero, primer, primera; 2º segundo, segunda;  3ºtercero, tercera; 4º: cuarto, cuarta; 5º: quinto, quinta; 6º: sexto, sexta; 7º: séptimo, séptima; 8º: octavo, octava; 9º noveno, novena; 10º décimo, décima; 11º undécimo, undécima; 12º duodécimo, duodécima; 13º decimotercero; 14º decimocuarto; 15 º decimoquinto, 16º decimosexto, 17º decimoséptimo; 18 decimoctavo; 19ºdecimonoveno, 20º vigésimo; 21º vigésimo primero, 22º vigésimo segundo; 30º trigésimo, 40º cuadragésimo, 50º quincuagésimo, 60º sexagésimo; 70º septuagésimo, 80º octogésimo; 90º nonagésimo; 100º centésimo; 101º centésimo primero; 110º centésimo décimo; 200º ducentésimo, 300º tricentésimo;  400º cuadringentésimo; 500º quingentésimo; 600º sexcentésimo; 700º septingentésimo; 800º octingentésimo; 900º noningentésimo, 1000º milésimo; 10.000 diezmilésimo; 100. 000 cienmilésimo: 1.000. 000 millonésimo.  Ej.: El sexto alumno es sobrino mío. Ha sido la segunda película de la saga.

Indefinidos: Los indefinidos cuantifican de forma imprecisa: Un, una; algún, alguna; ningún, ninguna, todo, toda; poco, poca; demasiado, demasiada; cualquier, cualquiera; bastante, varios,  otro, suficiente, etc. Ej.: Come mucha carne y poco pescado. Hay demasiado trabajo hoy, etc.

Interrogativos: Se usan para pedir información sobre personas, animales, objetos, cosas%u2026. Formas: qué, cuánto, cual. Ej.: ¿Qué libro prefieres? ¿Cuánto dinero llevas?

Exclamativos:   Se usan para expresar diversos sentimientos: alegría, sorpresa, admiración, desagrado Formas: qué, cuánto.  ¡Qué libro más guay! ¡Cuánto dinero llevas!

Identifica los determinantes subrayados en este fragmento de El joven Lennon, Jordi Sierra i Fabra. Después te propongo que cierres los ojos por un momento. ¿Cuáles son tus sueños? No pienses. Abre los labios, grita. Deja que las palabras fluyan sin orden ni concierto. Todos escuchamos esos sueños que escribes compulsivamente.

El reloj marcaba las dos, todavía las primeras horas de la madrugada del viernes nueve de diciembre. Tendría problemas en el colegio por la mañana si no tenía los cinco sentidos bien abiertos a la hora de la batalla. El odiado Elías Pinkerton se la había jurado. Era un combate desigual y con toda la ventaja para el profesor.

Nueve de diciembre.

El nueve.

Siempre su número de la suerte, o su símbolo maldito. Nada de extraño. Quedaban dos semanas para la Navidad y deseaba que transcurriesen muy rápidamente. Una inmolación del presente en el altar del futuro. Conocía los motivos y fingía ignorarlos, aunque en la soledad, su eterna, constante y densa soledad, cargada de emociones, no podía engañarse.

La habitación estaba llena de objetos queridos que le colmaron de paz, por encima de la intranquilidad que experimentó al despertar. Su guitarra, su tocadiscos, sus maravillosas adquisiciones, y los libros, los banderines, recuerdos y fotografías del equipo de fútbol, la silla, la mesita, los dibujos.

Los poemas, canciones, o como se llamasen.

Se dejó caer hacia atrás, cerró los ojos, pero mantuvo la luz encendida. Si pudiese escoger los sueños, las historias con las que compartir el inútil tiempo del descanso%u2026 Le gustaba soñar, porque la libertad de su imaginación poesía un embriagador hechizo. Cada sueño era la anarquía de la mente, la revolucionaria rebelión de su inconformismo. Sus ideas se escapaban de todo marco.

Soñar%u2026

Los rayos eran las luces de un escenario, en Londres, y los truenos, el retumbar de los altavoces. La lluvia, el murmullo del público, y el fluir de la vida, los aplausos.

Y en el ojo del huracán, el John Lennon, cantando.

Un trueno más fuerte que los demás. El Mersey bajaría lleno al día siguiente. Tormenta en la bahía, en el mar de Irlanda. Los barcos danzando en mitad de la tempestad. Dos semanas para Navidad. El maldito Pinkerton. Otro trueno. Los alemanes ya no bombardeaban.

El escenario. El sueño. La noche.

-¿Dónde estáis?- le preguntó al silencio.

Ahogó su angustia y apagó la luz. Los Kentuchy Minstrels cantaron en algún lugar de su mente mientras su padre y su madre bailaban suavemente, sin dejar de reír.

El joven Lennon, Jordi Sierra i Fabra.

Ed. SM.

 

 

{
}
{
}

Comentarios Adaptación curricular: Determinantes

mira lo veo completisimo , es mas te iba a decir lo pusieras eso , pero he visto lo dabas eso de decimo undecimo etc , todo lo tuyo es para apuntarlo leerte como el que va a una escuela y se aprende , pero boligrafo en mano y cuaderno
Solo pasé a dejarte un ramillete de flores silvestres, de las que no tienen ningún glamour ... pero que para mí tienen el mismo valor que un solitario ... gigante
Es un verdadero placer disfrutar de una persona como tú ... en mi vida
... por la amistad ...

Deja tu comentario Adaptación curricular: Determinantes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.